La normalidad está de vuelta

Los Pulgares de LaF1.es: Gran Premio de Japón 2015

Una ocasión perdida, un disgusto japonés, un fallo que vale puntos y pinchazos por doquier

AmpliarLewis Hamilton en Japón - LaF1Lewis Hamilton en Japón

Después de un fin de semana en Singapur repleto de sorpresas, la principal de las cuales fue el inesperado y misterioso tropiezo de Mercedes, la Fórmula 1 volvió a la normalidad en Suzuka. Cada equipo ocupó su sitio. Hecho que nos dejó un GP de Japón descafeinado, sobre todo en la lucha por la victoria, que se acabó a las dos curvas. Las estrategias primaron por encima de las batallas en la pista, limitando la poca acción que hubo a la parte de atrás de la parrilla.

 

VÍCTOR SERRANO, Coordinador:

HAMILTON. Una victoria más en su haber, la octava del año y no una cualquiera. Además de colocarle con 48 puntos de ventaja, con ella iguala a la leyenda, a su referente: Senna. Tardó una carrera más de lo que se esperaba, pero volvió a arrasar como suele. Se acaban los calificativos. Denle ya su corona. LOTUS. 10 puntos entre dos pilotos de un mismo equipo pueden parecer pocos, pero para ellos significaron su segunda mejor actuación de 2015. Beneficiados por errores ajenos, alargaron su segunda parada y puntuaron sin meterse en problemas. Un bálsamo mientras esperan a Renault. VERSTAPPEN. Comenzó su debut en la F1 algo irregular, pero en las últimas citas está mostrando una regularidad notable, y un sentido del espectáculo y una agresividad para adelantar que tiene asombrado a todos. Remontó ocho puestos, aunque Sainz tendría que haber acabado delante de él.

 

VÍCTOR BOLEA, Coordinador:

HAMILTON. Después del abandono en el Gran Premio de Singapur, el piloto de Mercedes se pudo rehacer con una victoria e igualó a Ayrton Senna con 41 triunfos. Un paso más para igualarlo también en número de campeonatos y coronarse tricampeón del mundo de Fórmula 1. HÜLKENBERG. Las últimas actuaciones del piloto de Force India lo dejaban en muy mal lugar respecto a su compañero de equipo, pero en Japón pudo llegar hasta la sexta posición. Sin embargo, no fue suficiente para superar a Pérez en la clasificación general. LOTUS. Las buenas noticias parecen que llegan de golpe en la escudería de Enstone. Los dos pilotos lograron puntuar en la misma carrera, algo que solo había ocurrido en el Gran Premio de Canadá. Además, el preacuerdo con Renault ayuda a que solucionen sus problemas fiscales.

 

VÍCTOR SERRANO, Coordinador:

ROSBERG. Tras recortar 12 puntos en Marina Bay, Nico se marcó un objetivo para seguir acercándose al líder: ganar. El sábado apuntó a ello, pero el domingo se esfumó antes de que pudiera darse cuenta. Salió mal y perdió una lucha limpia con Hamilton. Otra ocasión perdida que muestra que no está a la altura.
 
McLAREN. Querían que sus fans nipones tuvieran algo que celebrar con ellos. Pues más que aplausos hubo lágrimas. Su nulo rendimiento quedó patente una vez más, pero con una novedad: hizo estallar a Alonso. Se defendió al máximo con su talento, pero nada puede contrarrestar la falta de prestaciones de su coche.
 
MASSA. Partía enfrascado en la presumible batalla por el podio entre Ferrari y Williams, pero tiró sus opciones por la borda en la salida. Intentó impedir el paso a Ricciardo como no debía e hizo que ambos empezaran la carrera con un pinchazo. Al contrario que en Singapur, se va de Japón con la culpa.

 

VÍCTOR BOLEA, Coordinador:

 
SAINZ. Era un fin de semana que prometía mucho para los de Toro Rosso, pero los errores del piloto madrileño le condenaron y apenas pudo sumar un punto, mientras que su compañero Max Verstappen volvió a demostrar ciertas dosis de liderazgo dentro del equipo de Faenza. ALONSO. No se le puede reprochar nada en cuanto a su rendimiento en pista. De hecho, tanto en clasificación como en carrera, ha hecho su mejor actuación. Sin embargo, su reacción en caliente por radio y tras la carrera ante la prensa no lo ha dejado en muy buen lugar. HONDA. Los comentarios de Alonso no quitan que Honda sigue su propia travesía por el desierto y volvieron a dejar en evidencia las carencias de su motor en su propia casa. Los japoneses deben dar un giro de 360º para llegar a ser competitivos, no en 2016, sino ya en 2017.
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top