Pruebas SOYMOTOR.COM

Prueba BMW 420d Cabrio Luxury: ¿el todo en uno perfecto?

Ponemos a prueba el nuevo BMW Serie 4 en su versión Cabrio

El techo duro retráctil permite convertirlo de cupé a descapotable en segundos

La unidad probada con acabado Luxury parte de los 60.980 euros

AmpliarPrueba BMW 420d Cabrio -Soymotor.comLa versatilidad del BMW Serie 4 Cabrio es soberbia gracias a su techo duro retráctil

Con el fin del verano llega la verdadera época de disfrute del descapotable: temperaturas más bajas, paisajes otoñales y días todavía largos para disfrutar al volante. Claro que para el nuevo BMW Serie 4 Cabrio que probamos en esta ocasión en SoyMotor.com, ninguna estación es inconveniente gracias a su techo duro que lo convierten de cupé a techo abierto en segundos.

bmw_420_d_cabrio_prueba_soymotor_galeria_0.jpg

FOTOS: ver galería prueba BMW 420d Luxury

Por primera vez BMW ha cambiado la denominación de su cupé, que ahora se denomina Serie 4 –el mítico M3 como lo conocimos, ahora se llama M4- y nos toca poner a prueba a uno de los modelos más versátiles de la gama. ¿Conseguirá convencernos el Serie 4 Cabrio como coche perfecto para cualquier uso o será cierto el dicho de que "quien mucho abarca poco aprieta"?

 

BMW 420D CABRIO LUXURY: PRIMERAS SENSACIONES

Desde su creación el automóvil ha significado una muestra de estatus y de poder económico y no hay duda que los actuales modelos Premium del mercado buscando cada vez nuevos argumentos para justificar el desembolso. Si hablamos del BMW Serie 4 no hay duda que es uno de los modelos más bonitos de la gama actual: equilibrado, deportivo y elegante en la justa proporción. Ahora bien, nuestra unidad en particular luce aún más especial gracias a la carrocería descapotable, los detalles cromados de la versión Luxury y el impactante color Sunset Orange –novedad 2017-.

Prueba BWM 420D cabrio

La estampa como digo es muy señorial, de coche de lujo superior. Los faldones y grandes alerones dejan paso a un diseño exclusivo –especialmente con el techo recogido- y de producto de gran valor añadido que despiertan las envidias del resto de usuarios de la vía. Si con otros coches muestran sorpresa o perplejidad, al BMW Serie 4 Cabrio lo miran con el coche de sus sueños. Las sutiles mejoras llegadas en 2017 apuntalan aún más su impecable estética con nuevas llantas –de 19 pulgadas en esta versión-, paragolpes rediseñados y tecnología Full LED en todos los grupos ópticos.

Prueba BWM 420D cabrio

 

BMW 420D CABRIO LUXURY: MOTOR

Bajo el largo capó de nuestro Serie 4 Cabrio encontramos el archiconocido y probado motor turbodiésel de 4 cilindros y 2 litros de cilindrada que da nombre a esta versión 420d y que BMW lleva evolucionando más de una década. La evolución durante este tiempo queda patente no sólo en su mayor potencia y par –ahora rinde 190 caballos y 400 Newton metro– sino que además utiliza desde 2015 la tecnología TwinPower Turbo. Esta mejora la eficiencia gracias a un control inteligente de los árboles de levas, las válvulas y la inyección directa, a lo que suma el turbo TwinScroll que permite incrementar el par y potencia máximos.

En marcha, el propulsor del BMW 420d Cabrio nos ha sorprendido por su educados modales y baja sonoridad que, a veces, nos hacen dudar de que estamos a los mandos de una mecánica de gasóleo. Tan sólo el sonido al ralentí, cierta tosquedad a muy bajas revoluciones y su banda de utilización –de 2.000 a 4.000 revoluciones– le delatan, si bien estira más allá de las 4.500 vueltas, sin alcanzar el corte de inyección situado en el cinco del tacómetro.

Prueba BWM 420D cabrio

Gran parte del mérito de este equilibrio y refinamiento lo tiene también la excelente caja de cambios automática Steptronic de 8 velocidades firmada por ZF. Es una de las mejores que hemos probado nunca –a falta de catar la PDK de Porsche- ya que convierte al Serie 4 Cabrio en una verdadera alfombra voladora. En el modo Confort enmascara los cambios de marcha con una suavidad aterciopelada –aunque deja un poco dormido al coche- mientras que en el modo Sport saca la garra del motor sin miramientos. En estas circunstancias, los cambios son casi instantáneos e incluso están acompañados de un ligero tirón que añade un plus de sensaciones.

El cambio Steptronic de 8 relaciones ofrece un gran compromiso entre refinamiento y prestaciones

Las ocho relaciones permiten mantener al motor siempre en su zona buena gracias a las levas del volante, si bien en los modos más tranquilos, el cambio adormece al motor al obligarle a rodar por debajo de 1.700 vueltas, con la merma en empuje y refinamiento. Ahora bien, si es lo que deseas, los 190 caballos y el alto par brindan unas prestaciones notables con una aceleración 0-100 kilómetros/hora en unos 7,5 segundos y una cuarto de milla inferior a 16 segundos que dan muestra del buen hacer del conjunto motor-cambio. Por cierto que las cifras son notablemente inferiores a las oficiales declaradas por el fabricante.

 

 

PRESTACIONES
SOYMOTOR.COM*
BMW 420d Cabrio Luxury 2017
0-50 km/h 2,6 segundos
0-100 km/h 7,6 segundos
0-402 metros (1/4 milla) 15,7 segundos a 149 km/h
Fuerzas G máxima en curva 0,91 G

*Obtenidas con el acelerómetro Beltronics Vector FX2

 

BMW 420D CABRIO LUXURY: EQUIPAMIENTO E INTERIOR

La primera impresión al acceder al habitáculo del modelo alemán es muy similar a la proyectada por su carrocería: un coche bien construido, elegante y con una combinación de tonos muy acertada. La tapicería de cuero en color marfil que recubren los asientos y paneles de las puertas contrastan con la parte del salpicadero en negro y las molduras en color aluminio para ofrecer una calidad percibida muy alta. A pesar de ello, el diseño de la zona central acusa ya el paso del tiempo, con muchos botones y ruletas, dispuestas en la misma posición que en generaciones anteriores. Esto como veremos en la próxima prueba de otro BMW, cambia notablemente en las nuevas generaciones del fabricante alemán.

Prueba BWM 420D cabrio

Una vez situados en el puesto de conducción, descubrimos una ergonomía destacada, con todos los mandos a mano y múltiples reglajes eléctricos -¡hasta el volante tiene regulación eléctrica!- para adaptar el coche a nuestro gusto. El nuevo volante con acabado M tiene mucha presencia, con un diseño estilizado y varios botones y ruletas en sus radios que permiten manejar todas las funciones.

Prueba BWM 420D cabrio

Ahora bien, lo que realmente marca la diferencia es la instrumentación digital, que lo sitúa a la altura de los mejores. Esta pantalla digital de 8,8 pulgadas se adapta a cada uno de los modos de conducción, mostrando información diferente en cada caso. Por ejemplo, en modo Eco PRO el velocímetro solo alcanza los 120 kilómetros/hora, no hay cuentarrevoluciones sino indicadores EfficientDynamics y predomina el color azul, mientras que en Sport cambia a rojo y la velocidad y el tacómetro toman el protagonismo.

Prueba BWM 420D cabrio

Los asientos son otros de los puntos destacados del interior, con un diseño más de butaca que de asiento que recoge muy bien el cuerpo y con un mullido perfecto para hacer kilómetros sin descanso. BMW ha tenido también en cuenta la condición descapotable de este modelo, y al casi obligatorio sistema calefactable ha añadido unas salidas de aire caliente a la altura de la nuca (ver foto) que permitirán descapotar en cualquier estación del año. De hecho, durante la prueba, al temperatura bajó por debajo de los 8 grados en la sierra madrileña y nosotros tan felices con la calefacción y el sistema de los asientos. ¡Así no hay excusa!

Prueba BWM 420D cabrio

El habitáculo está configurado como cuatro plazas, eso sí, reales. Gracias a una batalla de 2,81 metros cuatro adultos viajarán a sus anchas en el Serie 4 Cabrio, si bien con el techo duro quitado las turbulencias en las plazas traseras son muy altas a poco que superemos los 100 kilómetros/hora. Lo suyo en estas condiciones es convertirlo en cupé, lo que, gracias al gran trabajo de ingeniería, el techo permite un nivel de aislamiento prácticamente idéntico al de un verdadero cupé.

Además, así no ocupa espacio en el maletero y nos permite disponer de unos buenos 370 litros, eso sí, con una disposición irregular dado que el maletero cuenta con unos raíles y soportes que sujetan el techo plegado y que impiden contar con un espacio diáfano. En el caso de tener el techo guardado en el maletero, la capacidad se reduce hasta los 220 litros, aunque realmente cabe poco más de una maleta de mano por las formas irregulares. Resulta todo un espectáculo observar la elaborada maniobra de plegado/desplegado del sistema, con decenas de partes móviles que encajan a la perfección, siendo los más de 200 kilos extra el único inconveniente.

420d_cabrio_0.jpg

La dotación de nuestra unidad era casi inabarcable, desde navegador Professional -887 euros-, sistema de sonido Harman-Kardon -1.290 euros- o el extenso paquete Luxury -5.500 euros- que incluye entre otros, tapicería de cuero, llantas de 18 pulgadas aunque esta unidad cuenta con unas de 19 pulgadas multirradio con neumáticos deportivos Bridgestone Potenza S001 en medidas 255/40 -1.361 euros-, asistente de aparcamiento, control de crucero con función de freno o deflector de viento entre otros.

Prueba BWM 420D cabrio

 

BMW 420D CABRIO LUXURY: CONDUCCIÓN

Como marca la tradición en la marca, si de BMW has de esperar algo, esto es un disfrute al volante superior al de sus rivales. Además de ser una poderosa herramienta de marketing, el famoso eslogan “¿Te gusta conducir?”  también se ve reflejado en la mayoría de sus modelos, más si hablamos del Serie 4, el cupé deportivo por antonomasia del fabricante bávaro. Ahora bien, durante el trayecto hasta llegar al tramo de montaña al que nos dirigimos he podido comprobar el excelso refinamiento de este BMW 420d Cabrio, pero ahora tengo algunas dudas de si el sobrepeso de 240 kilos sobre la variante cupé serán determinantes en su comportamiento en tramos revirados.

Prueba BWM 420D cabrio

Una vez metidos en materia, el BMW Serie 4 no defrauda y se desenvuelve de forma notable en todo tipo de curvas lentas y medias del puerto de nuestro recorrido de pruebas. No hablamos ni mucho menos de un superdeportivo, y es cierto que se nota pesado, pero esto no impide que podamos alcanzar un ritmo alto sin grandes sobresaltos, si bien se ha primado la comodidad en marcha que un comportamiento supereficaz. Lógico, ya que BMW sabe que el tipo de cliente que compra un Serie 4 Cabrio no lo utilizará en circuito, para eso está su hermano mayor, el BMW M4.

Prueba BWM 420D cabrio

Resulta sorprendente la versatilidad de este BMW 420d Cabrio, que al igual que sus modos de conducción, pasa de Comfort a Efficient pasando por Sport en un parpadeo. Además de este último programa de conducción permite ir un paso más allá al seleccionar el modo Sport+, que desconecta el control de tracción, retrasa la entrada de las ayudas electrónicas y da un mayor protagonismo al conductor. El endurecimiento de la suspensión y la dirección así como un cambio más veloz es común con el modo Sport.

Se ha primado la comodidad en marcha que un comportamiento supereficaz. Lógico, para circuito ya está el BMW M4

En estas condiciones y en carreteras estrechas, se siente ancho y algo pesado, pero como por arte de magia permite disfrutar de la conducción gracias a un tacto general preciso y un chasis bien puesto a punto. Aquí también tiene que ver su condición de propulsión, lo que sumado a las sensaciones de cielo abierto permiten alcanzar un resultado satisfactorio también en conducción alegre. El motor no se empeña en aguar la fiesta salvo que lo revolucionemos mucho –aunque echamos de menos un 6 cilindros gasolina bajo el capó– mientras que el cambio es el perfecto aliado para mantener el ritmo.

En este buen hacer seguro que también han aportado su granito de arena las mejoras introducidas en 2017 a nivel de bastidor, con una suspensión que toma prestado parte de los materiales de las versiones de BMW Motorsport para un comportamiento más preciso y deportivo, así como un reparto de pesos del 50% en cada eje. Por el contrario, la dirección no destaca en el conjunto ya que es de funcionamiento eléctrico, lo que merma la comunicación entre coche y conductor y además el aro del volante es demasiado grueso.

Prueba BWM 420D cabrio

En vías más despejadas y rápidas el BMW 420d Cabrio se encuentra en su verdadero hábitat. A la ya comentada comodidad y una insonorización de primera hay que añadir un comportamiento muy aplomado que permite viajar a ritmos altísimos sin miramientos. Los kilómetros pasan volando mientras la aguja del depósito apenas se mueve de su sitio, ya que en octava velocidad y a 120 kilómetros/hora apenas circulamos a 1.750 vueltas. A esto suma unos asientos comodísimos, ayudas a la conducción como el control de crucero adaptativo o el sistema de sonido opcional y comprenderás lo que es viajar en primera clase de BMW.

 

BMW 420D CABRIO LUXURY: ECONOMÍA DE USO

Llegamos a uno de los aspectos más complejos de la comparativa, ¿realmente vale los más de 63.000 euros que cuesta esta unidad del BMW 420d Cabrio Luxury? Sin duda se trata de un coche de capricho por su concepción de descapotable, pero que también puede ser usado a diario por su techo duro que le convierten en cupé en segundos, por lo que a más de uno le podría merecer la pena esta combinación de dos coches en uno. No le falta de nada, salvo un motor gasolina con carácter a cambio de un consumo muy bajo que ronda 6 litros reales. Por calidad y equipamiento es un verdadero cochazo, aunque claro, por esa suma, yo me compraría un roadster biplaza con más potencia y más sensaciones, aunque no sea lo comparable.

Prueba BWM 420D cabrio

Si queremos gastarnos algo menos, el Serie 4 Cabrio arranca desde los 48.600 euros en versión 420i con motor gasolina de 184 caballos y cambio manual de 6 velocidades. Si los descapotables no son lo tuyo, siempre puedes elegir la variante cupé que supone un precio inferior que ronda los 6.000 euros.

Los consumos han sido más que razonables si tenemos en cuenta que hablamos de un automóvil de 1,8 toneladas y de que el 80% de los kilómetros han sido descapotados. Sin llegar a los consumos oficiales de 4,4 litros, nuestro BMW 420d Cabrio Luxury a un ritmo alto nos ha consumido 6,4 litros a los cien durante el exigente recorrido de pruebas y 6 durante la semana que lo hemos probado. En carretera y aprovechando los modos más eficientes de conducción es posible rondar los cinco litros, mientras que en ciudad ronda los siete reales. Los 57 litros de capacidad del depósito permiten rondar el millar de kilómetros de autonomía en esta versión.

Prueba BWM 420D cabrio

 

BMW 420D CABRIO LUXURY: RIVALES

Los de Ingolstadt han renovado por completa el Audi A5 en 2017, con una estética más deportiva y elegante. Una segunda generación que también incluye variante descapotable, si bien sólo estará disponible con techo de lona que se recoge en 18 segundos y a velocidades de hasta 50 kilómetros/hora. Además de un interior muy avanzado tecnológicamente y con uno de los mejores diseños y calidades del segmento Premium, el nuevo A5 Cabrio cuenta con 380 litros de maletero, 60 más que su antecesor.

Puede elegirse con dos mecánicas gasolina y tres turbodiésel entre 190 y 286 caballos, a la que hay que sumar los 354 caballos del S5 Cabrio extraídos de un 3.0 V6 biturbo. Su precio arranca desde los 55.560 euros.

  • Mercedes Clase C Cabrio

Otro clásico de la categoría, también mantiene como única opción el techo de lona, lo que le resta versatilidad respecto al BMW Serie 4 Cabrio. A cambio ofrece un diseño muy acertado, en la línea de las últimas novedades de Mercedes. El precio de partida es también más asequible y parte de los 48.525 euros del C 200 Cabrio con motor gasolina turbo de cuatro cilindros y 184 caballos. Para los amantes de las prestaciones, está disponible el C 43 AMG con 367 caballos y el rapidísimo C 63 AMG Cabrio con 476 caballos. Este último ya lo probamos en Soymotor.com en su variante cerrada.

 

Prueba BWM 420D cabrio

 

BMW 420D CABRIO LUXURY: CONCLUSIONES

El nuevo BMW Serie 4 Cabrio va más allá de ser un coche de capricho gracias a su excepcional sistema de techo duro plegable que permite ofrecer las sensaciones de un descapotable y la rigidez y practicidad de un cupé en un único coche. Esta variante diésel 420d es sorprendentemente refinada por aislamiento y acústica, lo que sumado a una gran comodidad del habitáculo, un bajo consumo y una puesta a punto muy equilibrada de las suspensiones, reafirman el concepto de 'coche para todo'.

La calidad de construcción y la elegancia del Serie 4 Cabrio logran un nivel muy alto, especialmente en este acabado Luxury, en el que no echamos en falta de nada. A pesar de un mayor peso que la variante cupé, el comportamiento es intachable en cualquier situación y especialmente sorprendente en tramos virados. Un automóvil tan completo al que solo podemos ponerle dos peros, un precio que no está al alcance de cualquiera y un motor que cambiaríamos por un seis cilindros BMW de toda la vida, por aquello de las prestaciones y, sobre todo, el sonido.

 

FICHA TÉCNICA BMW 420d Cabrio Luxury 2017
Motor –tipo–: Turbodiésel, inyección directa e intercooler
Cilindrada –centímetros cúbicos–: 1.995
Potencia –caballos/revoluciones por minuto–: 190 / 4.000
Transmisión: Automático de 8 velocidades
Velocidad máxima –kilómetros/hora–: 228
Aceleración 0-100 kilómetros/hora –segundos–: 8,0
Consumo medio homologado –litros/100 kilómetros–: 4,4
Largo/ancho/alto –metros–: 4,64/1,82/1,38
Peso en vacío –kilos–: 1.790
Emisiones CO2 : 116. Euro 6
Precio en euros: 60.980 –sin descuentos–
Lanzamiento: 2017

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top