Prueba SOYMOTOR.COM

Prueba Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150cv 2WD: moda SUV, alma todoterreno

La gama Outlander arranca desde 23.400 euros con la versión gasolina 200 MPI 150cv 5 plazas 2WD

Probamos el nuevo Mitsubishi Outlander, un todoterreno adaptado a los tiempos SUV

Se sitúa por precio y tamaño a medio camino entre el ASX, más urbano y compacto, y el Montero, el todoterreno icónico de la marca

AmpliarPrueba Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150cv 2WD - SoyMotorEsta versión 2WD permite ciertas libertades fuera de carretera.

 Después del primer contacto con la gama del ASX, el SUV más vendido del fabricante japonés, seguimos conociendo la gama Mitsubishi 2017 y ahora ponemos a prueba durante una semana a su hermano mayor, el Mitsubishi Outlander. Este modelo se sitúa por medidas y precio a medio camino entre el ASX, más urbano y compacto, y el Montero, el todoterreno icónico de la marca, que ofrece las máximas prestaciones lejos del asfalto.

El Outlander supone la nueva apuesta de peso medio en el segmento SUV, aunque bien podríamos decir que está más cerca por dimensiones –y algunas cotas- y concepto de un todoterreno que del segmento de moda que inunda las ciudades de todo el mundo. ¿Estamos ante un SUV con cuerpo de todoterreno o un todoterreno adaptado a la tendencia SUV? Esta pregunta me acompañaría durante los cientos de kilómetros a sus mandos.

Galería de imágenes prueba Mitsubishi Outlander

FOTOS: Galería de imágenes de la prueba al Mitsubishi Outlander

 

MITSUBISHI OUTLANDER 220 DI-D 150CV 4X2: PRIMERAS IMPRESIONES

Imponente y de un bonito color rojo Orient nos entregaban en el concesionario oficial de Mitsubishi en Alcobendas. No hay duda que la renovación del Outlander que recibió en 2016 ha hecho de este modelo mucho más atractivo visualmente, especialmente en este tono que combina a la perfección con las partes negras del paragolpes y el nuevo frontal característico por los detalles cromados. Las llantas de 18 pulgadas y diseño bicolor añaden un toque moderno y dinámico, y, en el caso de esta versión de tracción delantera, están calzadas con neumáticos 100% asfálticos Toyo R37. Estos, como comprobaré más adelante condicionan sus posibilidades fuera de carretera.

A lo largo de toda la prueba el Outlander despertó el interés entre transeúntes y otros conductores, gracias a su nueva estética y también a sus notables dimensiones -4,7 metros de largo y 1,7 de alto-. Pero más allá de la notable mejora de imagen, con el lavado de cara Mitsubishi trató de mejorar sus debilidades con pequeños y grandes cambios que alcanzan la centena y hacen el Outlander un coche más redondo en todos los sentidos.

Prueba Mitsubishi Outlander

En esta ocasión, el departamento de prensa ha puesto a nuestra disposición un Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150cv 2WD con acabado Motion y cambio manual de 6 velocidades, una combinación curiosa dada la falta de tracción integral pero que casa perfectamente con los gustos del comprador de modelos SUV en nuestro país. Como me comentaban luego los comerciales, esta versión es la más demandada de la actual gama Outlander, dejando la de tracción para un público y uso más específico. Además, nuestra unidad destacaba por su polivalencia gracias a sus siete plazas, como veremos más adelante.

MITSUBISHI OUTLANDER 220 DI-D 150CV 4X2: MOTOR

Primer turbodiésel y primer manual que tenemos en una prueba de larga duración en Soymotor.com. Desde luego no es mi mecánica favorita pero no hay duda que es la más apropiada para el Outlander, por empuje y consumos.

Se trata de un bloque de cuatro cilindros en línea de 2,2 litros turboalimentado y con intercooler alimentado por gasóleo que rinde 150 caballos a 3.500 revoluciones. Algo rumoroso en frío, luego transmite buenas sensaciones gracias a sus pocas vibraciones y fino funcionamiento. Cuenta con el empuje característico de este tipo de mecánicas y se mueve especialmente bien entre 1.800 y 2.500 revoluciones donde desarrolla 380 Newton-metro de par. Es un motor que no destaca por su estirada, ya que corta a 4.100 vueltas, aunque tampoco merece la pena llegar a tan elevado régimen. Poderoso pero aprovechable a diario.

Prueba Mitsubishi Outlander

Dado que el Outlander no es especialmente pesado -1540 kilos en vacío-, el propulsor lo mueve con mucha soltura y las aceleraciones son bastante brillantes hasta unos 80 kilómetros/hora, donde la aerodinámica empieza afectar. El par y la potencia disponible permite arrastrar hasta 2.000 kilos, por lo que es un modelo perfecto para este tipo de menesteres.

Sin embargo, el cambio manual de 6 velocidades se ha mostrado aún mejor, con un manejo muy apropiado, recorridos cortos y un accionamiento preciso y algo duro que incitan a utilizarlo pese a que disponemos de empuje a casi cualquier régimen de giro. El gran recorrido del embrague y el hecho de accionarlo desde la vertical dado el puesto de conducción de este tipo de todoterrenos, no empañan el buen comportamiento de la caja de cambios.

Prueba Mitsubishi Outlander

Mitsubishi también ofrece desde 2016 la posibilidad de equipar el motor 200 MPI, un gasolina atmosférico de 2 litros y 150 caballos que en las mismas condiciones consume más y tiene menos empuje que el diésel a cambio de una mayor finura de funcionamiento. Su consumo homologado es también 1,3 litros superior a la variante que hemos probado.

La marca japonesa ha puesto especial énfasis en la economía de uso y respeto al medio ambiente y hacer al conductor participe de ello gracias al sistema ECO DRIVE, que incluye entre otros, indicador de minutos de actuación del sistema start-stop, un modo ECO específico de conducción –el único seleccionable además del normal- y un completo menú de abordo que muestra datos del consumo instantáneo, consumo medio o indicador de eficiencia de la conducción. Todo ello sin perjuicio de las prestaciones ni sensaciones al volante, ya que el sistema Auto Stop & Go tiene un funcionamiento correcto y la reducción del empuje en modo ECO no es apenas apreciable.

 

PRESTACIONES*

MITSUBISHI OUTLANDER 220 DI-D 150CV 2WD
0-50 km/h 4,3 segundos
0-100 km/h 10,2 segundos
0-402 metros (1/4 milla) 17,8 segundos a 128,7 km/h
Fuerzas G máxima en curva 0,72 G

*Obtenidas con el acelerómetro Beltronics Vector FX2

MITSUBISHI OUTLANDER 220 DI-D 150CV 4X2: INTERIOR Y EQUIPAMIENTO

Una vez dentro del Outlander, también apreciamos novedades que lo diferencias del anterior. Los ajustes siguen siendo muy buenos aunque el diseño es algo frío respecto a otros competidores no japoneses. Detalles plateados en elementos como el volante, consola o túnel central dan una mayor apariencia de calidad, aunque si tuviera que definirlo con una palabra sería funcional. Durante la prueba, el revestimiento plástico negro brillante que bordea la pantalla central o la palanca de cambios se llenaba de huellas y polvo cada poco tiempo, bonito pero poco útil. Tampoco me acaban de convencer las molduras interiores que imitan fibra de carbono gris, por suerte pueden elegirse otros acabados.

Prueba Mitsubishi Outlander

En el habitáculo destaca la nueva pantalla central y el sistema de infoentretenimiento SDA asociado que permite múltiples posibilidades además de la clásica visualización de la radio, climatizador o información general. En este caso nos permite sincronizar las aplicaciones del móvil para manejarlas desde la pantalla gracias a los sistemas integrados AndroidAuto y Apple CarPlay. Todo un acierto al igual que el funcionamiento del sistema general, con una precisión y velocidad de respuesta de lo mejor que he probado hasta ahora. Lástima que la mayoría de funciones no puedan manejarse desde la pequeña pantalla central del cuadro de instrumentación y haya que desviar la mirada más de lo habitual.

Por otro lado, la mayoría de sistemas salvo los botones de la climatización se agrupan en la pantalla, lo que permite un diseño más limpio y una menor confusión al no disponer de decenas de mandos y botones. Por cierto, que algunos de estos últimos no disponían de función alguna dado que nuestra unidad en acabado Motion no disponía de todo el equipamiento, lo que causa una imagen mejorable, ya que, por ejemplo debajo del control del climatizador había una hilera de 5 botones, de los cuales sólo uno disponía de una función asignada. ¿Tanto cuesta camuflar estos detalles? Lo mismo pasaba junto el freno de mano, en el que los dos botones de bloqueo de diferencial se encontraban cegados al ser esta la versión de tracción delantera 2WD.

Prueba Mitsubishi Outlander

A quien le guste conducir sentado con una visión por encima del tráfico, le encantará el Outlander. La posición de conducción está conseguida, ya que mira “por encima del hombro” al 90% de los SUV del mercado, pero no tienes la típica sensación de estar al volante de una furgoneta de reparto. Los pies no cuelgan y, aunque debes accionar los pedales más verticalmente, en todo momento te sientes a gusto. La ergonomía también tiene que ver en ello, con una buena postura y una visibilidad en cualquier dirección. Mención especial a los enormes retrovisores, que de un vistazo te muestran la situación del gran Outlander entre el tráfico rodado. El mullido de los asientos delantero es ligeramente más blando de lo que me gustaría, aunque no llegan a cansar en recorridos largos.

Se sitúa por precio y tamaño a medio camino entre el ASX y el Montero

Detrás no puede existir queja alguna, ya que por cotas es muy espacioso y tres adultos pueden viajar sin problemas. No obstante, se repite el problema del mullido excesivamente blando, que da la sensación de que el asiento te “engulle” ligeramente. El respaldo de la segunda fila puede regularse en inclinación lo que es una gran ventaja ya que lo adaptaremos en función de la carga del maletero. Destacar las numerosas tomas USB –tres- y de mechero –dos- repartidas en lugares estratégicos.

Mitsubishi ha dotado a esta nueva evolución del Outlander un amplio equipamiento de seguridad, si bien no todo viene de serie. En el caso de nuestra unidad –acabado Motion- incluye 7 airbag –incluido el de rodilla para conductor-, detector de ángulo muerto, asistente de arranque en pendientes, visión trasera y sistema de alerta de tráfico trasero RCTA, que indica si se aproxima algún vehículo mientras nos desplazamos marcha atrás. Además, también está disponible, la visión periférica 360º, el control de crucero adaptativo, el sistema de alerta de cambio involuntario de carril o el de mitigación de colisión frontal con detección de peatones –todos de serie en la versión tope de gama Kaiteki-.

La capacidad de carga es otro de sus puntos fuertes. A la gran capacidad de remolque que permite arrastrar hasta 2 toneladas sumamos un maletero de 519 litros. Este se ve reducido en 31 litros en esta versión de 7 plazas debido al espacio ocupado por los dos asientos extra. Pese a ello ha sido diseñado de tal manera que a ambos lados de la tercera fila de asientos cuando estos están plegados, queden dos huecos aprovechables que evitan que se desplace la carga. Como pude comprobar son especialmente útiles para bolsas de la compra.

mitsu_0.jpg

Un comentario parte merece el sistema de 7 asientos, que destaca por un mecanismo muy bien ideado que en cuestión de segundos permite pasar de un maletero de fondo plano a dos plazas extras. Se deslizan fácilmente y sin esfuerzo gracias a tiradores bien situados. La segunda fila de asientos puede desplazarse longitudinalmente hasta 25 centímetros para dar un mayor espacio a los dos asientos abatibles, mientras estos disponen de cuatro inclinaciones de respaldo. De esta manera se optimiza el espacio e incluso dos adultos pueden ocupar la sexta y séptima plaza, aunque siempre se tratará de un recurso de emergencia.

MITSUBISHI OUTLANDER 220 DI-D 150CV 4X2: CONDUCCIÓN

Desde los primeros metros, el Mitsubishi Outlander se siente distinto a cualquier otro coche que haya pasado anteriormente por el garaje de Soymotor.com. Acostumbrados a probar versiones deportivas de turismos, el todocamino medio japonés nos pide tomarnos las cosas con algo más de tranquilidad.

Prueba Mitsubishi Outlander

Mitsubishi declara haber mejorado la calidad de rodadura y aislamiento respecto el anterior Outlander, y lo cierto es que a pesar de que no he probado su antecesor, la nueva generación destaca por su baja rumorosidad y comodidad que ofrece en cualquier situación. Además, disponemos de una amortiguación de mayor recorrido que un turismo, que se traga casi cualquier bache.

Sin embargo, tras unos cientos de kilómetros, no acabo de cogerle el punto al Outlander, en el sentido de que Mitsubishi, en su objetivo de asemejarlo a un SUV ha instalado neumáticos de perfil relativamente bajo -225/50 R18- y 100% de carretera. Esto condiciona enormemente sus buenas capacidades todoterreno, más si cabe en esta versión 2WD de tracción delantera. Y es una lástima porque por cotas, capacidad de vadeo o altura de la carrocería es muy superior a casi cualquier SUV del mercado. Durante el transcurso de nuestra prueba tuvimos algunas dificultades al dar la vuelta fuera de caminos, donde una zona de hierba encharcada se despachó a gusto con los Toyo R37. Finalmente salimos del atolladero, con el pensamiento de que con un simple cambio de neumáticos el Outlander descubriría el potencial escondido.

Mitsubishi-Outlander-prueba-soymotor-2.jpg

La otra cara de la moneda llega en nuestro circuito de pruebas habitual, un recorrido idóneo para modelos más dinámicos, ya que casi 30 kilómetros de un total de 140 discurren por puertos de montaña plagados de horquillas, carreteras estrechas y curvas ciegas. En estas circunstancias el Outlander se siente poco cómodo, con una carrocería que inclina bastante y una dirección lenta y poco precisa debido a sus 3 vueltas entre topes. Los frenos son potentes, pero el largo recorrido del pedal penaliza, mientras la transferencia de peso es también importante, y en frenadas de emergencia se muestra algo nervioso. Mejor tomárselo con calma y disfrutar del paisaje, o tomar algún camino no demasiado complicado y perderse entre la naturaleza. Para quien quiera correr en estas circunstancias, Mitsubishi tiene la solución: un coche de rally con matricula, el Lancer Evolution.

Un simple cambio de neumáticos descubriría el potencial escondido del Outlander

Durante el regreso a Madrid por la A-1, el Mitsubishi Outlander saca pecho con un buen confort de marcha y un motor que empuja y recupera con poderío en marchas largas. Los kilómetros pasan volando mientras circulo sin esfuerzo a 130 por hora. Además, los 63 litros de depósito permiten recorrer más de 700 kilómetros sin repostar en estas circunstancias.

Como imaginarás la ciudad no es lo suyo, principalmente por sus grandes dimensiones. Pese a ello, el sistema de ángulo muerto me echa una mano, igual que los 380 Newton-metro de par, que permiten salir el primero de los semáforos si así se desea. En este tipo de conducción estilo “arranca-frena-arranca” es de nuevo un placer insertar y quitar marchas gracias al preciso funcionamiento y guiado de la caja de cambios.

MITSUBISHI OUTLANDER 220 DI-D 150CV 4X2: ECONOMÍA DE USO

Frente a sus rivales, Mitsubishi ataca el mercado con una política de descuentos que permite hacernos con los servicios de un Outlander 200 MPI 5 plazas 2WD desde sólo 23.400 euros. Esta versión de siete plazas con el motor turbodiésel eleva la tarifa de nuestra unidad hasta los 26.400 euros en acabado Motion, que cuenta con lo necesario, aunque si queremos un mayor equipamiento deberemos optar por la versión tope de gama denominada Kaiteki, que sólo se ofrece con tracción integral y cambio automático desde 38.925 euros. Si quieres configurar tu propio Outlander, puedes pasarte por la web oficial. Mitsubishi también ofrece el Outlander PHEV la versión híbrida enchufable con 203 caballos gracias motor 2.0 de gasolina y dos eléctricos, que permiten hasta 42 kilómetros sin gastar una gota de combustible.

El Mitsubishi Outlander gastó 7,4 litros a los cien durante nuestro recorrido de pruebas, si bien es cierto que el ritmo fue algo inferior al de otros modelos que hemos probado.  En carreteras convencionales y autopista a ritmos legales podemos bajar fácilmente de los siete litros, gracias a una sexta que desahoga el motor y permite circular a 120 kilómetros/hora a poco más de 1.800 revoluciones. En ciudad ronda los ocho litros, si bien es bastante sensible al uso del pedal derecho.

Prueba Mitsubishi Outlander

 

MITSUBISHI OUTLANDER 220 DI-D 150CV 4X2: RIVALES

Toyota RAV4: la apuesta SUV tradicional de Toyota también fue renovado en 2016 y se orientó hacia un producto más versátil, menos todoterreno, en definitiva, más SUV que nunca. Más tarde llegó el CH-R, un SUV puro de dimensiones más compactas, mientras que por encima queda el incombustible Land Cruiser, el equivalente al Montero de Mitsubishi.

Al igual que el Outlander, dispone de una versión híbrida de 197 caballos, así como un y turbodiésel de 143 caballos. El Toyota RAV4 tiene a favor unos buenos acabados y fiabilidad contrastada aunque su precio final es mayor que otras opciones. El acabado básico Business con tracción delantera está disponible desde25.900 euros, aunque la versión equivalente al Outlander de esta prueba sería el Advance 4x2 -28.900 euros-. Las versiones 4x4 cuestan 3.000 euros más.

Nissan X-Trail: Otro japonés es también uno de los rivales por antonomasia del Outlander. A la sombra del superventas Qashqai, el X-Trail es un modelo más capaz por dimensiones y aptitudes fuera de carretera. También está disponible con 7 asientos  y con dos motorizaciones, una gasolina de 163 caballos y otro turbodiésel 2.0 dCi de 177. Los precios del modelo 2017 arrancan desde los 25.950 euros.

Mitsubishi-Outlander-prueba-soymotor-4.jpg

MITSUBISHI OUTLANDER 220 DI-D 150CV 4X2: CONCLUSIONES

El renovado Outlander supone un paso adelante respecto a su predecesor. Ahora la gama es más completa –incluye incluso una versión híbrida enchufable-, dispone de un equipamiento completo y una mayora finura de funcionamiento general. Todo ello sin renunciar un precio competitivo que arranca desde 23.400 euros, campañas y ofertas aparte. La estética es ahora otra de sus virtudes, en especial en el color rojo, que contrasta con los detalles cromados aportando una imagen elegante y dinámica.

Además, el amplio interior con siete plazas reales y una gran modularidad sumada a una carrocería elevada le convierte en un automóvil muy polivalente, a poco que montemos unos neumáticos más camperos. Sin embargo, sus grandes dimensiones y suave suspensión le pasa factura en el apartado dinámico, con un comportamiento que lo aleja de un turismo convencional. En mi opinión merece la pena estirarse un poco más y elegir la versión con tracción integral para disfrutar de sus verdaderas capacidades todoterreno.

FICHA TÉCNICA

  Mitsubishi Outlander 220 DI-D 150cv 2WD
Motor (tipo): Diesel cuatro cilindros 16V turbo e intercooler
Cilindrada (cc): 2.268
Potencia (CV/rpm): 150 / 3.500
Transmisión: Manual de 6 velocidades
Velocidad máxima (km/h): 200
Aceleración 0-100 km/h (s): 10,0
Consumo medio homologado (L/100 km): 5,1
Largo/ancho/alto (m): 4,69/1,81/1,71
Peso en vacío (kg): 1.540
Emisiones CO2 : 159. Euro 6
Precio en euros: 30.900 (sin descuentos)
Lanzamiento: 2016
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top