Gentlemen, start your engines: llegan las 500 millas de Daytona

La Gran Carrera Americana

La temporada 2014 de la NASCAR arranca motores esta tarde con una de las carreras más históricas del panorama mundial

AmpliarLa Gran Carrera AmericanaLa Gran Carrera Americana

Después de un largo descanso de tres meses, cualquier aficionado a la NASCAR, está deseando que co-mience de nuevo el espectáculo automovilístico más importante.

Estoy refiriéndome a la famosa Daytona 500, las 500 Millas de Daytona, también conocida como La Gran Carrera Americana. Es la más esperada por ser la primera en el calendario y, desde luego, de más audiencia televisiva, pero quizás sea mejor explicar brevemente la historia de este campeonato.

Sus orígenes nos trasladan a la Ley Seca (1920-1933) en Estados Unidos, cuando los traficantes contrataban conductores  rápidos y hábiles para evadir a la policía y así poder distribuir el alcohol ilegal a sus clientes. Dichos pilotos eran conocidos como "moonshiners" o "moonshine runners", ya que solían realizar esos 'trabajillos' durante la noche.

Una vez derogada la Ley Seca, muchos pilotos comenzaron a competir en carreras esporádicas por un dinero que no siempre se les pagaba por los abusos de algunos promotores que no cumplían con lo pactado.

Uno de esos competidores, que también llegó a promocionar alguna carrera, fue William France,  conocido por Bill France, un mecánico proveniente de Washington que se establecería en Daytona Beach.

France vió la necesidad de adaptar un reglamento y unas normas para dichas carreras y así, el 21 de Febrero de 1948, fundaría junto con otros 35 organizadores la NASCAR, cuyas siglas significan National Associa-tion for Stock Car Auto Racing.

El nombre fue propuesto por Louis Jerome "Red" Vogt, mecánico de uno de los primeros propietarios de equipo del nuevo campeonato, Raymond Park. Bill France sería el Presidente y co-fundador con Ed Otto, el cual sería nombrado vice-presidente.

El gran sueño de France fue la construcción de la pista de la carrera que nos ocupa, Daytona International Speedway, en una parcela pantanosa a 4 millas de la playa. Prácticamente se arruinaría para su construc-ción, pidiendo incluso una segunda hipoteca sobre su casa. Pocos auguraban nada bueno en todo ello.

En 1959 se celebrarían las primeras 500 millas, aunque no se llamarían Daytona 500 hasta 1961. A pesar de críticas previas, los asistentes al circuito estaban gratamente sorprendidos. Los espectadores podían ver cada parte del circuito de 2,5 millas y desde cualquier asiento de la tribuna.

Nunca se habían visto las velocidades ni una competencia tan feroz como en aquella carrera. Después de 500 millas de carrera, no se sabía si el vencedor había sido Lee Petty en su Oldsmobile o el Ford de Johnny Beauchamp. Se necesitarían 61 horas analizando la foto-finish para darle finalmente la victoria a Petty por una diferencia de 60 centímetros.

Hoy en día Daytona  es una de las pistas donde es obligatorio el Restrictor Plate, impuesto por NASCAR en 1987 tras un grave accidente de Bobby Allison en Talladega, donde también es obligatorio para evitar así velocidades excesivas.

Una de las curiosidades de la Daytona 500 y la NASCAR en general, es que cualquier piloto puede ser el vencedor. Es el caso de Kevin Harvick que en 2007 partía desde la posición 34 y se llevaría el trofeo Harley J. Earl, llamado así en honor al famoso diseñador de General Motors, amigo de Bill France y al cual ayudó en la construcción del circuito de Daytona.

Sin embargo, esta pista será recordada por todos por la trágica muerte del siete veces campeón Dale Earnhardt, el 18 de Febrero de 2001. Una muerte que ha ayudado,  no obstante, a valorar más la seguridad en los circuitos. Sólo así puede entenderse que raras veces haya pilotos heridos en los famosos Big One, como son denominados los accidentes donde se ven involucrados siete o más coches.

De lo que no cabe duda es que la Gran Carrera Americana está llena de emoción, peligro e incluso victorias inesperadas, pero que cada año es celebrada con gran entusiasmo por todos los equipos, pilotos y aficionados. Esperemos que este domingo se pueda disfrutar de nuevo de un gran espectáculo en las 500 Millas de Daytona, y recuerden: "Gentlemen, start your engines".

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top