Hamilton vence magistralmente un GP difícil de olvidar

Los pulgares de LaF1.es: Baréin

Maldonado fue el villano del espectáculo con su evitable accidente con Gutiérrez

AmpliarLos pulgares de LaF1.es: BaréinEl equipo Mercedes celebra los dos primeros puestos del GP de Baréin

Una noche después y con la carrera bien reposada, aún nos suben las pulsaciones recordando la gran obra que vimos en el teatro nocturno de Baréin. Después de tanto tiempo sumidos en la tiranía de Red Bull y en sus monótonas carreras, ayer pudimos gritar más alto que nunca: ¡Viva la Fórmula 1! Un sobresalto tras otro por un adelantamiento imposible, por una lucha en cada curva. Lo que sucedía en el asfalto apenas nos dejaba respirar. Fueron tantos los pilotos que dieron espectáculo que es difícil quedarse solo con un puñado de ellos. Así que mientras piensan su ranking, les dejamos el nuestro:

pulgar_arriba.png

Hamilton. Como si fueran Bustamante y Álex, Hamilton y Rosberg entonaban antes de la carrera aquello de 'somos dos hombres con un mismo destino'. Cambien la chica por la que peleaban en la canción por el triunfo que los de Mercedes se disputaron en Sakhir. El doblete era una obligación y la victoria un desempate en el box plateado. Solo hay que ver la efusividad con la que Nico se fue a por Lewis tras bajarse del coche para caer en lo que hizo el británico. Con ruedas dos segundos más rápidas, parecía que el alemán iba a comerse a su compañero, pero después de varias pasadas y repasadas que hicieron temblar los cimientos el pit wall de los de Brackley, Hamilton sacó su talento de campeón para ser la estrella con más luz.

Sergio Pérez. Llegó a Baréin tapado por la alargada sombra de Hulkenberg, pero ayer dio un paso al frente y no dejó ningún flash para Nico. Como buen latino, la noche le sentó tan bien al mexicano como el circuito de Baréin a su motor Mercedes. Empezaron distanciados, pero pronto ambos Force India fueron de la mano durante la mayor parte de la carrera. Afrontaron juntos su mayor batalla de todas contra las Williams y después de dejarles atrás se retaron a un mano a mano por la única plaza que quedaba en el podio. Checo salió ganando de goleada, sumó su cuarto cajón y de paso saludó a McLaren con el champán en la mano.

Ricciardo. La sonrisa que nunca se le borra del rostro al australiano ayer tenía un brillo especial, y no era para menos. Después de hacer un comienzo brillante en el Mundial del que solo sacó desgracias y sanciones, por fin le llegó su merecida recompensa. Sobreponiéndose de forma magistral a la losa de diez posiciones que le impuso la FIA, Daniel cuajó una actuación sobresaliente. Nada menos que nueve puestos de remontada y dejando a su vecino tetracampeón por detrás. Otra carita sonriente en su currículum y otra bofetada más para aquellos que gastaron tinta y palabras en vaticinar que el Red Bull le iba a venir grande.

pulgar_abajo.png

Ferrari. Como el padre que conoce en la cena de navidad al novio que nunca querría para su hija. Con esa cara se fue Montezemolo antes de que el contador de vueltas llegara a cero. '¡Ay lo que le queda por aguantar a mi niña!', se lamentaría aquel padre, pues lo mismo pensará Luca de sus vástagos rojos. Aunque vinieran avisando del infierno que les esperaba en el desierto, de igual forma hace daño a los ojos ver a una escudería legendaria arrastrándose por el asfalto. Gracias a los kilos de esfuerzo que se dejaron Alonso y Räikkönen no se fueron de vacío, pero en Maranello necesitan pasar por el quirófano de urgencia. Esperemos que lo de ayer se quede en un mal trago porque llevan demasiado tiempo viviendo del pasado.

McLaren. Junto con los coches rojos, los de Woking fueron los mayores derrotados. Al menos en Ferrari sabían que iban a una guerra que no podían ganar, pero los británicos seguros que esperaban marcharse de Sahkir con algo más que dos míseros roscos. Fueron la única mancha de la estrella de Mercedes. Sendos problemas con el embrague tuvieron la culpa de que ambos McLaren fueran los únicos que no salieron a bailar en la fiesta de los motorizados alemanes. Magnussen ya arruinó su carrera cuando el imán del F14-T de Räikkönen volvió a hacer efecto, pero lo de Button fue más duro porque terminó bajándose en su garaje después de creer que podía luchar por el podio tras el Safety Car. Dos pasos atrás de los que escuecen.

Maldonado. Joker, Lex Luthor, Duende Verde, Loki…  y Maldonado. Como en toda buena película siempre hay un villano y ayer en la de Baréin ese fue el venezolano. Si nos dieran la posibilidad de cortar una escena en el montaje de la cinta para que tuviera un resultado perfecto arrancaríamos la metedura de pata de Pastor. No sabemos si se le quedaron dormidos los pies o las manos pero su terrible choque con Gutiérrez era del todo evitable. Una cruz más en su expediente que acumula ya tanta suciedad que no deja ver su talento. No contento con eso, negando su culpa ante los micrófonos quedó como un futbolista al que las cámaras le pillan pisando la cabeza de un rival y luego no lo reconoce. Un tiempo al correccional.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de LFP
Que alguien explique por que a ricciardo le dieron 10 puestos y no hizo nada y a pastor solo 5
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top