Artículos LaF1.es

Pretemporada 2016: Renault, pensando en 2017

La marca del rombo comenzará el año al fondo de la parrilla, pasar de la Q1 será un desafío

AmpliarRenault afrontará la próxima temporada para asentar las bases de 2017 - LaF1Renault afrontará la próxima temporada para asentar las bases de 2017

Después de cinco años como motorista, 2016 será la temporada en que Renault volverá como equipo oficial. La marca del rombo tuvo un periodo de grandes éxitos con los motores de los escapes sopladores en la época de Red Bull, con unos grandes 'bajos' que le permitieron alzarse con el título de campeones durante cuatro años consecutivos, de 2010 a 2013. Sin embargo, los franceses no han estado a su mejor nivel desde la implementación de los nuevas unidades de potencia V6 Turbo. En 2014 hicieron una buena progresión, siendo el segundo mejor motor de la parrilla y logrando tres victorias con Daniel Ricciardo, pero el año pasado dieron un paso atrás y el desarrollo no fue tan bueno. Actualmente son el tercer motor de la parrilla, sólo mejores que Honda.

Por este motivo, la relación con Red Bull se fue tensando y tensado cada vez más; hasta que rompieron. Sin embargo, como el equipo austríaco no encontró ningún suministrador, tuvieron que conformarse con los motores galos pero bajo el nombre de TAG Heuer. Renault finalmente decidió volver como equipo de fábrica ya que consideró que la situación actual estaba perjudicando su imagen. La escudería francesa ha tenido éxito en la F1, y ahora ser un equipo suministrador es un plus pero, ¿qué posibilidades tienen para 2016? Más bien pocas. Por empezar, el proyecto se firmó muy tarde y van con retraso, pues compraron la escudería Lotus en diciembre.

"Decidimos este programa el 8 de diciembre, completamos la operación el día 18 de ese mismo mes, por lo que es imposible conseguir podios en 2016. Todo lo que haremos este año será para preparar el rendimiento de 2017 y 2018. Siendo honesto, creo que sí será una primera temporada difícil. Hemos recogido las cenizas de Lotus, que tuvo un final de año también complicado, así que va a ser un año de reconstrucción. Hemos pedido a los chicos de Enstone que sean bastante conservadores, lo mismo con la gente de Viry", afirmó el director general de Renault, Cyril Abiteboul.

Desde Renault ya han avisado por activa y por pasiva que 2016 será un año de transición y que todo lo que harán será prepararse para hacer una buena temporada en 2017, y aspirar a lograr éxitos en 2018 o incluso 2019: "Nos tomamos 2016 como un año para formar las bases de 2017, cuando esperamos que el proyecto esté un poco más maduro. Sólo puedo decir que creo que vamos a mejorar este invierno más que nuestros competidores, porque nuestro margen es mayor", dijo Rémi Taffin, director técnico del área de motores.

Lo cierto es que el discurso es un poco repetitivo, pero si todos los hombres importantes de un equipo rebajan las expectativas e insisten tanto, es porque lo ven claramente difícil que sean competitivos el año que viene: "Para nosotros, el 2016 significa aprender con un coche fiable y dar pasos hacia adelante durante la temporada. Conseguir puntos está en un segundo plano. El cambio de motor llegó muy tarde y Enstone tuvo que aparcar el desarrollo por motivos financieros durante un periodo significativo. Tendremos que vivir con estos compromisos en nuestro primer año", explicó Bob Bell, director técnico de Renault.

Y es que aquí hay algunas claves que son las que determinan por qué Renault estará luchando en la cola de la parrilla, presumiblemente con Sauber y quizá Manor. En primer lugar, la tardía puesta en marcha del equipo. Renault no decidió su vuelta a la Fórmula 1 hasta finales de diciembre, y ha habido algunos cambios de personal respecto a Lotus. Por ejemplo, la entrada de Frédéric Vasseur como director deportivo del equipo, el fichaje de Chris Dyer, hombre conocido por el error estratégico que costó el título de Fernando Alonso en el Gran Premio de Abu Dabi de 2010, el retorno de Bob Bell como director técnico… todo este cambio de estructura requerirá su tiempo para que el equipo trabaje todo junto en la misma dirección.

Otro factor es el estado en el que se encontraba Lotus y su fábrica, Enstone. El equipo inglés estuvo, literalmente, sobreviviendo durante la segunda mitad de la temporada porque tenían muchas deudas y tuvieron que despedir a mucha gente. La fábrica estaba falta de recursos y el coche apenas evolucionó durante todo el año.

Y ahora viene la clave más importante: el motor. Lotus montó motor Renault en 2014, la temporada pasada rodó con Mercedes, pero en 2016 volverá a la marca francesa. Y esto tiene muchos inconvenientes. Por empezar, los planos del coche del próximo año estaban diseñados para el motor alemán, que es mucho más compacto que el propulsor francés. El hecho de que Renault entrara tan tarde al deporte provocó que Nick Chester y compañía hubiesen de rediseñar por completo la parte trasera del monoplaza en sólo un mes.

"Ha sido un auténtico desafío incorporar la unidad de potencia de Renault. Tomamos la decisión de introducir dicha unidad de potencia muy tarde, y la cantidad de trabajo que hemos tenido que hacer para re-esculpir el chasis, cambiar la geometría de refrigeración, todo en cuestión de pocos meses; ha sido esfuerzo enorme por parte de Enstone. El 2016 nos dará una referencia en el chasis que puede ser bastante dolorosa, pero será parte de un buen conocimiento. Sabemos que en Red Bull hacen un muy buen chasis. Conoceremos la diferencia en los tiempos por vuelta y serán uno de los objetivos. Y, para ser honesto, no esperamos estar a su nivel este año", aseguró Chester.

Chasis aparte, también es importante conocer los planes que tiene Renault con las mejoras de su motor. Pues por el momento no son muy alentadoras. Habrá una buena evolución para el primer Gran Premio, pero el resto irán sucediéndose a cuenta gotas a lo largo de la temporada: "Tenemos un primer salto en este invierno, que es la mitad para lo previsto en todo el año. Este invierno hemos podido solucionar muchos pequeños problemas que se presentaron de forma inesperada en 2015. Hemos tratado de arreglarlos todos y ser totalmente fiables. Si el año pasado estábamos a un segundo, quizá ganemos tres o cuatro décimas", explicó Taffin.

Con esas 3 o 4 décimas todavía no habrán alcanzado al motor Ferrari de 2015 de los Toro Rosso. Así pues, en el Gran Premio de Australia, su unidad de potencia estará, con total seguridad, por detrás de Mercedes y Ferrari, y puede que también de Honda. Aunque éste tema ya lo trataremos en otro artículo.

Renault se tomará 2016 como un año de transición, pues están pensando mucho en el largo plazo y harán una gran inversión para ello: "Contamos con el doble o el triple del presupuesto que teníamos antes", atisbó Abiteboul. Los galos se centrarán en la reconstrucción del equipo y en hacer kilómetros para asentar las bases del proyecto. Bob Bell afirmó que al menos saben qué mejorar: "Debemos dar grandes pasos hacia adelante, pero al menos sabemos dónde están nuestros déficits y qué partes debemos desarrollar".

Personalmente, creo que Renault tendrá un comienzo de año muy difícil. Luchando por superar la Q1 y olvidándose de los puntos. Sin embargo, durante el año mejorarán y puede que en la temporada europea puedan rascar algún punto. Pero estará complicado, pues muy probablemente serán de los primeros equipos en centrarse en 2017 una vez se aclare el cambio de normativa, si sucede.

Pilotos

La alineación de pilotos dio un salto de calidad con la despedida de Pastor Maldonado y el fichaje de Kevin Magnussen. A mi parecer, el piloto danés tiene un nivel muy cercano a Jenson Button, a pesar que el de McLaren le superara en la clasificación de pilotos en 2014; pues Kevin estaba en su año de debut.

Por lo que respecta a Jolyon Palmer, el piloto inglés fue campeón de la GP2 en 2014 y ya conoce al equipo puesto que fue piloto reserva durante la temporada pasada. Ganar la GP2 da cierto nivel, pero no todos los años los campeones de la GP2 dan el nivel que deberían. La Fórmula 1, afortunadamente, siempre exige ese plus a los pilotos para que se vea si realmente merecen su volante o no.

Apuesto por Kevin Magnussen por su experiencia en la Fórmula 1 y más en un equipo como McLaren. Pero no será un duelo desequilibrado, pues pienso que Palmer progresará y aumentará su ritmo a lo largo del año.  

Si te interesa esta noticia
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top