Artículos LaF1.es

El sueño de una noche de verano

Una carrera entre estrellas en el Heldring, conocido como el 'Escenario de los Héroes'

AmpliarJules Bianchi con el Marussia - LaF1Jules Bianchi con el Marussia

Es verano, hace calor y no hay carreras de Fórmula 1. La categoría reina está en su descanso estival. Las últimas semanas han sido duras para todos los aficionados al automovilismo. Mientras el caluroso viento entra por la ventana, los ojos se cierran, Morfeo despierta y empieza con su trabajo. La consciencia y la inconsciencia se mezclan en una espiral que lo toma todo, que hace lo imposible posible y que abre el camino a lugares nunca antes visitados.

Poco a poco, los coches van llegando a la parrilla de salida. Los pilotos salen de sus bólidos y hablan con los ingenieros de sus equipos, con quienes debaten los últimos detalles antes de competir. Una nueva carrera en el Heldring, conocido como el 'Escenario de los Héroes'. Es un circuito rápido, desafiante, donde solo los mejores son capaces de brillar. Las carreras allí son siempre un espectáculo así que no es ninguna sorpresa que las tribunas estén totalmente llenas. No hay ni un solo asiento vacío. Al fin y al cabo, no hay que pagar por las entradas en este lugar.

Como suele ocurrir a menudo, el hombre de la Pole Position es Ayrton Senna. El rey de las sesiones clasificatorias. A los mandos de su McLaren, pocos pueden batirle a una vuelta. Pero uno de los principales focos de atención esta vez es un debutante. Cada vez hay menos debutantes y esto es algo de lo que todo el mundo se alegra. Es inevitable que de vez en cuando vayan llegando pero cuando la lista de inscritos se mantiene inalterada durante años, eso es una buena señal. El debutante pilota un Ferrari, uno de tantos y ha sorprendido con una destacable décima posición.

- "Jules, ¿cómo te sientes?"

La pregunta viene de un reportero al lado de su coche. Sigue habiendo tensión antes de una carrera, como siempre. Pero de alguna forma, el ambiente es más distendido. El francés muestra su característica sonrisa antes de responder.

- "¡Genial! Este circuito es espectacular. Tiene lo mejor de Spa-Francorchamps, es tan complicado como Montecarlo y los aficionados viven las carreras con la sabiduría de Silverstone y la intensidad de Monza".

Es una buena forma de verlo, por supuesto. Los pilotos que salen justo delante y justo detrás del 'rookie' sonríen también. Se está adaptando bien. Y es que, ¿cómo no iba a hacerlo? El 'vecchio' insistió en subirle a uno de sus coches nada más enterarse de la noticia. Hubo quien creyó que era demasiado pronto.

- "¡Tonterías! Es un piloto de pura cepa. Dev'essere un pilota Ferrari".

No había nada más que decir. "Non c'e niente da fare", decían algunos. La reunión entre Jules Bianchi y la Scuderia Ferari tenía que volverse una realidad y tanto en los entrenamientos libres como en los oficiales dejó claro que tenía talento. Su tío-abuelo, Lucien Bianchi, bromea al respeto. Él no consiguió subirse a uno de los codiciados coches rojos. En cuanto a Enzo Ferrari, tan apasionado por sus carreras como siempre, no podía evitar sentir una pequeña satisfacción. Un nuevo talento para su equipo siempre es una buena noticia. Aunque fuera en esas circunstancias.

bianchi-marussia-laf1.jpg

El momento en el que se encienden los motores es una fiesta. Casi parece que todos los motores habidos y por haber resuenen a la vez. Alguno consigue discernir el lacerante V12 Ferrari mientras otros se acuerdan de los moderno V10 Renault. Alguna de las estrellas menos conocidas también tienen su reconocimiento. El estruendo cuando los monoplazas parten hacia la primera curva es imposiblemente bello; una mezcla de los mejores sonidos de la historia. Jim Clark toma el liderato, con un hambriento Ayrton Senna justo detrás. Juan Manuel Fangio es tercero, sin arriesgar.

El 'maestro' es consciente de que las carreras son largas y no se ganan en la primera curva. La mejor salida es de Gilles Villeneuve, que tuvo una mala sesión clasificatoria. El canadiense es ahora cuarto. Por detrás, el debutante tiene una partida correcta, pero pierde un par de posiciones. Elio de Angelis y Patrick Depailler le adelantan uno por cada lado. La competición es feroz y nadie está dispuesto a dejar un sólo hueco al rival. Pero Bianchi tiene una máquina que funciona a las mil maravillas y él está inspirado. Vuelta tras vuelta, recupera posiciones hasta formar parte del grupo perseguidor. La cabeza de carrera aún está lejos pero queda mucho tiempo. A fin de cuentas, la carrera es larga.

El liderato cambia de manos varias veces. Tan pronto lo tiene Clark, como Senna o Fangio. A medida que pasan las vueltas, el grupo perseguidor alcanza a los hombres que lideran la carrera y logran adelantarles. Incluso llega la lluvia para animar una carrera que por otra parte no necesitaba ningún elemento extra. Los coches rinden a la perfección y los pilotos pueden mostrar todo su repertorio para hacer las delicias de los seguidores. Desde el muro de boxes, se sigue la carrera con pasión aunque también sin preocupación. Bianchi no está dispuesto a ceder ante nadie, ni siquiera los más grandes.

El resultado de la carrera se pierde en la distancia. Poco importa, pues los protagonistas saben que siempre habrá una nueva oportunidad. Todos tienen su momento de gloria. Cuando Jules Bianchi baja de su Ferrari, un reportero le pregunta por su debut.

- "Ha sido espectacular... pero cuantos menos vengan por aquí, mejor".

Sonrío de forma pícara, prometiendo que no lo dice por tener menos rivales. Ayrton Senna se acerca al francés.

- "Oye, ¿y Michael?".

El astro brasileño está ansioso por retomar lo que se quedó pendiente en 1994. Aquel duelo que nunca fue. Aquella lucha de titanos que nunca se llegó a ver. Bianchi pone una mano sobre el hombro de Senna y le dedica una mirada melancólica.

- "Esperemos que tarde en decidirse a correr aquí. Sería un rival durísimo... lo sé porque es mi ídolo".

Senna le da la razón a su nuevo compañero y mientras ambos andan hacia el paddock para atender a una prensa que les espera con ganas, se puede oir algo sobre si los pilotos que llegan viejos siguen siendo igual de rápidos que los que llegan jóvenes. La respuesta es una sonora risotada a la que, por supuesto, se une el autor de la broma. El risueño Jules.

En las carreras, la posición más codiciada es la primera. Esperemos que Jules Bianchi pueda ser el último esta vez.

Si te interesa esta noticia
Jules Bianchi - LaF1
Jules Bianchi - LaF1
Jules Bianchi en la parrilla de Montmeló - LaF1
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Troy McClure
Hola, soy Troy McClure. Tal vez me recuerden de mis apariciones en 'Los Simpsons' y el musical de 'El planeta de los Simios'. Wow, Álex, estabas inspirado, eh. Gran artículo. Saludos.
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top