Pilotando tu propio F1: De Brabham a Rebaque

Cómo Jack Brabham y Bruce McLaren cambiaron algunos conceptos de la F1

Solidarizaron el acceso a la máxima categoría

AmpliarPilotando tu propio F1: De Brabham a RebaqueBruce McLaren a los mandos del McLaren M7C. Nurburgring 69

Hoy en día y acelerando bastante la imaginación, sería difícil ver en un circuito de Formula 1 a Sebastian Vettel subido a bordo de un Vettel-BMW SV04, a Lewis Hamilton pilotando un Hamilton-Ferrari LH01 o al mismísimo Fernando Alonso conduciendo un Alonso-Renault FA14, por poner tres ejemplos. Las circunstancias económicas actuales y la escalada de costes en la F1 desde los años 80 hasta la actualidad, hacen prácticamente imposible llevar a cabo tan magna empresa con garantías de triunfo, sin embargo, desde comienzos de los 50 y especialmente durante los 60 y 70, surgió una tendencia entre algunos pilotos convirtiéndose en constructores de sus monoplazas, añadiendo una nueva revolución a la F1, que en el caso de McLaren, perdura hasta nuestros días: Hazlo tú mismo.

Los orígenes de los ensambladores
Hay tres piezas claves en el engranaje de esta filosofía: Charles y su hijo John Cooper, Bruce McLaren y Jack Brabham. El tipo de competiciones que se daban en Inglaterra a mediados de los 50, tanto en F3 como en F2, así como las circunstancias económicas de postguerra, generaron la idea en la familia Cooper de usar motores ajenos, ahorrándose costosos procesos de ingeniería y fabricación de propulsores. De esta forma, permitían el acceso a las más altas competiciones a constructores de nivel medio, que podían costearse sus monoplazas sin millonarios desembolsos y sin depender de los tradicionales competidores, entre los cuales estaba Enzo Ferrari, que no veía con buenos ojos a los ensambladores, como el mismo Ferrari los bautizó. Para el italiano, suponía una ofensa al automovilismo puro, llegó a pensar que la F1 estaba atravesando un grave bache, al ver como Alfa Romeo primero y luego Mercedes abandonaban la máxima categoría a principios y mediados de los 50.

A la vez que Jack Brabham y Bruce McLaren competían con Cooper asomaba por una esquina el equipo Lotus y Colin Chapman, que a la postre y junto a los anteriores, dominarían el panorama de los ensambladores, extendiendo la idea a buena parte de las parrillas de F1 de las décadas 70 y 80 hasta nuestros días.

 

Cooper, Brabham y McLaren.Cooper, Brabham y McLaren

 

Jack Brabham, campeón y con motor trasero
Una fecha clave es la temporada de 1959: Por un lado, Jack Brabham, en su 5ª temporada como piloto de F1, se hace con el título Mundial de Pilotos a los mandos del Cooper T51 motorizado Clímax 4L, que resulta ser el primer monoplaza de F1 en ganar un Mundial con el motor colocado en la parte trasera. El australiano se alzó con el título tras ganar en Mónaco e Inglaterra. Por otro lado, para Bruce McLaren, que había debutado la temporada  anterior con un F2 (permitido en la época), supone su primera temporada completa en F1 continuando su aprendizaje en Cooper y ganando su primera carrera, a los mandos del T51 en el último GP de la temporada celebrado en Sebring, convirtiéndose en aquel momento en el piloto más joven en ganar un GP hasta esa fecha, posteriormente su récord fue batido en varias ocasiones.


La temporada siguiente de 1960 ve repetir triunfo a un consolidado Jack Brabham a los mandos del Cooper T53, con 5 victorias consecutivas, y donde Bruce McLaren alcanza el segundo lugar en el Campeonato, con victoria en Argentina y pódium siempre que acabó un GP. En los años siguientes, nuestros protagonistas transoceánicos no obtendrían con Cooper resultados de alto valor y en sus cabezas comenzaría a fraguar la idea de construir sus propios equipos.

 

brabham59coopermc.jpgJack Brabham a los mandos del Cooper T51 en Mónaco 59

 

Constructores y pilotos
El Mundial de 1962 vio nacer al primer Brabham: el BT3 con motor Clímax para tres carreras, Nürburgring, Watkins Glen e East London (Sudáfrica), sorprendiendo a propios y extraños con su 4º puesto en esos dos últimos GP. Tras tres años de buenos resultados y algún altibajo, Jack alcanza su sueño máximo: convirtiéndose en 1966 en el primer piloto que logra el título de pilotos en su propio equipo y monoplaza, usando el Brabham BT19 (salvo en los 2 últimos GP, Estados Unidos y Méjico donde pilota el BT20), ambos con motor V8 Repco, de origen australiano y curiosamente también un motor procedente del ensamblaje de varias marcas, Daimier y Oldmobile, entre otras. En la actualidad Repco sobrevive como reconocida marca de ingeniería y repuestos australiana.


Jack Brabham continuó pilotando sus propios monoplazas hasta 1970, temporada en la que, a pesar de tener a mano el Campeonato (acabó 5º en pilotos y 4º en constructores), sufrió las presiones familiares para volver a su natal Australia incidieendo definitivamente en su retiro, finalmente en 1972 el equipo fue comprado por un tal Bernie Ecclestone, les suena el nombre, ¿verdad?

 

brabham_clark_and_hulme_at_1966_dutch_grand_prix_2.jpgJack Brabham (Brabham BT19) lidera a Clark (Lotus 33) y Hulme (Brabham BT20)

 

Bruce McLaren: Excelencia y perfección
Para Bruce McLaren, estudiante de ingeniería, piloto de subidas de montaña en su Nueva Zelanda natal y siempre animado por su padre mecánico (Les), tuvo un inicio como constructor nada sencillo. El joven ingeniero recala en Inglaterra de la mano de Jack Brabham y un proyecto local neozelandés de jóvenes pilotos, uniéndose de esta forma a la escudería Cooper. Siendo un desconocido empieza a correr en carreras de F2, disputando  el campeonato de la época con pilotos de la talla de Moss, Hill o su fiel amigo Ken Tyrrell; su debut en F1 pilotando con un F2 (permitido en aquella época) en el gran Nürburgring dejó atónita a la F1 (salió 12º y acabó 5º). Tras brillantes resultados, subcampeón en 1960, 3º en 1962, siempre con Cooper, sufre 4 años de altibajos hasta que debuta, con el apoyo de Teddy Mayer, con su propio coche y equipo en 1966 en Mónaco a los mandos del M2B. Dos años de intensos intercambios de hasta 5 motores no aportan los resultados esperados.

De fuerte carácter perfeccionista y en busca siempre de la excelencia, Bruce McLaren no alcanza la estabilidad hasta 1968, cuando gana su primera carrera como constructor y piloto en Spa con el M7A, alcanzando el 5º puesto en Constructores para terminar 3º en la temporada siguiente (1969) sin victorias. La clave es el motor anglo-americano Cosworth V8, que para la fecha se había convertido en la base absoluta y estable de los ensambladores, por entonces Colin Chapman, con Lotus, demuestra estar un paso por delante en los conceptos más revolucionarios del momento, dedicándose a evolucionar más suspensiones y chasis, a la vez que ya tiene un ojo puesto en los alerones... pero esto ya es otra historia, una gran historia.


Volviendo a McLaren, su impulso y desafío no sólo albergó la F1, su éxito como constructor quedó muy patente en las series de escasa restricción motorista Can Am; desde finales de los 60 fue un dominador casi absoluto y le dio gran fama a dichas carreras, sin embargo, cuando se encuentra probablemente en su mejor momento, el joven Bruce McLaren fallece con tan sólo 32 años en unas pruebas en el Circuito de Goodwood, a los mandos de su M8D. El mundo del motor queda absolutamente afligido, se ha ido uno de sus mejores competidores; su esposa Patty y Teddy Mayer continuaron su legado hasta que Ron Dennis, curiosamente, antiguo mecánico de Jack Brabham, se hizo con el equipo a comienzos de los 80 para convertirlo en referencia durante las últimas décadas recientes.

 

phil_with_bruce_mclaren_and_denny_hulme.jpgDenny Hulme y Bruce McLaren

 

Otras curiosas aventuras
Estos dos grandes constructores y pilotos no fueron los únicos en tan gallarda aventura, la historia de la F1 está llena de curiosos y desafiantes proyectos; en este sentido contemplamos hasta 10 pilotos más que pilotaron sus propios monoplazas con su mismo apellido: Así Chris Amon sólo disputó un GP en el 74, con suspensiones de  titanio pero difícil de pilotar. Bill Aston corrió en 2 GP con un chasis inspirado en Cooper y motor Butterworth.

Los hermanos Emerson y Wilson Fittipaldi lanzaron, desde su Sâo Paulo natal, el proyecto Copersucar (exportadora azucarera brasileña), Wilson preparó el proyecto desde el 73 pilotando en el 75 y Emerson se unió en el 76 hasta 1980, destacando 44 puntos en 104 GP.

 

copersucar-f5a-10.jpgEmerson Fittipaldi a los mandos de Fittipaldi F5A

 

Graham Hill, doble Campeón del Mundo en el 62 y 68, fundó su propio equipo Hill en 1973, basándose en el chasis Lola evolucionaron hasta el GH1 en 1975, intentándose clasificar para Mónaco, sin éxito. Tras desarrollar el GH2 para la siguiente temporada al volver en Noviembre de ese mismo año de unos entrenamientos en Paul Ricard hacia Inglaterra, Graham Hill, que pilotaba su propio avión, junto al prometedor Tony Brise y 5 miembros más del equipo, fallecieron al estrellarse al norte de Londres.


Arturio Merzario, el cowboy de la F1, tras disputar 54 GP con Ferrari, Williams, March y Wolf decidió crear su propio equipo en 1977, mostrándose inefectivos sus chasis y tras 10 GP abandonó la F1 para centrarse en la F2 y F3000 continuando su propio equipo.

 

El mejicano Héctor Rebaque, considerado por muchos el último gran amateur de la F1, tras un breve y errático debut en Hesketh en el 77, fundó al año siguiente, junto a su millonario padre, su propio equipo usando los Lotus 78 y 79 por dos temporadas en las que alcanzó sólo un punto; al final de la misma debutó con su Rebaque HR100 diseñado por Geoff Ferris y el asesoramiento del mismísimo John Barnard, abandonando el proyecto tras una oferta de Brabham con los que corrió dos decentes temporadas más.

 

hr-cdn79.jpgHéctor Rebaque a los mandos de un Rebaque Cosworth HR100 en Canadá 79

 

El Campeón del 64 con Ferrari, John Surtees, también Campeón en motociclismo con MV Augusta, fundó su propio equipo en 1966, desarrollando su primer chasis basado en un F5000 y diseñado por el mismo, el TS79; corrió en su propio coche en 20 GP en sus dos primeros años, continuando con su equipo hasta 1978; desilusionado, abandonó su proyecto tras 118 GP, 54 puntos y 3 vueltas rápidas.

 

Curiosamente David Brabham, hijo del gran Jack, pilotó un Brabham BT59 en la temporada 90 con más pena que gloria, curiosamente los motores Judd que llevaba  fueron impulsados por una compañía que también fundó su padre, Engine Developments.


El americano Dan Gurney, con 4 victorias en F1, una de ellas, la última, que consiguió en su propio monoplaza T1G, siempre tuvo ambiciones en F1, aparte de sus proyectos en Indy con All American Racers. Tras 55 GP (Ferrari, BRM, Porsche y Brabham) afianza su proyecto en Inglaterra por 3 años, disputando 27 GP con su propio coche y equipo, bautizado Eagle, teniendo que abandonar por problemas financieros en 1968.


En este mismo sentido y sin entrar en muchos detalles George Abecassis pilotó 2 GP su monoplaza HWM que fundó junto a John Heath en 1948. Leslie Johnson pilotó un ERA en 1950, equipo que compró a sus fundadores originales. Brian Naylor pilotó sus propios JBW que fundó junto a su jefe de mecánicos Fred Wilkinson. El sudafricano Doug Serrurier  pilotó sus LDS en 2 ocasiones. Paul Emery pilotó una vez su Emeryson en 1956. David Purley pilotó sus LEC en 3 ocasiones hasta un fuerte accidente en entrenos privados. También fueron pilotos y constructores Silvio Moser y su Bellasi. Peter de Klerk y su Alfa Special. Lance Reventlow y su Scarab o John Nicholson y su Lyncar.

 

surtees_brands_hatch_70_surtees.jpgJohn Surtees a los mandos de un Surtees TS7 Cosworth en Brands Hatch 1970

Corazones de piloto
A todos los anteriores se les unen, con no menos esfuerzo, otros cuantos pilotos de F1 que retrasaron su iniciativa constructora hasta colgar su casco y no pilotaron en F1 en sus propios coches: Jackie Oliver (50 GP) y Arrows, Alan Rees (1 GP) cofundó March y Arrows, Jackie Stewart (3 Campeonatos del Mundo), Guy Ligier(12 GP), Gérard Larrousse (1 GP), Alain Prost (4 Campeonatos del Mundo), Kenneth McAlpine (7 GP) fundó Commaught,  Aguri Suzuki(63 GP) fundó Super Aguri y Roger Penske(2 GP) que fundó Penske.


No nos olvidamos del gran jefe de la F1, Bernie Ecclestone, que adquirió el equipo Brabham, también fue piloto de F1, disputó un GP con Connaught B, aunque no llegó a salir, fue en Gran Bretaña en el 58.

 

Cabe decir que prácticamente casi todos los fundadores-constructores de equipos de F1 han tenido alguna relación con el volante como pilotos de otras categorías y algunos incluso en F2, F3, Le Mans, etc. destacando en este sentido: Enzo Coloni (F2 y F3), Giancarlo Minardi, (rally y circuito), Eddie Jordan (F3 y Le Mans), Willy Kauhsen (Le Mans), Matsuhisa Kojima (moto cross), Peter Sauber (montaña), incluso Enzo Ferrari fue piloto en la Targa Florio en los años 20.


Uno de los más revolucionarios ingenieros y constructores que ha tenido la F1, el carismático Colin Chapman, también fue una vez piloto de F1 en 1956 con Vanwall (del que era director técnico) por 1 GP en el que no salió, el tiempo demostró que se le daba mejor diseñar y dirigir su equipo; 7 años después de aquel frustrado intento Jim Clark era Campeón del Mundo con un Lotus, una gran pareja y una gran historia.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top