ARTÍCULOS LAF1.ES

Renault y la lección temporal

Los nuevos proyectos se dejan un margen de tres años para empezar a ganar

AmpliarRenault volverá como equipo propio en 2016 - LaF1Renault volverá como equipo propio en 2016

Tras meses de rumorología, suposiciones y teorías de todo tipo, Renault ha confirmado finalmente su retorno a la Fórmula 1 con un equipo oficial. Lo hará en 2016 tras apenas cuatro años fuera -seis en realidad, puesto que los dos últimos mantuvieron el nombre sin presencia oficial de la marca- y con el claro objetivo de ganar en el espacio de tres años. Es un número muy utilizado para los nuevos proyectos... pero la estadística nos dice que es imposible de conseguir.

A lo largo de la historia, muy pocos han sido los proyectos reales de Fórmula 1 que han conseguido obtener títulos en tres años o menos, sobre todo en la era moderna del automovilismo. Aunque hay excepciones como el caso de Brawn GP, estas suelen deberse más a cambios radicales en las normativas o descubrimientos técnico-aerodinámicos que les dan una ventaja importante sobre los rivales. Raramente vemos a un equipo que poco a poco evoluciona hasta ganar títulos en tres años.

La estadística es particularmente clara en este sentido, en cuanto a lo que vemos en las últimas décadas. Ni siquiera los grandes dominadores de los últimos años han podido saltarse el proceso necesario para llegar a la cima y los mismísimos Mercedes y Red Bull sólo lograron dar el último salto con un cambio de normativa. En el caso de los alemanes, en 2013 ya dieron señales de un buen potencial pero eso sólo se dio tras tres años de sufrimiento con pilotos del calibre de Nico Rosberg y Michael Schumacher.

El caso de Mercedes es una gran excepción en sí mismo por el hecho de provenir de ese Brawn GP que ganó en 2009, aunque por otra parte su situación demuestra con mayor claridad lo excepcional de dicha temporada y el esfuerzo real que hay que realizar para llegar a lograr títulos. Hubo que esperar a un nuevo motor en el que la marca llevaba años trabajando para darle la vuelta a una tortilla que tenía los colores de cierta marca de bebidas energéticas.

Red Bull subió al poder de forma parecida a Mercedes. Tras entrar en la Fórmula 1 en 2005, el equipo tardó varias temporadas en encontrar su lugar, fichar a Adrian Newey y aprovechar el primer cambio de normativa que llegó. Sin el ingenio (inicialmente) del doble difusor, el Red Bull RB5 pudo plantar cara al Brawn BGP 001 aunque finalmente fuera derrotado. Para ganar los títulos de pilotos y constructores, el equipo pasó primero por dos cambios de motores, varios cambios de pilotos y el golpe final con Newey y la nueva normativa.

Por lo tanto, en Mercedes ganaron en su quinto año tras volver a la Fórmula 1 con su equipo propio y en Red Bull triunfaron con su estructura en su sexta temporada. Los títulos de McLaren y Ferrari en 2008 pueden ponerse entre paréntesis por ser títulos 'solitarios' -aunque en ambos casos se venía de proyectos con años de antigüedad. Alguno puede pensar que el caso de Fernando Alonso es la excepción con sus dos títulos con Renault  en 2005 y 2006 pero tampoco es así.

La anterior vuelta a la Fórmula 1 de los franceses empezó en 2001 con la compra del equipo Benetton, que mantuvo el nombre una última temporada antes de dar paso a Renault en 2002. El título no llegó hasta 2005, esta vez sí con un proceso de mejora gradual hasta llegar al nivel requerido para imponerse a los todopoderosos McLaren y Ferrari. Hasta la era dominadora de Ferrari tuvo que forjarse con un largo periodo desde la llegada de Jean Todt para reformar el equipo primero y el fichaje de Michael Schumacher para sentar las bases, después. El propio piloto alemán estuvo tres años con Mercedes entre 2010 y 2012, esperando luchar por el título en su última temporada pero no fue posible.

Pueden encontrarse otros ejemplos más atrás con las asociaciones de McLaren y Mercedes-Benz, Williams y Renault o Benetton y Ford. Una de las pocas excepciones se encuentra en la temporada 1988 de McLaren y aun así, los elementos que se juntan en esa temporada mágica son inigualables. Al mejor equipo del momento se le unió el mejor motor del momento junto con el piloto con más títulos en medio de su madurez como campeón y una joven estrella con hambre de victoria.

Pero es que más allá de la fría estadística, construir un equipo ganador en tres años es un desafío imposible. La estadística es simplemente la constatación de un hecho que se nos presenta de forma clara; se necesita tiempo para ganar. Es aquello de "Roma no se construyó en un día". El desafío que Renault tiene por delante es enorme por el esfuerzo que le supone a cualquiera el llegar a tener el nivel para luchar por ganar -sin hablar de que un título se debe a muchos factores y no siempre al esfuerzo y buen trabajo- y por la situación en la que se encuentran actualmente.

El equipo Lotus F1 -proveniente a su vez de Renault- ha sufrido en los últimos años por una falta evidente de dinero. Aun así, se les vio capacitados por firmar buenas actuaciones que deberían dar una cierta esperanza de futuro. Además, la temporada 2015 puede haber servido para recopilar datos de la unidad de potencia de Mercedes que podría ayudar a que Renault mejore mucho su motor de cara al futuro próximo. Pero tampoco hay que olvidar que el 'input' que Renault puede tener en el coche de 2016 es muy limitado.

Por lo tanto, el primer Renault 'de verdad' deberá esperar a la temporada 2017, mientras que los esfuerzos de la marca pueden empezarse a ver durante la segunda mitad del próximo año. Antes, es difícil que las cosas puedan cambiar demasiado. Finalmente, los pilotos del equipo seguramente no sean los adecuados. Aunque no hay que negar la velocidad de Pastor Maldonado, es lógico cuestionar su capacidad como líder de equipo, una posición en la que no se ha visto jamás.

Jolyon Palmer, quien, si no hay cambios, le acompañará al volante de uno de los coches de Enstone, tiene un estilo muy distinto a la hora de afrontar las carreras, pero su falta de experiencia debería descartarle como un piloto que pueda aportar en el aspecto técnico. Por lo tanto, Renault debe plantearse el fichaje de un piloto veterano con credibilidad o buscar a un joven prometedor. Incluso sería mejor optar por ambas soluciones a la vez. Por ahora, ya hay quien dice que se plantean revivir su propio programa de jóvenes talentos.

Carlos Ghosn afirmaba que el objetivo es estar arriba en tres años. Es el número que debe decir para mantener la credibilidad del proyecto pero la realidad puede acabar siendo muy distinta. Por lo menos, Renault está dispuesta a poner una cantidad de dinero muy seria en el proyecto. ¿Llegarán al título? Un servidor apuesta a que no lo hacen en tres temporadas...

 

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de cristiann_955
Yo creo que llegará Magnussen por Maldonado o Palmer
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top