Artículos LaF1.es

La espada y el corazón, dos formas diferentes de buscar la gloria

Alonso pertenece a la escuela de la espada y Vettel, a la del corazón, ambas son válidas

AmpliarAlonso y Vettel, dos grandes campeones, dos formas distintas de ganar - LaF1Alonso y Vettel, dos grandes campeones, dos formas distintas de ganar

A lo largo de los años, hemos visto todo tipo de pilotos en la Fórmula 1. Algunos más buenos, otros no tanto. Los hay que saben inspirar mientras que otros tienen menos carisma. Otros se centran en la política y la hábil gestión de los recursos humanos, destacando por encima de los que se centran en pilotar y apenas aparecen incluso en actos promocionales. Las distintas personalidades dan 'vidilla' al mundo de la categoría reina. Pero no todo funciona igual de bien en todos los lugares.

Evidentemente, los equipos de Fórmula 1 están formados por personas y como tal, cada estructura tiene un estilo, una 'personalidad'. No es lo mismo trabajar para Ferrari que hacerlo para McLaren o para Red Bull. Cada uno de estos tres equipos tiene una forma de entender las carreras y el trabajo en general. La forma en la que se espera que un piloto se comporte en un sitio no se va a parecer a la de los otros dos. Por lo tanto, es importante que un campeón sepa adaptarse a las necesidades de su ambiente para poder sacar el máximo partido de su situación.

Sergio Marchionne encendió una peligrosa mecha esta semana cuando afirmó que Sebastian Vettel es más ferrarista en un año de lo que Fernando Alonso lo fue en cinco. Y lo más peliagudo del asunto es que en el sentido que lo dijo, muy probablemente sea cierto. Y es que más allá de que un piloto u otro pueda sentir los colores -eso es muy difícil de juzgar desde fuera-, Vettel ha sabido jugar la carta de la imagen pública mucho mejor que Alonso. No tiene ningún sentido defender lo indefendible. Ahí es donde entran en juego el corazón y la espada, las dos maneras de entender las carreras que hemos visto estos últimos años.

Alonso pertenece a la segunda escuela, la de la espada -aunque en su caso la llamaremos katana, ¿no?-. El piloto asturiano ha demostrado a lo largo de los años creer en la reflexión del guerrero. Cuando está en pista, lucha como el que más. Cuando no lo está, se sienta en su rincón y afila pacientemente el filo de su espada. Paso a paso y con un sonido cada vez más musical. Esto da como resultado a un guerrero siempre listo para la lucha que se convierte en la espada más afilada imaginable. Si esa espada cae en las manos -equipo- adecuadas, es imparable. Así sería si Alonso estuviera en Mercedes... aunque Lewis Hamilton ha destacado por ser otro piloto espada.

galeria-brasil-domingo-laf1_11_0.jpg

Es innegable que es una estrategia noble, de superación personal e incluso un tanto filosófica. Podemos imaginarnos a un Alonso o a un Hamilton meditando -en sus propios estilos, claro- mientras se preparan para realizar actuaciones memorables. Pero todo eso tiene un precio. Cuando un guerrero se centra en su espada y en conseguir que sea lo más afilada posible, se olvida de otra cosa muy importante como es la estrategia. Una espada afilada puede ganar batallas pero una estrategia y una mente afilada pueden ganar guerras. La Fórmula 1 está llena de estos casos.

Alain Prost usando su intelecto para lograr cuatro títulos frente a los tres de Ayrton Senna y su exuberante esgrima. Niki Lauda y su frialdad que le convierte en tricampeón mientras James Hunt sólo se lleva una corona a pesar de disfrutar del fragor de la batalla. Y en años más recientes, un Michael Schumacher que lleva el trabajo fuera de la pista hasta niveles obsesivos con el objetivo de ganar siempre, obteniendo siete campeonatos mientras otros como Alonso se conforman con 'sólo' dos títulos. Son estilos que se han encontrado siempre en la Fórmula 1, con una tendencia hacia los mayores éxitos del más cerebral y una mayor popularidad del más agresivo.

Ahí es donde volvemos a la comparación entre Alonso y Vettel. Fernando y Sebastian. Pasado y presente de la Scuderia Ferrari. El primero llegó a Maranello con su propio enfoque, con mucha fe en el equipo italiano y esperando que supieran blandirle como la afiladísima espada que es. De hecho y con las dificultades por las que pasó en Ferrari, Alonso llegó a brillar como nunca antes y si su espada ya era considerada como la más afilada del 'Gran Circo' antes de vestirse de rojo, después puede que lo sea aún más. Pero ahí está el problema. No está en ningún otro lugar.

Alonso llegó a Ferrari delegando la responsabilidad de blandirle a los chicos de Ferrari. Él se encargaría de afilarse cada día, de dar lo mejor en pista, de salir cada domingo como si fuera su última carrera. Mientras tanto, en Ferrari deberían hacer su trabajo para que él pudiera estar más y más cómodo. No es una postura de 'divo' como algunos podrían pensar. Simplemente es en lo que cree un Alonso que trabajó y ganó así en Renault y que replicó el sistema en McLaren en 2007. El asturiano llegó a Ferrari sin conocer otra forma de trabajo. Otro estilo le era desconocido y extraño por su personalidad.

schumacher-ferrari-laf1.jpg

Vettel por su parte es algo más frío -como buen germánico- y parece haber sido capaz de ver la situación con un poco más de distancia. Aunque es pronto para juzgar las cosas y fuera mejor esperar algunos años, empiezan a haber señales de un enfoque distinto al de Alonso... y más parecido al de Schumacher. Es el enfoque del corazón. Es evidente que Vettel y Schumacher son también grandes espadas. Tienen filos fantásticos y si se centraran solo en afilarse, cortarían tanto como la mejor katana asturiana -qué raro suena, dicho así-. Pero de poco sirve una buena arma si la mano que la blande es inexperta.

La espada debe ser buena pero la mano debe sostenerla de forma firme, la muñeca debe ser flexible, el brazo debe ser rápido, el hombro debe ser fuerte... y el corazón debe latir con tanta fuerza que todo el cuerpo esté templado para luchar. Schumacher se dio cuenta de ello en su día y se centró en el trabajo que partía desde el corazón de la Scuderia. Aprendió italiano hasta tener un nivel prácticamente impecable, se relacionó tanto con aquel personal más cercano a él -ingenieros, jefes de equipo y directores técnicos- como con los mecánicos, a menudo los grandes olvidados de los equipos.

Eso le permitió a Schumacher contar con el apoyo de todo el equipo, no solo como piloto sino como ser humano. La Scuderia Ferrari no admiraba solo al Kaiser sino también a Michael, el muchacho que iba con su Ferrari a comprar pizzas para los mecánicos mientras estos trabajaban incansables en Fiorano. Alonso era admirado como piloto y estaba claro que gozaba de la simpatía de muchos mecánicos, pero nunca realizó ese esfuerzo extra por ganarse a la totalidad del equipo. Un esfuerzo inútil, pensarían muchos, por no traer beneficios prácticos.

Pero la Fórmula 1 -así como el automovilismo en general- es un mundo donde hasta los detalles más pequeños cuentan. Un buen ambiente y el estado mental que ello conlleva pueden marcar la diferencia entre un buen año y un mal año. Un corazón que late con energía puede reforzar todas y cada una de las áreas. Más allá de tener al personal adecuado, de tener un buen coche o de que los rivales no salgan con algo inesperado, un buen ambiente optimiza los resultados. ¿Quién nos dice que con un buen ambiente no se habrían logrado esos puntos de más que habrían valido para ganar en 2010 y 2012?

vettel-monaco-laf1es.jpg

Vettel ha tenido suerte. Su mentor fue el máximo exponente de esta mentalidad y su predecesor en Ferrari se fue con el rabo entre las piernas y sin ningún título tras cinco años después de haber seguido un camino totalmente opuesto. Para ganar en cualquier lugar, se necesita a un piloto adaptable que sepa sacar el máximo provecho del entorno en el que se encuentra y sin entrar en detalles que se han visto a lo largo del año, Vettel se ha dedicado tanto a competir como a intentar ganarse los corazones de los aficionados y miembros del equipo Ferrari.

Puede que haya tenido suerte al tener un primer año en el que no se iba a luchar por el título -al contrario que Alonso en 2010- y ha podido dedicar más energía a construir una base emocional. Al fin y al cabo, en los momentos culminantes no hay tanta diferencia entre las espadas y los corazones. Ambos tienen vida propia y ambos buscan la gloria. La clave está en esos momentos de reflexión, de paz y tranquilidad. Mientras uno cierra los ojos y afila la hoja con paciencia, el otro los abre más que nunca y aprovecha ese tiempo para influir en el ambiente del equipo de forma positiva.

No hay una forma mejor que otra, son distintos estilos de batalla. Pero lo que está claro es que cuando alguien afirma que Vettel es más ferrarista en un año que Alonso en cinco, lo hace porque el alemán ha dedicado más tiempo y esfuerzo en que ese sentimiento sea patente. Algunos le acusarán de actitud populista pero si lo que se busca para ganar es generar primero un ambiente positivo, está haciendo el trabajo correcto. Y mientras tanto, el español está en McLaren, donde los pilotos 'espada' han funcionado bien tan a menudo. ¿Qué hay de malo en ello?

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
70 comentarios
Imagen de Diablo
Schumacher/Vettel....de qué tipo de “corazónes” se trata!?!?!...de aquél que no dudó en pegarle a Hill, a Villeneuve, o estacionar el auto en pleno circuito!?!?!?....o de aquel otro que difamaba públicamente a su compañero de equipo tratándolo de loco cuando la cagada la hizo él mismo, o llamando estúpido a un pobre piloto de equipo "C"!?!?!?... o se trata de ese “corazón” puesto en aquellos gritos por radio exigiendo a charlie que le sacara los autos de delante, o acusando a su adversario por las mismas irregularidades en pista que él cometía y abusaba!?!?!...Qué “corazón” ha puesto vettel en su auto y equipo durante 2014 cuando llamó mierda a todo lo que no podía hacer funcionar (chasis, cubiertas, motor, etc)!?!?!?!?!?!?....Encuentro un error de apreciación respecto a esta muy subjetiva comparación, entonces doy mi punto de vista también subjetivo por derecho; entiendo que “la espada” se blande siempre, en las buenas y en las malas....sin embargo el “corazoncito” se muestra solo en las buenas, pues en las malas aparecen las "cardiopatías"....Saludos.
Imagen de PITXITO10
ALEX: Te recomiendo el artículo de Carlos Barazal que ha aportado mi compañero NIKI_PROST............................................................................................................................ http://carlosbarazal.com/?p=5617................ ""Debe ser cosa del fanatismo, de la doctrina y del desahogo. También del atrevimiento. E incluso, puede, que del exceso de alcohol y de adulación por parte de los papanatas y pesebreros. Un advenedizo repartiendo carnets de ferrarista. ¿Quién? Se repite uno. ¿Quién es ese individuo que no tiene peros en criticar a alguien que ya no está en su equipo y que es parte de la historia de la marca? ¿Quién es ese impresentable que quiere imitar a Todt y va a todos los sitios en jersey? ¿Quién es Sergio Marchionne? Pues un individuo que ha pasado por muchas empresas, siempre en puestos de relevancia. Su primer contacto con algo que oliera a Ferrari lo tuvo en 2003. Se convirtió en Consejero Delegado de FIAT. De ahí a 2009 también lo hizo de Chrysler cuando el grupo italiano se convirtió en el accionista mayoritario de la marca estadounidense. En septiembre de 2014 es nombrado Presidente de Ferrari tras dimitir Montezemolo. Siempre en puestos ejecutivos en la parte de producto. Así que cuando Alonso estaba en su 2ª temporada en F1, Sergio llegaba al Grupo FIAT. Cuando Alonso fichaba por Ferrari, él acababa de ser nombrado CEO de Chrysler. Lo más cerca que ha estado de un circuito es en la sede de FIAT en Turín con su Lingotto en el techo. Eso si llegó a tener su despacho en Turín. Pues Sergio ¿Quién? Al que no se le conoce ningún bagaje deportivo, de Ferrari ni hablamos, es el encargado de repartir los carnets de ferrarista. De dilucidar quién tiene el corazón más ‘rosso’ y quién lo tiene menos. Este diosecillo envenenado por la importancia del cargo, ¡si Enzo levantara la cabeza!, ha tenido a bien decir que: ‘Fernando era menos ferrarista después de cinco años que Seb en su primer día en Maranello’. ¡Ojo! Esto lo dice un tipo, por muy presidente que sea, que lleva un año y medio en Ferrari y al que no se le conoce ninguna relación con el motorsport antes de ese momento. Literalmente. Con dos cojones y un palito. Y se queda tan ancho y desahogado. Tratar así al piloto que salvo de la ignoniminia a la marca que ahora preside estos últimos años, sólo demuestra la catadura moral de Sergio. Un piloto, Alonso, que lo dio todo por Ferrari. Que luchó en todas y cada una de sus carreras. Estuviera en la posición que estuviese. Dando la cara y consiguiendo resultados, en algunas temporadas en una verdadera cafetera, muy por encima siempre de su coche. No sólo eso. El piloto con el que no tiene Sergio ¿Quién? Ningún inconveniente ni pudor en, intentar, tirar por los suelos. Ese piloto se fue siendo un ídolo para los ‘tifossi’, para sus mecánicos y para toda la familia ferrarista. Queda muy bien para los pobres de espíritu, los seguidillas y los que se abrazan al poder y sus doctrinas, coger el palo para atizar a la piñata en que creen que han convertido a Alonso. La consigna, como en cualquier dictadura de tres al cuarto, ha sido: Leña con Fernando. Y Fernando ha aguantado más de lo que la historia dice que debería de haber aguantado. Obviamente no ha podido, ante los despiadados ataques, más que defenderse y soltar algún que otro dardo. Afortunádamente, más allá de los pesebreros de algunos plumillas, y los seguidillas, en Monza quedó patente el odio, la inquina y la ojeriza que tienen a Fernando. Sergio ¿Quién?, el estanquero venido a más, y su cohorte de pretorianos tiralevitas. El FERRARISTA de verdad. El de a pie. El de la grada. Los ‘tifossi’ de toda la vida, esos demostraron en Monza que a Fernando le adoran y le respetan. Entre un advenedizo que lleva un año y medio y un piloto que dio todo por el Cavallino en cuatro años, hace poco más de tres meses en Monza quedó claro quién está en el corazón de los ferraristas de verdad. Y es que el carnet de ferrarista no se reparte, se gana. Se gana en la pista, se gana en los circuitos siguiendo al equipo, emocionándose con sus coches. Todo eso, Alonso, lo hizo a ley. Para repartir carnets de ferrarista primero habría que ser ‘uno de noi’, un ferrarista. Para eso todavía le queda mucho para llegar a serlo a Sergio, ¿Quién?"""....................................................
Imagen de agarcia
[#67 tombilla] No me incomoda ninguna opinión, en absoluto. Pero es evidente que un texto no puede ser una crítica y una defensa a la misma persona a la vez. Puede que la respuesta sea que este texto no es ni una crítica ni una defensa. Me agradaría que nuestros lectores pudieran ver más allá del fanatismo de "conmigo o contra mi". No lo digo por nadie en particular, sino en general. Saludos.
Imagen de tombilla
[#66 agarcia] jejeje siento decir que en cuestión de opiniones, y sin un claro favor por el entendimiento, jamás habrá un acuerdo. añadir que siento que mi primera opinión le haya puesto en una situación incomoda, pero bueno, se trataba de una opinión sobre lo expuesto, saludos cordiales
Imagen de agarcia
Total, que los seguidores de Alonso ven el post como una crítica al asturiano mientras que sus detractores ven aquí una defensa. Pues ya se pondrán ustedes de acuerdo... Saludos.
Imagen de Rey
[#64 maxrpm] Perfecta sintesis, + 1000000000000 un saludo!!!!!!!
Imagen de maxrpm
El autor quiso crear una aventura medio epica, con Alonso y Vettel, dejando a Alonso del lado de los valientes que luchan solos contra el sistema, pero todos sabemos que el asturiano no tiene esos valores de heroe, a la primera acuso a Renault de darle lo mejor a Fisichella porque él se iba para Mclaren, luego en Mclaren entregó a su equipo, de regreso a Renault se ve beneficiado de la peor maniobra de la historia, en Ferrari, Alonso salia con que el coche no se actualizaba, de regreso en Mclaren tacha al coche de GP2 y se sienta a tomar el sol, estas actitudes demuestra que Alonso no es ningún samurai, y la profesión que mas se le ajusta es la de mercenario. En las explicasiones de espada y corazón, creo que erra con Senna, ya que él fue el piloto mas carismatico y que mayor empatia despertó en la historia y fue quien se hecho al bolsillo a todo el equipo Mclaren, por el contrario Prost era el obsesivo con la puesta a punto y su forma de conducir, por lo que quedo dudando si el autor con espada se refiere a que refina su manejo o que es agresivo, por lo que si se refiere a lo segundo, pues Alonso no es el ejemplo de piloto agresivo, ademas que agresivo es algo muy relativo ya que hasta Prost en dado caso llego a serlo
Imagen de Rey
[#44 fenomenale] Cómo siempre no aciertas una, mira si tuviera 12 años me hubiera perdido los 10 años de derrota del que los fanáticos dicen es el mejor, no hubiera podido ver como después de pagar el asiento en Minardi fue derrotado y relegado a piloto de pruebas, y eso, eso no me lo podía perder.
Imagen de Rey
El dinero que repartía Alonso.......... eso no es premio eso es comprar personas así de sencillo, la humildad y el trabajo en conjunto siempre gana
Imagen de Rey
[#57 Toyotin] Si recuerdo como estando al frente del campeonato decía que los neumaticos no servían, como luego se comprobó en silverstone, entonces fue a los test para entender mejor los neumaticos como hizo Senna en su tiempo y así le fue trabajo y sacrificio, en cambio otros solo quejas y a la hora del test dijo que no, el iba descansar pues el no era probador de pirelli, si si neumáticos a la medida de los que trabajan y en contra de los que no

Páginas

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top