Se cumple un año desde el accidente de Schumacher

Keep Fighting, Michael: 365 días luchando por agarrarse a la vida

Repasamos cómo ha sido el duro año en la vida del heptacampeón alemán

AmpliarMichael Schumacher en una imagen de archivo del año 2010 - LaF1Michael Schumacher en una imagen de archivo del año 2010

Han pasado 365 días. 365 días desde que una piedra se cruzó en el camino de una leyenda para cambiarle la vida para siempre. 365 días desde que el mundo del deporte en general, y del automovilismo en particular mira con un ojo a lo que sucede en el asfalto y con el otro no pierde detalle de cada noticia que llega de uno de los más grandes. 365 días desde que Michael Schumacher lucha por cruzar la meta de su carrera más difícil y agonizante.

A dos días vista de la noche de fin de año, la Navidad estaba en su pleno apogeo. Champán frío en la nevera, repasos a las recetas de asados, marisco esperando a hincarle el diente, el racimo de uvas en la mesa, los fuegos de artificio listos para dar la bienvenida al nuevo año, los últimos retoques en las fiestas de las discotecas… Y pistas de esquí de todo abarrotadas disfrutando de aquello que hace tan especial esta fría época, el azúcar del invierno: la nieve.

En una de ellas estaba el Kaiser, en la estación de Méribel situada en el complejo de los Tres Valles en los Alpes franceses. Allí, Michael apuraba los últimos días del año disfrutando de una de sus pasiones junto a su mujer Corinna y sus hijos Gina-Maria y Nick sin saber que aquél sería el último día normal de sus vidas. Cerca del mediodía del 29 de diciembre de 2013 saltaba la noticia que nos heló el corazón: Schumacher había sufrido un gravísimo accidente de esquí.

Ocurrió a las 11:07 de la mañana. Después de ayudar a levantarse del suelo a uno de los amigos con los que estaba su familia, el alemán reanudó la marcha con dirección a una curva que estaba en medio de dos saltos con tan mala suerte de pisar una roca ocultada por la nieve que le hizo perder el control de sus esquís y que le acabó enviando directamente contra otra piedra con la que se golpeó fuertemente la cabeza.

 

schum.jpg

Instante en el que Michael Schumacher era evacuado en helicóptero

 

En ocho minutos, a las 11:15, los servicios de emergencias ya estaban en el lugar del accidente, donde se encontraron al Schumi con un fuerte traumatismo craneal. En un primer momento le trasladaron al Hospital de Moütiers a solo 12 kilómetros, pero ante la gravedad de la situación decidieron desplazarle hasta un centro mejor preparado: el Hospital Universitario de Grenoble, a 72 kilómetros de distancia.

A ese hospital que fue el foco de la noticia durante nueve meses y del que jamás olvidaremos su nombre, Michael ya llegó en coma, algo que no sabríamos hasta bien entrada la noche por medio de un comunicado oficial. Antes, casi dos horas pasadas del mediodía, los servicios médicos ofrecieron el primer y escueto escrito del estado del Kaiser en el que pedían paciencia ante la preocupación en la que estábamos sumidos periodistas, aficionados y compañeros.

Y es que, según iba conociendo el mundo la noticia del accidente de Schumacher, la red se iba inundando de mensajes de ánimo y apoyo hacia el siete veces campeones del mundo. Aunque todos estaban disfrutando de sus merecidas vacaciones, ningún piloto faltó a la cita más importante con su colega del paddock. Fernando Alonso, Pedro de la Rosa, Jenson Button, Felipe Massa, Nico Hülkenberg, Pastor Maldonado, Romain Grosjean, Paul di Resta…

No hay suficientes líneas para escribir la lista de nombres que dedicaron su cariño al Kaiser, que le mencionaron y le hicieron Trending Topic mundial en Twitter durante varios días con un hashtag que sigue en plena vigencia y que no se cansaron de llevar en su lomo los Mercedes: #KeepFightingMichael. Era la forma de mandar nuestro aliento hacia aquél hospital de Francia en el que Schumi luchaba por su vida, esa que le salvó el casco que llevaba en su caída.

 

bc0qarqceaeozj1_1.jpg

Grenoble, 31 de diciembre. Jean Todt visita al Kaiser.

 

schumacher-evacuacion-7-laf_1.jpg
Hospital Universitario de Grenoble

 

Así lo confirmaron los médicos en una rueda de prensa al día siguiente de su accidente: "Su casco le protegió. Si no lo hubiera llevado, no habría llegado vivo al hospital tras un accidente así. Ahora le tratamos hora a hora para intentar ganar tiempo, darnos tiempo. Los tratamientos están puestos todos en práctica, pero no sabemos qué esperarnos. Ahora mismo no podemos decir hacia qué pronóstico nos dirigimos. No iremos más allá de esta información".

Michael se encontraba en una hipotermia terapéutica siguiendo el procedimiento habitual para asegurar una correcta oxigenación del cerebro. Establecieron que las próximas 48 horas serían críticas para sus posibilidades de recuperación. La noche posterior le realizaron una segunda intervención quirúrgica para extraerle un hematoma alojado en el interior del cerebro, al contrario de los que le quitaron en la primera operación. Mejoró ligeramente.

Pasada una semana desde el fatídico accidente, llegó un día muy emotivo, el cumpleaños del Kaiser. El primero en el que no pudo soplar las velas ni fue feliz para su familia, pero en el que recibió el ánimo incondicional de más de 200 seguidores llegados de todas partes a las puertas del Hospital de Grenoble. Pancartas y ánimos de apoyo y un mensaje que se proyectó al anochecer en la fachada del edificio: "45 ¡Schumi sigue fuerte! ¡Sigue luchando!".

 

bddmsr1ccaibr1r_1.jpg
Grenoble, 3 de enero de 2014. Día del cumpleaños de Michael.

 

Mientras lo hacía, esos días Sabine Khem, su representante y encargada de informar de su evolución, repetía las mismas declaraciones una y otra vez: "Sigue crítico pero estable". Hasta que el día 30 de enero llegó la primera buena noticia: los médicos iban a comenzar a despertar del coma a Schumacher. Lo harían progresivamente y sin establecer una fecha concreta. Podría durar días o semanas. Había que seguir teniendo paciencia, pero era un avance crucial.

Pasaban los meses y Khem salía una y otra vez a la palestra para asegurar que Michael seguía en fase de despertar y también para negar los rumores que apuntaron a la interrupción del tratamiento y declaraciones de médicos pesimistas. Además, en este tiempo nos enteramos de que el historial médico del expiloto había sido robado. Otra noticia que avergonzaba a la moralidad humana tras la del periodista que se coló en el hospital disfrazado de cura.

No fue hasta el 16 de junio, unos cuatro meses más tarde, cuando llegó la segunda noticia positiva de la recuperación de Schumi. "Michael ha salido del CHU Grenoble para continuar su larga fase de rehabilitación. Ya no está en coma", declaró su representante. La larga fase de despertar había terminado. Y no solo eso, también su estancia en Francia. Proseguiría con su rehabilitación más cerca de casa, en el Hospital Universitario de Vadouis en Lausana (Suiza).

Dos días después llegaban las primeras palabras del equipo médico del centro suizo que se encargaba de atender al alemán: "Sigue alternando momentos de consciencia con la inconsciencia. Desde luego no puede hablar, pero hay un cierto grado de comunicación". Los progresos que iba haciendo salieron a luz cuando su mujer Corinna, visiblemente feliz, acudía a un evento de equitación en el que aseguraba que su marido iba "avanzando poco a poco".

Y así, paso a paso, Michael se fue recuperando hasta que el 9 de septiembre ya estaba listo para volver a casa. Al fin. Tras más de nueve meses 'encerrado' en hospitales, podía volver a la tranquilidad de su hogar. Lo acondicionaron para tener una habitación perfectamente medicalizada donde pudiera seguir su tratamiento en condiciones. Porque en ese comunicado nada se concretó sobre su estado: "Aún queda un largo camino por delante".

Y en esas seguimos. El goteo de información disminuyó de forma considerable exceptuando algunas declaraciones de amigos que le visitaban, como Jean Todt, o de palabras de Khem que no precisan su estado. "Necesitamos mucho tiempo. Es una etapa larga y una lucha fuerte", ha dicho el día en el que se cumple un año. También sabemos que se emociona cuando reconoce a los suyos, como nosotros al saber que han pasado 365 días y sigue sin rendirse. #KeepFightingMichael. Seguimos contigo.

 

schu.jpg

 

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
4 comentarios
Imagen de Panchito
"The best for ever" "The Greatest" "The Kaiser" "Regenkönig" (rain king) "Regenmeister" (rain master) "the Red Baron" "Schumi" "Schuey" "Schu" Michael... Mejora pronto..!!
Imagen de telmex
¡¡ Esperemos que recupere la salud completa !! saludos
Imagen de PITXITO10
Enhorabuena Paula !!!!!.................Me ha sorprendido muy gratamente este post., en todos los aspectos . Un oasis esperanzador, en este erial actual en el que escribimos.....Has puesto el listón muy alto...............Es el mejor comentario que he leído en mucho tiempo y por supuesto , UN PLACER.........Saludos.
Imagen de Paula_Arv
Leyendo este artículo simplemente sentí un nudo en mi garganta...Me sigue pareciendo tan irreal que haya pasado ya un año, y que se necesitara de menos de un minuto para cambiar la vida de pies a cabeza de una persona...Una familia...Una fanaticada...Un deporte...Son cosas que de verdad nos hace recordar lo frágiles que somos. Los expertos simplemente dicen que se necesita tiempo, que volverá a ser el mismo con el pasar del tiempo (los más positivos, yo soy una de esos que piensan de la manera positiva), y acerca de eso solo pienso en su familia...En una situación así, uno desea que le den una cantidad concreta de tiempo...Me explico: "él estará bien en un año, el día "x" del mes "x" ya estará despierto"...La incertidumbre debe ser uno de los peores sentimientos que debe estar cargando su familia ahora, sus fans...Y para mí...A mí simplemente me encantaría saber como está, a veces he querido que la señora Kehm "escupa toda la sopa"...Pero por supuesto esto es egoísta de mi parte (privacidad, por favor)...La incertidumbre también ha sido uno de los peores sentimientos este año para mí y hoy lo estoy recordando más aún, no soy familiar suya, ni siquiera lo conozco personalmente...Pero vaya que me ha pesado lo del Káiser...Es un héroe...Yo soñé...Y sueño ser como él... Que para el día de su cumpleaños...Si se diera un tributo como el que se hizo en las afueras del hospital pero esta vez en las afueras de su casa, me encantaría estar ahí...Pero no puedo, así que si alguno por suerte que vea esto, y estuviese ahí...Por favor, den fuerzas de mi parte. #keepfightinghero
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top