Almacén F1

Entrevistamos a Nino Vaccarella: "Le pregunté a Enzo si tenía que quedarme en Maranello. Me dijo: 'No, usted dirige una escuela'"

A sus 81 años, Nino es recordado por su victoria en Le Mans y sus éxitos en la Targa Florio

Compaginó su labor como piloto con un puesto de docente en un instituto de Palermo

En retrospectiva, lamenta no haberse involucrado en el proyecto Fórmula 1 de Enzo Ferrari

AmpliarNino Vaccarella - LaF1Nino Vaccarella

A sus 81 años, Nino Vaccarella (Palermo, 4 de Marzo de 1933) continúa siendo un hombre lleno de amor por el automovilismo. La forma en la que narra sus recuerdos y anécdotas es tan viva, que transportan directamente a quien le escucha a una época dorada para el deporte del motor, aunque no haya vivido ninguno de esos momentos. 

vaccarella_3_schlegelmilch.jpgPiloto versátil, sus mayores éxitos llegaron en la categoría de Sport-Prototipos, pero no se puede olvidar que tomó parte en varios Grandes Premios de Fórmula Uno, cinco de los cuales valederos para el Campeonato del Mundo, pilotando para equipos como Ferrari, Porsche, Lotus, o De Tomaso. En la categoría Sport, fue, entre otros, piloto oficial de Ferrari, Alfa Romeo y Maserati, pero también corrió con Porsche, con Ford y su GT40, con Matra, con Lola, o con Abarth. Y fue en esta disciplina donde lograría su impresionante palmarés: 1 victoria en Le Mans, 3 Targa Florio, los 1000 km de Nürburgring, las 12 Horas de Sebring, y muchos más resultados destacados en circuitos como los mencionados, pero también Monthlery, Spa, Zeltweg, Monza, Daytona, Mugello (el antiguo, larguísimo y retador), Imola, Enna, Pescara. Y con compañeros de la talla de Maurice Trintignant, John Surtees, Jochen Rindt, Lorenzo Bandini, Mario Andretti, Pedro Rodríguez, Arturo Merzario, Umberto Maglioli, Teddy Pilette, Toine Hezemans, , sólo por citar algunos. ¿Los rivales?. La carrera de Nino Vaccarella duró 17 años y terminó en 1975. Hágase cada uno idea de quiénes fueron sus rivales: mitos.

Y entre aquellos pilotos míticos, se incluye Nino Vaccarella, “il Preside Volante” como se le conocía, o “el decano volador” por su labor docente en la escuela propiedad de la familia y que nunca abandonó, compaginándola con las carreras. Pero decir Vaccarella, es rememorar aquéllas pintadas en la carretera y en los muros de la Targa Florio, circuito de 72 kilómetros enclavado en las montañas sicilianas que conocía como el patio de su casa, y en el que su leyenda se hizo eterna: “Vai Nino”, “W Vaccarella”, que aún hoy pueden verse, desdibujados, pero presentes en honor al piloto que emocionó a toda Sicilia.

Persona cercana, sincera, simpática, y con una visión muy clara del pasado, del presente y del futuro de la competición. Piloto, en definitiva, de primerísimo nivel en el mundo del automovilismo, que tuvo la deferencia de conceder una interesante entrevista a LaF1.es, en la que no eludió ningún tema.

 

Pregunta: Sr. Vaccarella, ¿cómo nació su amor por el automovilismo?
Nino VACCARELLA: Mi amor por el automovilismo nació porque he vivido en una tierra de gran pasión deportiva. Vincenzo Florio creó la Targa Florio en 1906, y así, la Sicilia ha sido una tierra de gran tradición automovilística, con todas las carreras que había: la Targa Florio, el Giro di Sicilia tras el periodo bélico, adonde venían todos los grandes campeones de la época, como Taruffi, o Villoresi. Y así me ha nacido esta gran pasión, soñando poder ser un piloto algún día. Entonces, a la muerte de mi padre, que nos dejó a mi hermana y a mí la escuela que él había fundado, el Instituto Oriani, una escuela media técnico-comercial, me convertí prácticamente en un empresario con la posibilidad de poderme comprar algún coche. Y de ese modo, he sido muy bueno y veloz, y he recuperado el tiempo perdido, porque mi padre no quería que ni siquiera condujese. Mis inicios como conductor fueron un poco peligrosos, destrocé varios coches, uno de mi padre, otro de mi cuñado, por lo tanto, papá (sobre todo papá)me decía que yo era, digámoslo así, peligroso. De hecho, si no hubiese fallecido mi padre, ciertamente no hubiera podido hacer realidad esta gran pasión mía.

P: ¿Alguno de estos pilotos legendarios ha llamado su atención más que el resto?
N. VACCARELLA: Sí, era un periodo en el que estaban Alberto Ascari, que recuerdo que era uno de los pilotos italianos más importantes, Eugenio Castellotti, Luigi Musso, Nuvolari en el periodo precedente de la Segunda Guerra Mundial, Varzi, todos estos pilotos italianos que corrían en aquél automovilismo mítico de la época. Y luego, cuando era joven, llegaron estos nuevos pilotos, como Taruffi, que se sumaban a la tupida formación de pilotos italianos en estas carreras desafiantes que se disputaban en carreteras: el Giro di Sicilia, la Targa Florio, la Mille Miglia, estas carreras de la época, más complicadas, peligrosas, y espectaculares. 

P: Usted era profesor en la escuela familiar, y nunca abandonó ese trabajo. ¿Era difícil compaginar las carreras y la escuela?
N. VACCARELLA: Era complicado, pero tenía una buena hermana que trabajaba, y así conseguía conciliar mis actividades. Recuerdo que cuando me llamó [Enzo] Ferrari en 1963, quería que permaneciese en Maranello, pero era un día de niebla, y yo pensaba en el sol de mi tierra que no hubiera podido abandonar jamás. Y le dije al Commendatore si era necesario que me quedara en Maranello, y él me dijo: “no, no es necesario, porque usted trabaja, usted es director [de escuela]”. Y esto me ha costado prácticamente una carrera completa, porque si hubiese permanecido en Maranello, creo que mi carrera hubiera sido más completa, quiero decir, incluyendo también la Fórmula Uno, por ejemplo. 

Pero también he corrido en Fórmula Uno, he hecho 9 carreras, pero la F1 de mi tiempo no era ciertamente importante como las carreras del Campeonato del Mundo de Sport Prototipos, donde se conducían coches de 3, 4, y 5 litros de cilindrada, mucho más potentes, y en carreras mucho más complicadas: Las 24 Horas de Le Mans, los 1000 km de Nürburgring, la Targa Florio, los 1000 km de Spa… Eran carreras mucho más difíciles que las de la Fórmula Uno. En mi carrera hay este vacío, que probablemente me hubiera llevado a otros éxitos, dicho sea con modestia, como he tenido en el Campeonato del Mundo de prototipos ganando dos títulos mundiales, quizás también en la F1 ganando incluso algún Gran Premio.

 

1965_gp_italia_klemantaski_0.jpg

"Ferrari quería que me quedara en Maranello, pero yo pensaba en el sol de mi tierra. Eso probablemente me costó una carrera´completa, porque creo que, si me
hubiera quedado, también habría hecho F1, aunque hice nueve Grandes Premios"

 

P: Tengo curiosidad: ¿Cómo le recibían sus alumnos después de una carrera en la que había vencido?. Porque para ellos debía de ser todo un acontecimiento que Nino Vaccarella fuera su profesor…
N. VACCARELLA: Me acogían con gran fiesta, me daban sorpresas. Recuerdo que cuando volví de las 24 Horas de Le Mans [de 1964] me encontré una medalla de oro, y prácticamente nos saltamos la primera hora de clase porque todos los profesores y alumnos me aplaudían cuando llegué.

En conclusión, había una relación muy bonita con mis alumnos, sobre todo cuando era la Targa Florio, se saltaban la escuela los viernes porque eran las pruebas oficiales de la Targa, y el sábado no se iba a la escuela, así que partían para ir al circuito a posicionarse, porque en la Targa había 800.000 o 900.000 espectadores. Era un espectáculo con toda esta gente en mitad de la carretera, que animaban por el siciliano, por ver a un siciliano que podía ganar una Targa Florio, una prueba internacional.

 

targa_1970.jpg

"En la Targa había 800.000 o 900.000 espectadores. Era un espectáculo".

 

P: Hablemos de la Targa. Hoy los circuitos, exceptuando Le Mans, son bastante cortos. Pese a ser su circuito de casa, ¿cómo se podía dominar un circuito de 72 km?
N. VACCARELLA: Recuerdo que durante el año, hacia mitad de Enero, tras las fiestas navideñas, cuando por la tarde se acababa la escuela, iba a dar alguna vuelta de reconocimiento, hacía un par de vueltas que me permitían conocer mejor todas las dificultades de la carretera, las curvas, el ingreso en los pueblos, en definitiva, meterme en las condiciones de conocerla bien porque era muy complicada.

targa_florio_circuito_1.jpg

P: ¿Y cuál era el tramo más complicado?. ¿Quizás la recta que atravesaba el pueblo de Cerda, lleno de gente en una locura increíble?
N. VACCARELLA: No, las rectas no eran complicadas, porque eran rectas y bastaba con apretar el acelerador para ponerse a 300 por hora. Es cierto que si un coche se iba fuera de la pista, ocurría una tragedia porque podías matar a una docena de personas, porque se pasaba por un corredor humano en los pueblos: en Cerda, Collesano, Campofelice di Roccella que eran los sitios donde se atravesaba, pero no eran los puntos más difíciles. Los tramos más complicados eran aquellos donde estaban todas las curvas en las zonas de montaña: en Sclafani, Caltavuturo, Polizzi, donde entrabas en el corazón de la Madonie, y entonces la pista se volvía tortuosa, y con las máquinas tan potentes que pilotaba, esto se convertía en algo dificilísimo. Luego estaban los tramos veloces en los cuales, con los automóviles potentes que he tenido, podía exprimirlos al máximo, y era muy divertido y satisfactorio.

 

P: Línea de meta de la Targa Florio. Usted está al volante, listo para la salida. ¿En qué pensaba un piloto antes de afrontar los 72 km del Circuito delle Madonie?
N. VACCARELLA: Pensaba en ir rápido para no verme superado por los que estaban detrás de mí. Sucedía que partía frecuentemente en primera posición, porque quizás en las pruebas oficiales había hecho el mejor tiempo. Si partía en segunda o tercera posición, pensaba en alcanzar a mis adversarios sin que me alcanzaran los demás.

P: Usted ganó 3 Targa Florio con Ferrari y Alfa Romeo, pero pudo haber ganado al menos 4 o 5 más. ¿Cuál fue la victoria más satisfactoria y cuál la derrota más dolorosa?.

N. VACCARELLA: La derrota más dolorosa fue la de 1967, cuando corría con la Ferrari 330 P4, porque en las pruebas oficiales habíamos metido 2 minutos a todos los adversarios, por lo que era una victoria segura. Era pareja con Ludovico Scarfiotti. Por desgracia tuve un accidente en Collesano, porque toqué una acera [deformando la llanta, n.d.r], llegué un poco largo. Ha sido un error que yo he cometido y que me ha llevado a la retirada en una carrera que podría haber ganado con tranquilidad. También en el 1966, con Bandini, con la Ferrari P3, estábamos en cabeza, y por desgracia Bandini fue echado fuera de la pista por un participante que le ha cortado la trazada. Igualmente, en el 1968 con la Alfa 33 tenía 20 minutos de ventaja sobre Vic Elford, que luego ha resultado el ganador, porque habían tenido problemas de neumáticos y yo tenía una ventaja de veinte minutos, pero no tanto por mi valor o por mi seguridad, sino aprovechando de esta debilidad de los adversarios, de Elford y Siffert, que tenían esos problemas de neumático y he conseguido esos veinte minutos. Y entonces, me salí de la pista con la Alfa 33. No hubo otra prueba en que tuviera tal superioridad, pero las carreras no se ganan hasta la meta.

P: ¿Y la más satisfactoria?
N. VACCARELLA: La primera, el primer amor no se olvida jamás. La primera fue bellísima, porque finalmente he conseguido regalar esta victoria a los sicilianos. De hecho, el público, de 300 o 400 mil, ha aumentado a 800 o 900 mil espectadores. Era una gran fiesta para Sicilia, porque por mis victorias se sentían vencedores también los sicilianos.

P: Hablemos de Le Mans. En 1964, con el Ferrari 275P, venció la prueba. Corren dos leyendas al respecto: ¿Es cierto que sólo pararon en boxes durante 24 minutos?. Y la segunda, ¿es cierto que no se quedó a las celebraciones para estar el lunes en su escuela?. De ser cierto, ¿cómo hizo el viaje de vuelta en un tiempo tan rápido?
N. VACCARELLA: Si, ambas son verdad. He sido un poco estúpido, porque cuando volví a la escuela con antelación los alumnos no se lo podían creer y pensaban que hubiese cogido un avión privado, y me preguntaron por qué no me quedé a la entrega de premios, porque en la entrega de premios de las 24 Horas entrabas en contacto con todo el mundo del automovilismo. Ha sido un error que he cometido, pero digamos que fue por el sentido del deber, ya que me esperaban los exámenes de la escuela, y la verdad es que una vez que ya había ganado las 24 Horas, el resto no importaba, mientras que hubiera sido muy importante estar en el medio deportivo, entre todos aquellos personajes de aquel mundo fantástico.

1964_-_le_mans-_nino_vaccarella_1.jpg
Tras Le Mans 64, volví a la escuela con antelación.
Fue por el sentido del deber: era la época de exámenes.

 

P: También hubo al menos dos ocasiones en que Le Mans se escapó. Una fue en 1970, la otra en 1971, con la Escuderia Montjuic del español José María Juncadella, tío del actual piloto Dani Juncadella, y su Ferrari 512M. ¿Cómo llegó esa oportunidad?. ¿Cómo era el equipo y la relación con Juncadella?
N. VACCARELLA: Ha estado una relación óptima. Recuerdo que Juncadella me ha acogido con gran señorabilidad. Fue el mejor coche que he conducido a Le Mans, aquél que en la recta de Les Hunaudières ha hecho 351 quilómetros/hora. Muy rápido. Y estábamos en cabeza, recuerdo que con vuelta y media de ventaja sobre el coche que luego ha ganado la carrera, el Porsche de Helmut Marko y Gijs van Lennep, pero fue una lástima, porque Juncadella creo que rompió un semieje, y él pensaba que se tratase del cambio, y los mecánicos lo descubrieron a la mañana siguiente y se sintieron apesadumbrados, porque se dieron cuenta que se podría haber reparado, y pese a perder 10 o 15 minutos se podía ganar la carrera igualmente. Fue una verdadera lástima. En cualquier caso, fue el mejor coche que conduje a Le Mans, que además era mi pista preferida. La Targa no era mi pista preferida porque era muy agotadora, mientras que Le Mans tenía curvas velocísimas, de 300 por hora, como la Maison Blanche. Era una pista fantástica, mi preferida. Yo prefiero las pistas veloces, pese a ser de Sicilia, donde las carreteras son tortuosas.

P: Hablemos de F1. En 1961 fue contratado por la Scuderia Serenissima del Conde Volpi, y debutó en F1 con el De Tomaso-Alfa Romeo en el GP de Italia. Un GP trágico. ¿Cómo recuerda aquella carrera?
N. VACARELLA: La recuerdo trágicamente. Recuerdo que estaba en la parte central del grupo, y he visto toda la polvareda que se alzó en la curva Parabólica. Enseguida he pensado que había ocurrido algún accidente grave. Y en efecto, hemos ralentizado y hemos pasado los Fórmula Uno que íbamos detrás de los de Von Trips y Clark, que se habían enganchado, matando creo a una veintena de espectadores, porque el coche voló hacia las barreras. Pasé por el medio de los restos que el coche de Von Trips había dejado en la pista. Fue un día muy triste y doloroso. Pero era una marca de la época, porque murieron tantos de mis amigos y compañeros en aquél periodo. Fue un día triste aquél Gran Premio de Italia, con la muerte de Von Trips, uno de los mejores pilotos de mi época.

P: Usted no ha tenido grandes accidentes en su carrera, por fortuna. Pero en los 1000 kilómetros de Nürburgring de 1963, tuvo un accidente importante, sin graves consecuencias. Al año siguiente venció la prueba: ¿fue como una revancha?, ¿cómo se sintió tras esa victoria?
N. VACCARELLA: Sí que lo fue. Pasaba por la curva donde me había salido, y hablaba con la curva y le decía: “esta vez no me jodes”, estaba muy atento. Me salí porque en el Nürburg, aún cuando el tiempo era bueno, por la mañana la pista estaba húmeda, porque el circuito estaba en la Selva Negra, y yo quizás no tenía aún una gran experiencia, así que llegué demasiado fuerte a la curva, el coche resbaló, y me envió allá, a aquél barranco, y tuve suerte de no morir, porque no llevaba el cinturón, ya que era el primer año en el que se usaban los cinturones, y no lo usaba porque nunca había sido fiel al cinturón… no me lo pongo nunca, porque no los considero seguros al 100%, sobre todo en algunos accidentes. Tuve buena suerte, porque fue un accidente terrible, y además el coche no se ha prendido fuego. Porque nuestros coches, cuando se golpeaban, tenían toda esa gasolina, que me goteaba en la cabeza, porque yo me había quedado debajo del coche. Tenía una grave fractura en el brazo, además.

 

nurburgring_1963.jpg

"Tuve suerte de no morir en Nürburgring, porque no llevaba el cinturón.

 

P: La seguridad por entonces era escasa. ¿Qué piensa de la época actual?
N. VACCARELLA: Yo creo que sea el gran éxito de las carreras de hoy, en el sentido que hoy es difícil morir, y por eso digo que sea un gran éxito de las carreras. Por contra, en cuanto a las características de la F1, es muy aburrida, demasiado complicada, con reglamentos técnicos demasiado difíciles, muy costosa, cosas que yo no comparto, porque el deporte tiene que ser ejemplo y espectáculo para mí. La F1, para mí, hoy no es ni ejemplo ni espectáculo, hay máquinas muy fuertes, los adelantamientos no tienen misterio, con poca espectacularidad con respecto a las carreras de mi época, que tenían adelantamientos estupendos. También después, en los 90, ha sido hermoso el periodo de Senna, Prost, también cuando Villeneuve, de esta gente así que daba espectáculo. Hoy no hay más espectáculo. Pero desde el punto de vista de la seguridad, ha sido un gran avance: los coches no se prenden fuego, y sobre todo, estos trazados con grandes escapatorias que no te permiten chocarse contra un árbol, una casa, o una barrera.

P: Tras 17 años en competición, 1973 es el año en que decide retirarse. Sin embargo, en 1975, Ud. volvió a correr con Alfa Romeo en la Targa: ¿sintió la llamada de la Targa Florio?
N. VACARELLA: Ahí fue sobretodo el Presidente del Automóvil Club de Palermo, que quería relanzar la Targa porque se sabía que la Targa, como todas las carreras por carreteras abiertas, hubiera acabado. De hecho ya no era válida para el Campeonato del Mundo, y entonces el Presidente Sansone del Automóvil Club de Palermo junto con el ingeniero Chiti de la Alfa Romeo, me rogaron que participase, porque mi presencia subiría el interés de multitud, y así me he dejado corromper y he participado. Ha sido la carrera que he ganado con Arturo Merzario, un compañero muy bueno en todo el circuito. Ha sido un paseo porque no hemos tenido adversarios.

P: 10 años después de la primera victoria en la Targa, ¿sintió que había cerrado el círculo, un ciclo?
N. VACCARELLA: Si, y además porque había nacido mi hijo, me he casado con 38 años, y entonces a esa edad tenía tal madurez que no me dejaba competir con la misma seguridad. Cuando se corre se debe estar tranquilo. Mis compañeros igual habían tenido hijos cuando eran más jóvenes, cuando eran más valientes o ardientes; pero a una cierta edad uno es más responsable y maduro, y he decidido dejarlo. También porque había corrido por 17 años, con tantas victorias en muchas carreras hermosas por el mundo, y he pensado que podía acabar mi bonita historia.

P: Hablemos de la actualidad: Ferrari pasa por una crisis deportiva y organizativa, ¿qué piensa de ella Ud.?
N. VACCARELLA: Pienso que en F1 no es fácil ganar porque están las marcas más importantes del mundo, se llamen Mercedes, se llamen Mclaren, se llamen Honda, por lo que tienes que tener presente a los demás. Cierto que estos últimos cuatro años no han sido positivos, aunque en algún año de estos la Ferrari hubiera podido ganar el título mundial, por ejemplo, ya Massa tuvo cerca el título Mundial en la carrera de Brasil; pero, cierto, estos años han sido un poco deficitiarios, la Ferrari ha intentado tener el coche más rápido, pero la Red Bull ha sido la dueña de la F1 en estos últimos 4 años con Vettel, pero sobre todo con el técnico buenísimo [Newey] que tienen en la Red Bull, y este año Mercedes, que ha preparado un coche que es de otro planeta, un avión. Pero también todos los monoplazas motorizados por Mercedes son muy fuertes.

Se hubiera podido esperar al cambio de presidencia, que ha sido un poco precipitado por parte de Marchionne, porque pienso que Montezemolo lo ha hecho muy bien, sobretodo en el sector comercial donde ha puesto a la Ferrari entre los coches más míticos en el mundo. Por lo tanto, según mi opinión, ha sido acelerar un abandono que es doloroso, porque Montezemolo ha sido muy bueno. Espero que Marchionne también pueda obtener buenos resultados, y que pueda volver a llevar a Ferrari a la victoria.

P: ¿Qué opina de Fernando Alonso?
N. VACCARELLA: Alonso para mi es el mejor piloto que hay en la F1, el más inteligente, el más veloz, sólo que no tiene un coche ganador.

 

nino_hoy.jpg
Nino a día de hoy

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
3 comentarios
Imagen de jero30
mi enhorabuena por este articulo....me ha gustado muchusimo.....muy bueno....gracias
Imagen de Nonimo
Buenísimo José Miguel, gracias por este magnífico aporte.......
Imagen de Mend
Buen reportaje sobre este hombre que seria como el abuelo de la formula 1 mas que nada por su experiencia ............ un italiano que tienes las ideas claras de que piloto actual es el mejor .
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top