Blog de Blancafort

09
Feb
2017

Acabar con las carreras tácticas para mejorar el espectáculo

Acabar con las carreras tácticas para mejorar el espectáculo - SoyMotor

Hay quien corre para ganar carreras y otros que piensan en clave de campeonato. Michael Schumacher era de los que decía que él iba carrera a carrera, que lo que quería era ganar carreras y que sus títulos eran consecuencia de la suma de éxitos individuales.  

Desde siempre se ha buscado un sistema de puntuación capaz de dar el título al mejor, pero a la vez preservar incertidumbre y emoción hasta final de temporada a través del sistema de puntuación.

En los inicios de la F1 se daban puntos a los 5 primeros y a la vuelta rápida. Incluso, para que la fiabilidad no fuera más determinante que las victorias, se contabilizaban sólo un número máximo de mejores resultados por piloto. Después, sólo a los 6 primeros, siempre con buenas diferencias entre ganador y colocado, dos puntos inicialmente, tres más adelante y 4 antes de ampliar a a 10 el número de pilotos que puntuaron, pero premiando de forma contundente las victorias, según el baremo actualmente en vigor.

La NASCAR americana, un campeonato de 36 carreras, ha encontrado una solución propia y bien aceptada po el público: ‘The Chase’. Hace unos meses escribí sobre ello en este blog: "La F1 y el ejemplo del final del campeonato de la NASCAR".

Ahora, la NASCAR da un paso más: quiere hacer más emocionantes –aún- las carreras. Se acabaron las carreras tácticas. Al menos en la NASCAR. Siempre se ha reprochado a la serie americana –al menos por parte de los aficionados europeos- su gran tacticismo, el que lo importante fuera jugar con las numerosas neutralizaciones y las también numerosas paradas en boxes para obtener un buen resultado.

De hecho, en la F1 las tácticas son importantes por no decir claves. Quizás no tanto ahora como cuando se repostaba gasolina, pero sigue siendo clave. La elección del momento justo de cambiar gomas teniendo en cuenta posibles banderas, la situación del rival, los doblados, etc., son claves y el equipo táctico y todas sus tomas de datos, tiempos y simulaciones, 'guían' al piloto o mejor dicho a que el ingeniero aconseje (por no decir dicte órdenes) la táctica precisa.

En la NASCAR sobre el papel no se juega tanto con el control por ordenador, pero quizás es una competición todavía más táctica qe la F1. Pese a que en la NASCAR se ofrece un punto a todo piloto que ocupa el liderato al menos por un paso por meta y otro punto extra al piloto que más vueltas ocupe la teóricamente privilegiada posición de cabeza, lo importante era estar bien situado para la decena de vueltas finales, e irse situando cara a los dos o tres últimos giros que es cuando por lo general un pequeño número de pilotos se juegan la carrera.

Es cierto que el piloto, en este desenlace final, juega un rol importante. Maniobras como el 'bumping', el rodar 'empujando' el paragolpes del coche precedente para ganar velocidad y 'frenar' al rival que se quiere adelantar, o para tener ambos mayor velocidad, son de sobras conocidas.

Pero antes de llegar a esta fase, el 'spotter', un miembro del equipo que ve la carrera de forma global (al menos en los ovales) desde lo más alto de las tribunas, muchas veces en la sala de prensa, con sus indicaciones juega un papel importante. Él es quien pasa a los pilotos y al equipo la información de un incidente, de si habrá bandera amarilla o no, etc.

Sólo así se explica que más de la mitad de participantes acaben en la vuelta del ganador tras 800 km de carrera.

nascar-2-soymotor.jpg

Pero ahora la NASCAR ha decidido cambiar el sistema de puntuación. De entrada se amplia la diferencia de puntos entre el ganador, que tiene así un 'bonus' sobre sus perseguidores:: 40, 35, 34, 33, 32… puntos a los 36 primeros clasificados y 1 punto a los que se clasifican desde el 36 al 40º. Antes, el ganador recibía 40 puntos por 39, 38, 37,36, etc para los siguientes clasificados hasta el 40º y último que recibía 1 punto.

Pero la clave es la abolición de los puntos extras a los líderes. En su lugar, las carreras se dividen en tres tramos. Los diez primeros  al finalizar el primer y segundo reciben 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2 y 1 punto según su posición. El final del tercer tramo coincide con el final de carrera y otorga los puntos finales. Un poco copia de lo que sucede en las 24 Horas de Le Mans del WEC.

Que quiere decir esto. Que un piloto que acabe 20º puede sumar tanto o más que el ganador si ha sido líder al final de las dos primeras secciones y el ganador no está entre los 10 primeros de las mismas.

Interesante porque favorece la batalla en todo momento. No hay que esperar al final, es importante también estar bien colocado al final de cada una de las secciones. Por el contrario, quizás algo más complicado de seguir para el aficionado… aunque en NASCAR, ya se sabe, las 26 primeras carreras sólo sirven para calficarse para 'The Chase' la fase final en la que 16 pilotos se juegan el título. Quien gane una carrera entra de oficio; si quedan plazas libres entonces se toman a los pilotos con mayor puntuación entre los que no han ganado una carrera.

Varia ligeramente 'The Chase'. Cinco puntos extra al ganador de una carrera de esta fase final si es uno de los que compite por el título, y 1 punto extra si lidera en una de las clasificaciones intermedias.

En la Daytona 500 los puntos se otorgarán en las vueltas 60 y 120, y al final en la vuelta 200.

Un experimento interesante y a seguir por la F1 ahora que sus nuevos propietarios, Liberty, quieren revitalizar el espectáculo.

nascar-soymotor.jpg

 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top