Artículos LaF1.es

¿Nuevos equipos, nuevas esperanzas?

¿Qué pueden aportar los equipos que no estén ya en la Fórmula 1?

AmpliarHaas F1 Team llegará a la parrilla el próximo año - LaF1Haas F1 Team llegará a la parrilla el próximo año

La semana pasada se cumplieron 20 años desde la última vez que un Gran Premio de Fórmula 1 tuvo lo que hoy conocemos como una 'parrilla completa', o lo que es lo mismo, 26 coches inscritos -la FIA contempla la posibilidad de 13 equipos inscritos en el Campeonato como máximo reglamentario-.  

En realidad, el Gran Premio de Mónaco de 1995 contó con 26 inscritos pero no todos ellos llegaron a tomar la salida así que habría que ir un poco antes para ver la última salida 'llena'. Desde entonces, hemos tenido etapas de 24, 22, 20 y hasta 18 coches en momentos puntuales -olvidándonos del Gran Premio de Estados Unidos de 2005-.

De entre los que estaban presentes ese día en Montecarlo, sólo siguen Ferrari, McLaren, Williams y Sauber. Matizando, podemos decir que Mercedes, Lotus, Jordan y Toro Rosso también estaban. Aunque en estos últimos casos, los equipos sufrieron cambios de identidad que no vienen al caso. Lo que sí cuenta es que en los últimos 20 años hemos pasado a tener tres equipos menos, en términos globales.

Tres equipos siguen intactos desde 1995, uno de ellos cambió de nombre durante unos años para luego volver a sus orígenes y cuatro siguen en la Fórmula 1 aunque con una identidad distinta. Los otros dos son nuevos y mejor no nos ponemos a contar los desaparecidos a lo largo de este periodo -Simtek, Pacific, Forti, Lola, Prost, Arrows, Super Aguri, Honda, Toyota, HRT y Caterham-.

Analizar los motivos de estos cambios podría traer su propia serie de artículos y hasta una enciclopedia entera y nos iríamos demasiado por las ramas. Como se suele decir: es lo que hay. Diez equipos en la categoría reina con varios de ellos en la cuerda floja por motivos económicos y uno más esperado para la temporada 2016. Adicionalmente, la FIA ha abierto la puerta para que algún otro equipo pudiera entrar el año que viene, aunque seguramente sea más realista esperar algo para 2017.

En el mejor de los casos, estaríamos con 12 equipos y 24 coches en pista. Los 26 siguen siendo una quimera. Pero más allá de los números, ¿qué pueden aportar equipos que no estén ya en la Fórmula 1? ¿Vale la pena esperar con ganas su llegada al Gran Circo, viendo el éxito de los tres últimos que tuvieron el valor de intentarlo? La estadística dice que no. Hace demasiado que no hay un equipo de nueva creación que funciona bien. Marussia no puntuó hasta su tercer año, Super Aguri y BAR se pasaron un año en blanco y Toyota se sacó dos puntos en sus tres primeras carreras pero luego tardó trece meses en volver a puntuar. Esa es la realidad de los equipos que empiezan desde cero.

 

AQUÍ HEMOS VENIDO A SUFRIR

Para Haas F1 Team, que llega el año que viene a la Fórmula 1 con el apoyo de Ferrari, sumar tres puntos o más en su primera temporada les situaría como el equipo de nueva creación de más éxito desde Stewart Grand Prix -aunque el segundo puesto en Mónaco '97 fue un poco por carambola-. Aún así, parece que el objetivo que se marcan los estadounidenses es llegar a los puntos. Lógico, quieren empezar de forma más sólida que los tres últimos proyectos de 2010.

Y los demás, ¿qué? Evidentemente, es difícil hablar de un proyecto que aún no existe y por ello es complejo evaluar las posibilidades de un nuevo equipo Renault, Audi o ART, en caso que fuera uno -o varios- de estos tres, el que acabara entrando en la Fórmula 1 en un futuro próximo. Sí está claro que en dos de estos tres casos, no se entraría para ser un figurante. Renault ha estado en la Fórmula 1 y ha ganado títulos y no vendría a hacer el tonto. Audi, por su parte, no querría arriesgar su reputación con un proyecto poco competitivo.

Puede que en este sentido, ART fuera quien peor lo tendría. Con motores Honda -hoy en día los menos competitivos del mundial- y sin gente con nivel técnico para ganar, su entrada podría parecerse alarmantemente a la de Super Aguri en su momento. ¿Sobre Audi y Renault? Sus capacidades técnicas les situarían en buena poisición para evolucionar a un buen ritmo pero como ya se ha visto con los motores Honda, todo lleva su tiempo, sobre todo cuando hay un propulsor nuevo de por medio -sería el caso de la marca alemana-.

El caso de McLaren-Honda en 2015 nos enseña algo muy valioso; ni siquiera un equipo con experiencia y personal ganador puede saltarse los pasos necesarios para estar al nivel suficiente como para puntuar con regularidad. Si McLaren no pudo, ¿qué nos dice que Haas o un hipotético equipo oficial de Audi pudieran hacerlo? La Fórmula 1 de hoy en día es compleja. Muy compleja. Enormemente compleja. Salir de ella tres o cuatro años e intentar volver luego es un desafío técnico enorme y pocos conseguirían ser rápidos desde el principio. Aún peor si el equipo es nuevo.

 

ESPERANZA Y DESESPERANZA

Por ello, la conclusión es clara: no se puede esperar demasiado de equipos nuevos durante, por lo menos, su primera temporada. Puede que puntos, puede que ni eso o si se da el caso de que haya una carrera caótica, algo más. Pero que un equipo de nueva creación llegue y termine entre los seis primeros debería ser muy complicado. La clave está en aprender durante ese difícil primer año mientras uno se prepara para afrontar el segundo con las máximas garantías dentro de lo que se puede tener en la Fórmula 1.

Además, para acabar de liar el asunto, en 2017 hay cambio de normativas. Un equipo que entre en 2016 puede encontrarse con un primer año que no sirva prácticamente para nada. Ventaja: si el coche no funciona, hay suficientes cambios como para recuperar el ritmo. Desventaja: mucho trabajo puede servir para poco... Cualquier novato debe pasarlo mal. Es casi como un rito de iniciación en cualquier lugar, especialmente en el deporte. Sobre todo cuando para ganar hay que tener un profundo conocimiento de la disciplina.

Claro que cada equipo es un caso individual y Haas llega con el apoyo de una Ferrari revivida, con un chasis desarrollado por Dallara y el dinero para pagarles -algo que no tuvo HRT- y una buena cantidad de dinero y saber hacer en el mundo de las carreras. También será el primer equipo de la NASCAR que da el salto hacia la Fórmula 1, lo que le da un 'background' completamente distinto a cualquier otro equipo que haya competido en la máxima categoría hasta ahora.

La llegada de un equipo a la Fórmula 1 siempre es una gran noticia. Algunos reciben más apoyo, otros menos. Unos se quedan y otros no. Pero desde el momento en el que se anuncia su llegada hasta que empiezan a verse sus resultados, hay un denominador común en todas estas estructuras que se extiende a lo largo de los seguidores de todo el mundo y de los trabajadores de estas nuevas entidades; la esperanza. Una esperanza de obtener resultados, de hacer algo grande. Porque ya se sabe. Año nuevo, vida nueva. Equipo nuevo, esperanza nueva.

Si te interesa esta noticia
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top