Blog de Blancafort

06
Mar
2017

Ross Brawn, el hombre que debe salvar la Fórmula 1

Ross Brawn en el paddock del Circuit de Barcelona-Catalunya - SoyMotor

Ross Brawn estuvo en la primera semana de test en Barcelona y comprobó la ingente tarea que tiene por delante como nuevo gerente deportivo de la F1 para Liberty. Un primer contacto tras unos años apartado del circo –aunque no desinformado- dedicado a la pesca a la agenda británica de energía nuclear, para restablecer puentes y hacer un análisis de la situación.

Brawn no es un cualquiera. Conoce perfectamente la F1 desde casi todas sus perspectivas. No sólo ha sido ingeniero proyectista, sino también director técnico, jefe de equipo y propietario de escudería. Sabe muy bien lo que son las tecnologías avanzadas y lo que cuestan. Ahí están los títulos mundiales conseguidos con Williams (aunque entonces no tenía cargo de staff), Benetton, Ferrari, Brawn y Mercedes… aunque fuera éste último caso ‘in memoriam’.

Ross tiene muy clara una cosa: el mundo de los coches de calle y el de la competición divergen. Sus trayectorias se han separado de forma definitiva, lo que lleva a replantearse las bases en si mismas de la competición.

El automóvil de todos los días, el que se ve por la calle, camina en la dirección de las energías alternativas, preferentemente eléctrica, y sobre hacía la conducción autónoma, sin conductor, donde las prestaciones estarán autolimitadas, de forma que la conectividad y el confort serán los elementos determinantes. Aunque en estos días se ha presentado el coche de la Roborace, está claro que la F1 no puede prescindir de su estrella, el piloto. Y posiblemente no puede apostar tampoco por la motorización eléctrica porque ya existe la Fórmula E.

Dicho de otra forma, la F1 se verá obligada a dejar de lado su aureola de "vanguardia tecnología del automóvil" y centrarse en el aspecto ‘show’, en ofrecer más espectáculo. Lo de "ganar el domingo para vender el lunes", frase acuñada en los 60 por un concesionario Ford, Bob Tasca, pasará a la historia. No nos olvidemos: los grandes grupos industriales del automóvil están efectuando los cambios necesarios para pasar de ser fabricantes y vendedores de coches en proveedores de servicios de movilidad.

La tarea de Brawn es digna de Hércules… aunque hay quien afirma que la figura de Sísifo le cuadraría más. Sabe que no tiene derecho al error porque la F1 ha llegado al punto de no retorno. El difícil equilibrio entre tecnología y show se ha quebrado y diverge…. En un momento en el que la F1 no diré que está arruinada pero tiene serios problemas financieros: a los circuitos no les salen los números y a buena parte de los equipos, tampoco.

Liberty es el dueño de facto de la F1. Pero tiene de momento las manos atadas mientras siga en vigor el actual Pacto Concordia (en vigor hasta 2020) que exige unanimidad para los cambios drásticos. Y que muchos de los cambios drásticos, especialmente en el tema de los motores, necesitan tiempo para implementarse. 

La F1 debe decidirse sobre seguir su propio camino o acercarse al polo opuesto, el que representa la NASCAR. No caben romanticismos o apelar a la ‘filosofía’ de la F1: es la supervivencia a medio lo que está en juego. 

Poco ha dicho Brawn. Pero la receta se atisba. Reglas mucho más sencillas, con mayor creatividad de una parte pero limitaciones claras de otra, de forma de cortar de raíz la necesidad de contar con ingenierías sobredimensionadas. Y motores mucho más económicos… incluso me atrevería a decir que pronostica una nueva ‘era Cosworth’ o el retorno de los coches cliente, aunque no lo diga, para que pequeñas escuderías puedan alinearse en la F1, quizás con un solo coche o gestionando dos con diversas publicidades y colores. Y ampliar el número de carreras como fórmula de conseguir más ingresos. Que el problema no es atraer más a los fans como captar nuevos fans.

Pero Brawn, cuyo mayor virtud ha sido la de saber aglutinar corrientes, elegir lo mejor de cada una de ellas pensando en el equilibrio general y eficacia del conjunto, se tomará su tiempo antes de decidir. Sabe que no tiene derecho al error. 

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
4 comentarios
Imagen de Tiof1

En mi opinion la formula-e debe ser la maxima categoria en formula electrica la formula uno de plantearse cambiar de combustible para enfocarse mas en coches de calle deberia enfocarse mas a la pila de hidrogeno combinado con lo electrico

Imagen de Tiof1

En mi opinion la formula-e debe ser la maxima categoria en formula electrica la formula uno de plantearse cambiar de combustible para enfocarse mas en coches de calle deberia enfocarse mas a la pila de hidrogeno combinado con lo electrico

Imagen de Room

No me convence ese punto de que al existir la Formula E, la F1 no debría apostar por ser eléctrica. Existen multitud de categorías con motor de combustión conviviendo, ¿por qué no con eléctrico?

Imagen de F1 Champion Youtube

Es cierto que Ross Brawn tiene que estar ahí. Puede que Liberty Media tenga muchas ideas, pero la esperiencia en la F1 de alguien como él debería conseguir que la F1 siga siendo el deporte que un día fue.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top