GP de Bélgica F1 2017
GP3 - Abu Dabi

La columna de Alex Palou: Una victoria para todo el mundo

Ha sido un año muy duro para todos, pero no podríamos haber tenido un final mejor

Había hecho una apuesta con mis mecánicos: raparnos si subíamos al podio. Toca cumplir.

Muchas gracias a todos, a mis mecánicos, a mi equipo, a mi familia y a los patrocinadores

AmpliarCon mi padre Ramón y el trofeo de vencedor - LaF1Con mi padre Ramón y el trofeo de vencedor

¡Por fin! Hace un siglo de la primera carrera en Montmeló, pero por alguna razón las cosas no nos acababan de salir bien. ¡Hasta ahora! Abu Dabi ha sido un fin de semana en el que casi todo nos ha ido bien, no hemos tenido ningún tipo de problema y al final hemos salido con un resultado que es muy bueno. Nos ha salido un fin de semana redondo y saber que soy el primer piloto español en ganar una carrera de la GP3 es algo que suena bien.

No se puede pedir más para terminar el año. En estos momentos me acuerdo de todo. Recuerdo el año que hemos vivido, un año que ha sido muy duro para todos, para mecánicos, ingenieros, para Adrián Campos, para mi familia, y es increíble cuando cruzas la línea de meta y ves como todos saltan de alegría. Y luego estás en el podio y piensas: 'Mira donde estoy, estoy en Abu Dabi, un circuito donde corre la Fórmula 1'. Fue muy emocionante. Acabar la temporada con una victoria es algo muy bueno para mí, para el equipo, para los patrocinadores. Para todo el mundo.

Vi la bandera a cuadros y grité. Dentro del casco se grita muchísimo. Primero gritas, luego pulsas el botón de la radio y vuelves a gritar, pero no tanto porque si no el equipo se asustaría. Luego llegué al box y me abracé con todos los mecánicos. Es divertido porque antes de cada carrera siempre hacíamos bromitas. 'Bueno Alex, a ver si ahora por fin nos das la alegría del año y nos vamos contentos a Navidad', decían. Ya era un poco un cachondeo porque habíamos salido desde la primera fila dos veces pero no habíamos tenido suerte. ¡Pero aquí sí que nos fue bien! Habíamos hecho una apuesta, de hecho: si ganábamos o hacíamos podio, nos rapábamos todos. Lo vamos a cumplir, esta misma semana si todo va bien voy a subir una fotografía.

Adrián Campos está muy contento con este resultado. Pienso que este año ha sufrido bastante, porque la verdad es que ha de ser muy duro verlo desde su punto de vista: todos sabíamos que íbamos rápidos, que pintaba bien. Un fin de semana no, pues será el siguiente. Y así iban las cosas. Creo que le gustó mucho la victoria y que ahora está un poco más descansado, lo estará celebrando en Abu Dabi.

Cuando encendí el teléfono vi que había recibido un montón de mensajes de WhatsApp. Debo decir que aún no los he podido responder todos, porque yo también soy un poco lento escribiendo. También me han enviado muchos mensajes a través de las redes sociales. No estoy acostumbrado a algo así, pero me gusta leerlos todos, sean buenos o malos. Me gusta saber qué piensa la gente, pero me sabe mal porque me gustaría contestarlos todos uno por uno pero es imposible. Tengo que pensar cómo lo hago, porque si yo le escribiera a alguien me gustaría obtener una respuesta. Ya estoy pensando qué puedo hacer para todas estas personas en redes sociales.

Si nos hubiéramos dado por vencidos ante la mala suerte, no habríamos conseguido este resultado

Sobre la carrera en sí, la verdad es que no hemos inventado nada ni hemos cambiado nada dramático, sino que hemos seguido trabajando en nuestra línea. Como escribí antes de Baréin, Abu Dabi nos iba a ser un poco más favorable porque el circuito no tiene tanta degradación, que era nuestro punto débil. Y ha resultado que la degradación ocurría en los neumáticos delanteros, algo que no nos había pasado hasta el momento. Me atacaron en el momento de la salida, pero no se llegaron a poner en paralelo. Luego abrí un hueco en las primeras vueltas y a partir de ahí controlé el ritmo hasta el final, pero sin dejar de pensar nunca en los neumáticos, porque por mucho que tengas cuatro o cinco segundos de ventaja eso puede quedar en nada si te quedas sin goma.

De mi primer año en GP3 me llevo muchas lecciones. Ha sido un año muy duro, pero he aprendido muchísimo. He aprendido tanto en materia de pilotaje como de psicología e incluso ingeniería, de pura ingeniería, porque al final estás trabajando todo el día y vas aprendiendo. He aprendido que nunca te puedes dar por vencido. Si repaso la temporada, veo que al final en casi cada carrera ha habido algún problema, ya fuera de conducción o de mecánica. Si me hubiera dado por vencido en Montmeló, en Silverstone o en cualquier otro circuito, si hubiera dicho que tenía muy mala suerte y no hubiera tenido las ganas que tengo de seguir trabajando, seguramente no hubiéramos conseguido ganar la última carrera de la temporada.

Por último pero no menos importante, muchas gracias a todos. A mi familia, a Campos Racing, a los patrocinadores y también a vosotros por haberme acompañado en mi primera temporada en la GP3. Gracias a todos, ¡y nos vemos en la pista muy pronto!

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Toyotin
Enhorabuena......que sigan muchas mas.
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top