CONTACTO

Probamos la gama S de Audi: ya no hay que elegir

Se ubican por encima de la gama estándar y por debajo de la más radical RS

Una amplia familia en una horquilla de precios desde 35.990 hasta 162.660 euros

Aptos para el circuito, mantienen un elevado grado de confort en carretera

Cargando vídeo...

Probamos la gama S de Audi en terrenos tan distintos como son el circuito de Navarra y las carreteras rurales del norte de Pamplona. Su filosofía, combinar la elegancia y la deportividad sin que éstas canibalicen entre ellas. El resultado, en estas páginas. 

A veces, el mundo se mueve por extremos. Cielo o infierno. Amor u odio. Izquierda o derecha. Barça o Madrid. Pro-Alonso o Anti-Alonso… bueno, el concepto está claro. En esto de los coches, el antagonismo más claro es quizá el que opone confort a deportividad. Se trata de algo esencialmente cierto, porque difícilmente el coche más deportivo será también el más confortable; sin embargo, la vida no es sólo blanca o negra y, la maestría de un fabricante de automóviles tampoco se limita a la búsqueda de los extremos. Si la luz y la sombra conviven en joyas del claroscuro, hay fabricantes que también saben encontrar ese término medio, esa mágica combinación que puede sumar mucho más que los componentes que la forman.

FOTOS: Todas las imágenes de la gama S de Audi

Todo lo anterior podría aplicarse perfectamente a la gama S de Audi, que SoyMotor.com tuvo la oportunidad de probar con detenimiento en dos terrenos, una vez más, teóricamente opuestos: el Circuito de Navarra en Los Arcos y las sinuosas rutas que surcan el norte de Pamplona. Como éstas últimas tienen poco de particular, más allá de su belleza y su confluencia con el Camino de Santiago francés, nos centraremos en la experiencia en circuito. El trazado de Los Arcos cuenta con tres frenadas intensas, en las curvas 9, 13 y 15, con lo que tuve un miedo inmediato de que la fatiga de los frenos e incluso el desgaste de los neumáticos por esfuerzo longitudinal resultasen excesivos. La escuela de conducción de Audi, tutelada por el gran Jordi Gené, dirigió el test. Sin embargo, no fue para limitar nuestras exigencias a los coches, sino muy al contrario, para descubrirnos cuanto antes las trazadas, los puntos de frenada y otros detalles que nos ayudaron a rodar más rápido y, sobre todo, desde antes.

Lo cierto es que todos los coches lograron una impresionante resistencia a la destrucción de sus frenos de acero, y también a la avería mecánica por sobrecalentamiento. Todo ello pese a la exigencia continua y sin reservas en todas las unidades. En algunos casos se llegó a activar el primer modo de seguridad, con el que baja automáticamente el régimen de giro máximo del motor antes de cambiar a una marcha más larga, pero 30 segundos de refrigeración eran suficientes para retomar el estadio inicial. Créanme que para llegar a este punto hubo que exprimir la mecánica mucho más allá de lo que estaría dispuesto a intentar un conductor medio.

gama-s-audi.jpg

 

PERO, ¿QUÉ CARACTERIZA A LA GAMA S?

Los coches de la gama S de Audi son cómodos, elegantes, fáciles de conducir y endiabladamente rápidos. Quizá no son los coches por antonomasia del ‘petrolhead’, ya que todos cuentan con tracción integral, propulsor turboalimentado y ese típico comportamiento Audi tan 'perfecto' que pueden resultar sencillos a las almas que anteponen las sensaciones a toda costa. Pero incluso en la cúspide de una gama premium de por sí pueden encontrarse los compromisos, los matices, y ahí es donde la S sale a relucir.

A continuación les ofrecemos nuestras impresiones sobre cada uno de los modelos de la gama S, al menos sobre las variantes probadas durante nuestra experiencia. Todas van encabezadas por la diferencia en potencia y precio respecto a la versión de gasolina inmediatamente inferior en cada gama. No es una comparativa exacta, porque también hay diferencias en equipamiento a favor de los S que justifican en parte el incremento de precio, pero al menos ayuda a imaginar el salto prestacional que supone llegar a esta gama S.

 

Audi S1 Sportback

Audi S1 y Audi S1 Sportback - 231 caballos

  • Referencia, carrocería tres puertas - salto de 39 caballos y 6.570 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.

Es el tope de gama del utilitario de los cuatro aros –en muchos de los otros modelos hay una variante RS por encima– y el único del grupo con cambio manual, de seis velocidades. También es distinto del resto del ‘pack’ por su mayor radicalidad. La suspensión es notablemente dura, las reacciones son muy vivas, la dirección francamente directa…

Impresiona su capacidad de aceleración –la tracción integral resulta clave para gestionar la caballería– y nos encanta el estriado pomo metálico para accionar la caja de cambios. Conviene recordar que es el coche del segmento B más potente del mercado junto al Mini John Cooper Works y, respecto a éste, ofrece una postura de conducción más elevada, preferible en un uso diario aunque quizá menos en circuito.

 

Audi S3 Sportback

Audi S3, Audi S3 Sportback, Audi S3 Sedan y Audi S3 Cabrio - 310 caballos

  • Referencia, carrocería tres puertas - salto de 120 caballos y 14.860 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.

Su motor dos litros turbo está por encima del doble de potencia que el primer 2.0 FSI con el que comparte bloque. Su funcionamiento es delicioso, ya que permite un uso calmado con consumos razonables –poco por encima de los 8 litros a los 100– y un sonido muy poco intrusivo, pero al mismo tiempo logra aceleraciones fulgurantes, y entonces sí, una sonoridad mucho más contundente. Por todo lo anterior, es una de las compras más ‘racionales’ dentro de la gama S, ya que además ofrece un plus muy notable respecto al A3 2.0 TFSI de 190 caballos.

Resulta más confortable que su hermano menor en casi todas las circunstancias, y más fácil de llevar rápido, si bien es justo notar que el S1 no lo condujimos en circuito. En ese terreno, el S3 resultó más subvirador que algunos de sus ‘compañeros de reparto’, aunque la unidad probada era una de las más castigadas en cuanto a frenos y probablemente también en cuanto a desgaste de los neumáticos delanteros. De hecho, la sensación no se reprodujo al día siguiente en carretera abierta, aunque siempre mostró una ligera tendencia al subviraje al límite, un límite que está muy arriba.

 

Audi TTS

Audi TTS y TTS Roadster - 310 caballos

  • Referencia, carrocería Coupé - salto de 80 caballos y 12.970 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.

Por motivos obvios, es el más similar al S3 en cuanto a reacciones, pero vitaminadas por una suspensión más dura que redunda en reacciones más ágiles. Quizá en carretera sea innecesario este plus de deportividad respecto al compacto; sin embargo, en circuito se disfruta en cada curva.

Es el deportivo ideal para circular en suelo deslizante; sobre seco puede resultar incluso demasiado fácil de conducir, pero esto también permite a un conductor no profesional pulir sus cronos vuelta a vuelta sin demasiados sustos.

El motor 2.0 TFSI y el cambio S-Tronic forman una pareja impresionante también en el TTS, cuyo nombre recuerda inevitablemente a los NSU TTS que tantas carreras corrieron hace 45 años.

 

Audi S4

Audi S4 y Audi S4 Avant - 354 caballos

  • Referencia, carrocería berlina - salto de 102 caballos y 26.440 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.

La mayor sorpresa del grupo. Por un lado, varias personas nos preguntaron si el S4 Avant era un… S6 Avant, prueba del imponente aspecto exterior de esta berlina familiar de 4,75 metros de longitud –en realidad, el S6 mide 4,93–. Amplio por dentro, sobre todo para los ocupantes delanteros, representa ahora mismo el tope de la gama A4, a la espera de que llegue un brutal RS4. Para nosotros fue la mayor sorpresa del día, incluso el favorito de este extraordinario lote: el motor V6 Turbo de 354 caballos que lo anima está lleno en todo el arco de revoluciones gracias a su turbo de doble entrada.

El cambio no es de doble embrague, sino un convertidor de par al que no podemos reprochar absolutamente nada. Sin embargo, lo más delicioso de este coche es su equilibrio de chasis, que le permite ser realmente incisivo a la entrada de las curvas: la delantera obedece exactamente nuestras órdenes sobre el volante, e incluso podemos provocar un deslizamiento controlado de la trasera. La aplicación del gas tampoco supone un subviraje sustancial y, obviamente, tracciona a las mil maravillas gracias a su diferencial central Torsen.

La conducción en circuito es realmente placentera, y muy pronto olvidamos su peso. En curva rápida es muy estable merced a su generosa batalla, pero en curva lenta tampoco da muestras de torpeza, gracias a esa trasera que se coloca exactamente donde queremos. La experiencia en carretera es igualmente satisfactoria, con una postura de conducción baja y las piernas razonablemente estiradas, garantía de confort en largos viajes. Quizá no lo parece, pero es uno de los S más emocionales. La verdadera combinación de familia y diversión se llama S4.  

 

Audi S5

Audi S5, Audi S5 Sportback y Audi S5 Cabrio - 354 caballos

  • Referencia, carrocería Coupé - salto de 102 caballos y 26.430 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.

Estamos ante el representante más nuevo y también más canónico de la gama S. El S5 representa todo lo que debe tener un coche de esta selecta familia. Su rendimiento es impecable, si bien su puesta a punto es relativamente burguesa. Comparte gran parte de la mecánica con el S4, con todo lo bueno que esto implica, si bien es unos milímetros más bajo que la berlina y tampoco comparten batalla. La estética es otra de sus bazas; francamente similar a su antecesor, y por tanto igual de atemporal, otro de sus valores a futuro.

 

Audi S6 Avant

Audi S6 y Audi S6 Avant - 450 caballos

  • Referencia, carrocería berlina - salto de 117 caballos y 24.950 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.
  • No probados.

Se han cumplido 11 años desde que asistimos a la presentación del Audi S6 C6 con motor V10 de 5.2 litros, y hoy hemos ‘bajado’ a un V8 turbo de 4.0 litros que, sin embargo, entrega más potencia, 450 caballos y con un consumo que ha pasado de 13,4 a 9,2 litros a los 100. Pese a estas cifras, su ciclo de vida no está lejos de su fin, es un proceso inexorable que, aun así, no agota el atractivo de un coche cercano a las dos toneladas pero con una tremenda facilidad de conducción a ritmo muy elevado.

 

Audi S7 Sportback

Audi S7 Sportback - 450 caballos

  • Salto de 117 caballos y 29.310 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.

Otro de los veteranos, incluso más que el S6. El sonido de su motor V8 es fantástico y ofrece un confort presidencial. Sin embargo, las distancias de frenado y el balanceo de la carrocería son superiores a los de los modelos de cuatro y seis cilindros. Su elegancia y personalidad están fuera de toda duda, pero es uno de los S menos radicales en su comportamiento.

 

Audi S8 Plus

Audi S8 y Audi S8 Plus - desde 520 caballos

  • Referencia, carrocería corta.
  • No probados.
  • Salto de 85 caballos y 21.380 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.

El tope de la gama A8 está a un paso de su renovación, tras la llegada de la nueva generación de la berlina de representación de los cuatro aros. La suspensión neumática es garantía de comodidad a bordo, mientras que el diferencial trasero permite variar el reparto de fuerza entre las dos ruedas posteriores. Con el S8 plus se puede acelerar de 0 a 100 en menos de 4 segundos y, si se equipa el paquete dinámico, alcanza los 305 kilómetros/hora… ¡ahí es nada!

 

Audi SQ5

Audi SQ5 - 354 caballos

  • No probado.
  • Salto de 102 caballos y 24.260 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.

No lo tuvimos a disposición, pero sí probamos largo y tendido el motor 3.0 V6 TFSI de 354 caballos y también conocemos las bondades del nuevo Q5, increíblemente equilibrado para su tamaño y peso, y cuenta con la tracción integral ‘buena’ con diferencial central Torsen. La combinación de tantos ingredientes de calidad sólo puede ser excepcional.

 

Audi SQ7

Audi SQ7 - 435 caballos

  • Salto de 61 caballos y 25.590 euros respecto a la versión inmediatamente inferior.

Para los que probamos el Q7 V12 TDI de 6.0 litros, es increíble la evolución que ha logrado la marca en una década. Con menos potencia –435 del nuevo SQ7 contra los 500 del V12 TDI– logra una aceleración 7 décimas mejor –de 5,5 a 4,7 segundos– en el 0 a 100. Además, consume 7,4 litros a los 100 en lugar de los 11,3 de su antecesor. En carretera, las diferencias persisten.

Es absolutamente impresionante lo rápido que se puede llegar a circular con este coche de 2.345 kilos. Se percibe una fidelidad muy grande entre el comportamiento del coche y las órdenes que le damos desde el volante, e incluso en cuanto a visibilidad y postura de conducción, se acerca mucho más a un deportivo que su ‘mitológico’ antecesor. Por supuesto, y a pesar de todo, es el menos deportivo de la gama S, pero junto al S4 Avant fue el que más nos sorprendió por su mágico equilibrio.

 

En aras de la legibilidad de este texto, hemos preferido no extendernos en exceso en las descripciones, pero quedamos a su disposición para consultas concretas, tanto en los comentarios de este artículo como desde nuestras redes sociales. Nuestra experiencia fue intensa, esperamos saber transmitírsela.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top