Hazlo, Michael… ¡Hazlo una última vez!

Fue el único capacitado para asumir el relevo de Senna

Ganó los títulos mundiales de 1994, 1995, 2000, 2001, 2002, 2003 y 2004

AmpliarMichael Schumacher celebra su séptimo campeonato de F1 con FerrariMichael Schumacher celebra su séptimo campeonato de F1 con Ferrari

El Kaiser, El Barón Rojo, El Mago de Kerpen o El Caníbal. Son sólo algunos de sus sobrenombres, unos cuantos de los apelativos que han tratado de captar y transmitir la magnitud de su figura. Como si las palabras fuesen suficientes.

Como si resultase tan sencillo tratar de atrapar su esencia o encontrar la manera de rebautizar al hombre que un día decidió dejar de serlo para convertirse en mito. Pero lo cierto es que sólo aquellos que han tenido la fortuna de ver pasar frente a sus ojos a ese Ferrari número uno han llegado a contemplar la verdadera dimensión de un corredor descomunal, de un competidor despiadado con todo aquel que ha osado desafiarlo.

michael-schumacher-ferrari-1.jpg

Y es que Michael Schumacher es mucho más que un piloto de carreras. En primer lugar, porque es el tipo sobre cuyos hombros cayó la responsabilidad de mantener en pie los cimientos de un deporte que se tambaleó tras la desaparición de Senna. Testigo en primera persona del último adiós de un Ayrton a quien, como si de una metáfora maldita se tratase, se dedicó a perseguir hasta el mismísimo final en Tamburello, Michael también fue el único capacitado para asumir con sobrecogedora naturalidad un relevo que habría provocado el colapso agorafóbico al más osado. Pero nada más lejos de la realidad, ya que después vendrían sus dos títulos con Benetton y su posterior pase a Ferrari, donde su figura alcanzó tal dimensión que llegó a eclipsar al ilustre Cavallino Rampante de logotipo italiano.

Durante cinco interminables años, desde principios del 2000 hasta finales de 2004,  Schumi agarró a la Fórmula 1 por la solapa y dispuso de ella a su antojo. Acumuló siete entorchados y un número de victorias y poles fuera del alcance del resto de los mortales. Llegaba, veía, repostaba y vencía. Sin más. Su manera de caminar por el paddock rebosante de confianza junto a su compulsiva obsesión por observar y escanear todos y cada uno de los detalles de los monoplazas de sus rivales -incluso tras haberlos doblegado por más de medio minuto- se convirtieron en algunas de sus particulares señas de identidad.  Y es que tras cada victoria, por aplastante que fuera, siempre había algo que mejorar, porque lo único que realmente importaba al Kaiser era asegurarse de que su característico salto volvía a repetirse quince días más tarde en el podio del siguiente Gran Premio.

Salto de Michael Schumacher en el podio

Así logró forjar una leyenda infinita. Un claro ejemplo de ello es su tienda personal de merchandising, que todavía hoy en día se desplaza con el Gran Circo y que posee un volumen igual o superior a la de cualquier escudería. También lo son sus fieles que, ataviados con el atuendo completo –mono y botines incluidos–, aún deambulan por todos y cada uno de los circuitos del calendario como si el tiempo se hubiese detenido en la época de los inapelables triunfos de su héroe. 

Se fajó con Senna, Prost, Hakkinen, Montoya, Raikkonen o Alonso, así hasta superar al mismísimo Fangio. Pulverizó todos y cada uno de los récords vigentes y, entonces, simplemente decidió volver a empezar.

Dirigió a la Scuderia como sólo Enzo Ferrari lo había hecho antes y, encaramado a lo más alto del cajón, ejerció de director de orquesta cada una de las 72 veces que hizo sonar el Fratelli d’Italia a lo largo y ancho de la geografía automovilística para delirio de los tifosi. Unos tifosi que el pasado viernes se congregaban en la puerta del Hospital Universitario de Grenoble para desplegar un colosal corazón en homenaje a su ídolo con motivo de su 45 aniversario.

Y es que todavía quedaba una demanda para ese tipo al que creían que ya no podían pedirle nada más: Michael, hazlo por favor. ¡Hazlo una última vez!

Fans de Michael Schumacher homenajean al heptacampeón en el hospital

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
5 comentarios
Imagen de Perillan
Gran artículo Yago!. Todo un homenaje al Kaiser. Los amantes de este deporte están empujando a la vez para su pronta recuperación.
Imagen de ycastro
[#3 caterhamF3] jajaja lo de las pilas con su nombre lo dice todo ;) Gracias por tu comentario, ojalá se recupere pronto! PD. La carrera que hizo en Brasil 2006, con el pinchazo y el adelantamiento a Kimi incluido fue simplemente impresionante. Saludos!
Imagen de caterhamF3
Gran artículo Yago Castro !!! Como seguidor del Kaiser espero su pronta recuperación. Siempre fue un luchador y no se rendirá jamás. Una muestra fue su última carrera con Ferrari en Brasil 2006, PALABRAS MAYORES... Me hace gracia lo de su tienda de merchandising, llegué a ver hasta pilas con su nombre a la venta. Larga vida al Kaiser !!!
Imagen de ycastro
[#1 Stavelot] Gracias a ti por tu comentario!!
Imagen de Stavelot
Yago, muchas gracias por el artículo… me ha encantado!
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top