Almacén F1

El origen del Gran Premio de Rusia: las carreras de 1913 y 1914

AmpliarEl origen del Gran Premio de Rusia: las carreras de 1913 y 1914El origen del Gran Premio de Rusia: las carreras de 1913 y 1914

No hace mucho, desde esta columna escribíamos sobre la primera carrera de coches celebrada en Rusia, la San Petersburgo - Strel'na de 1898, que fue una de las primeras carreras de la historia. Dejábamos apuntado entonces la celebración de dos Grandes Premios en los años 1913 y 1914. No por casualidad, estas dos carreras se celebrarían en la ciudad de San Petersburgo, capital aún por entonces del Imperio Ruso, y que fue fundada en 1703 como ventana de Rusia al mundo occidental.

Y el mundo occidental, rico en innovaciones, tenía al automóvil como una de ellas. Así que, al sudoeste de la ciudad, en las carreteras públicas que unían Ligovo, Krasnoe, Pulkovo y Alexandrovskaya (desde donde partía, por cierto, aquella carrera San Petersburgo-Strel’na), se trazó un circuito de forma ligeramente rectangular, de 30.381 metros y sentido horario, en el que se disputaría el primer G.P. de Rusia en 1913. No se trataba de una cuestión menor: en 1913 sólo habría dos Grandes Premios más, el del A.C.F. en Amiens, y el G.P. de Francia en Le Mans. 

Para ser más precisos, hay que decir que a día de hoy esta carrera se cuenta como un Gran Premio, pero en su momento fue anunciada como un evento internacional que se disputaría el 26 de Mayo de 1913 (7 de Junio en nuestro calendario). El Automóvil Club de San Petersburgo (SPAK en sus siglas) quería un Gran Premio, pero tampoco pretendía hacerlo con prisas y defectos, así que organizó esta carrera, podríamos decir que a modo de ensayo para un próximo Gran Premio. Planteó una carrera a siete vueltas, con comisarios de carrera apostados cada 1.5 “verst” (medida rusa de longitud, equivalente a 1’066 kilómetros). La lista de inscritos fue bastante amplia:

 

 

  1. Meller - Mercedes 4 cil.
  2. Slubsky (R) - Excelsior 6 cil.
  3. Rychkov (R) - Berliet 4 cil. 
  4. Oganesov (R) - Bianchi 4 cil.
  5. Suvorin (R) - Benz 29/60PS 4 cil.
  6. Ghisser (R) - Benz 4 cil.
  7. Shishkin (R) - Stoewer B4 19/45PS 4 cil.
  8. Nothombe (R) - Metallurgique 27/80 4 cil.
  9. Ivanov (R) - Russo-Baltique S24/58 4 cil.
  10. Birkigt (CH) - Hispano-Suiza 4 cil.
  11. Rietti (I) - Lancia 4 cil.
  12. Novikov (R) - Vauxhall 4 cil.
  13. Effron (R) - Vauxhall A 4 cil.
  14. Hollowell (GB) - Vauxhall 4 cil.
  15. Jossa - Excelsior 4 cil.
  16. Ovsiannikoff (R) - Vauxhall 4 cil.
  17. Pluim (R) - Hupmobile R 32hp 4 cil.
  18. Duray (F) - Metallurgique 15/20 4 cil.
  19. Donier (F) - Opel 4 cil.
  20. Grebenschikoff (R) - Hupmobile R 22hp 4 cil.
  21. Koliar - Wanderer 2 cil.

 

 

Como puede verse, la inmensa mayoría eran pilotos rusos, con alguna participación italiana, francesa, británica o la del suizo Marc Birkigt que, muy apropiadamente al ser uno de los fundadores e ingeniero de motores de la marca, pilotaba un ejemplar de Hispano-Suiza, automóvil que, por lo tanto, ya estuvo presente en aquella carrera. Lástima no tener más datos del modelo concreto utilizado.

De los veintiún inscritos, Meller, Novikov y Jossa causaron baja el día de la carrera, quedando reducida la participación a 18 corredores (respetable cifra aún así). La salida estaba prevista para las 11:30 horas, pero los competidores no partían en formación de parrilla, sino que lo hacían separados por una distancia de un minuto cada uno. Este tipo de carrera causó alguna confusión: algunos pilotos se detuvieron al acabar la primera vuelta, pero con las indicaciones de comisarios y público, retomaron la marcha.

El mayor problema fue la lluvia, que hizo acto de presencia en la segunda de las siete vueltas previstas: las carreteras se estropearon y complicaron la vida a los corredores, muchos de los cuales fueron abandonando a lo largo de la carrera: Koliar en la vuelta dos por fallo en el magneto, mientras Donier veía fallar el motor en su Opel, y en la vuelta 3, Ovsyannikov con su motor igualmente roto. 

Los comisarios tomaron una decisión para dar seguridad a la carrera, especialmente en la zona de carretera más afectada, la de Krasnoe. Allí, un comisario entregaba a cada corredor que llegaba un cronómetro encendido, el cual portaban hasta la salida de la población. Como se trataba de ralentizar la marcha para evitar daños excesivos en la calzada, los participantes debían esperar hasta que el reloj marcase diez minutos una vez llegados a las afueras de la población, y sólo entonces podían retomar la carrera con normalidad. Sin embargo, eso no evitaba problemas, como sufrió Ghisser en su Benz, al tener problemas con una rueda trasera y tener que abandonar en la vuelta 4, o Slubsky en la 5 por rotura de motor.

Pero quizás el incidente más curioso le sucedió a Ivan Ivanov a los mandos de su Russo-Baltique S24/58, marca de la que era mecánico, y que con la ayuda del ingeniero Ivan Friazinovsky habían modificado el S24/58 en coche de carreras, apodado “pepino ruso” por su aerodinámica carrocería. El problema fue que el cronómetro se le había parado mientras atravesaba Krasnoe, así que al llegar a la salida de la población, tuvo que esperar los 10 minutos completos. Absolutamente furioso, se lanzó por las encharcadas carreteras a la caza del entonces líder, Georgy Suvorin con un Benz. De paso, marcó la vuelta rápida de la carrera en 14:30:6, a una media de 125.722 kilómetros por hora. Pero no le bastó para darle alcance. Suvorin, en la clasificación de tiempo, se alzaba con el triunfo. La clasificación final fue la siguiente:

 

1. Suvorin (2:23.54,6)

2. Ivanov (+2.56,4)

3. Nothombe (+5.24,4)

4. Duray (+26.21,8)

5. Effron (+41.15,4)

6. Shishkin (+53.40,4)

7. Birkigt (+1:04.25,0)

8. Rietti, Lancia (+1:09:45,8)

9. Grebenschikoff (+1:27.47,2)

RET Rychkov (7 v.)

RET Oganesov (7 v.)

RET Slubsky (5 v.)

RET Ghisser (4 v.)

RET Pluim (4 v.)

RET Ovsyannikov (3 v.)

RET Donier (2 v.)

RET Koliar (2 v.)

RET Hollowell (1 v.)

 

Hubo otras dos clasificaciones, basadas en regularidad (velocidad media en cada vuelta), que fue ganada por Grebenschikoff, seguido de Duray, Rietti, Suvorin, Shishkin, Efron, Nothombe, Ivanov y Birkigt. En la tercera clasificación, basada en rendimiento del motor (con una fórmula matemática que tenía en cuenta el peso del coche con pasajeros, media de velocidad, número de cilindros, carrera del pistón y diámetro del pistón), el resultado daba a Duray como ganador, seguido de Ivanov, Nothombe, Efron, Suvorin, Birkigt, Grebenschikoff, Shishkin, y Rietti.

Lo cierto es que este primer Gran Premio de Rusia había sido bastante exitoso, y se enmarcaba en el progresivo crecimiento de las competiciones de motor en territorio ruso. El paso siguiente fue comenzar a organizar la carrera de 1914.

 

GRAN PREMIO DE RUSIA DE 1914

En 1914, el calendario de grandes pruebas no era tampoco muy extenso. Las 500 Millas de Indianápolis, la Targa Florio, la Coppa Florio, la Vanderbilt Cup o el Tourist Trophy. Pero Grandes Premios sólo hubo dos: el del Automóvil Club de Francia (A.C.F) en Lyon (ganado por Lautenschlager en un Mercedes 18/100), y el Gran Premio de Rusia, en San Petersburgo.

Precisamente, la cercanía de ambas carreras afectó negativamente a la rusa. La prueba a disputar en Lyon estaba programada para el 4 de Julio, mientras que la de San Petersburgo para el 31 de Mayo (18 de Mayo según el calendario juliano, usado en Rusia). Y aunque hoy nos parezca mentira, un mes de diferencia entre carreras era considerado muy corto por entonces, dada la necesidad de preparación, pruebas, y duración de las reparaciones en caso de averías o accidentes. Y también por una cuestión estratégica: la prueba francesa era cumbre, y revelar las bondades de un coche podría poner sobre aviso a la competencia.

Desde principios de año, el SPAK envió multitud de invitaciones a las principales marcas y clubes automovilísticos para su participación en la carrera. La única marca oficial extranjera que se comprometió a acudir fue la turinesa Aquila Italiana, que enviaría a su piloto el conde Eugenio Beria d’Argentine. Las demás marcas extranjeras declinaron participar oficialmente.

Eso, en parte, motivó aún más a los organizadores para crear un evento envidiable: se construyeron gradas con bares, se habilitaron amplias zonas de paddock, se delimitó con cordones todo el trazado, y se apostaron ambulancias con personal médico en varias zonas del largo circuito. Todo un despliegue de medios, que como contrapartida conllevaba un coste de inscripción de 400 rublos, después rebajado a 300, y que el fundador de la revista “Automobile”, Andrei Nagel, señalaba como una de las causas de la escasa participación, no ya oficial, sino incluso de los clubs.

La Russo-Baltique también participaba oficialmente, con Ivanov de nuevo a los mandos. Pero ni italianos ni rusos eran los favoritos. Este era el Benz 55/150 que había inscrito el alemán Willy Schöll, un coche de 15 litros de cilindrada. En definitiva, la lista de inscritos era la siguiente:

 

1 Willy Schöll (A) - Benz 55/150 HP

2 A. Slupsky (RUS) - Excelsior 100 HP

3 Ghisser (RUS) - Benz

4 Ivan Ivanov (RUS) - Russo-Baltique S24/58 

5 S. Ovsyannikov (RUS) - Vauxhall

6 Sadyker (RUS) - Sunbeam

7 Eugenio Beria d'Argentine (I) - Aquila Italiana 

8 Elena Samsonova (RUS) - Hupmobile

9 F. Boboshko (RUS) - Hupmobile

10 A. Wern (RUS) - Hupmobile

11 A. Rashevsky (RUS) - Vauxhall

12 Neugebauer  - Schneider

13 A. Grebenschikoff (RUS) - Buick

14 Sokolov (RUS) - Argill

15 Jamoida (RUS) – NAG

 

 

Como puede observarse, participaba una mujer, Eugenia Samsonova, que también fue piloto de aviones. Nada nuevo, por lo tanto, las incursiones femeninas en el automovilismo.

Los organizadores pretendían que esta vez la carrera se disputase a 12 vueltas, siempre sobre el mismo trazado del año anterior. Pero las autoridades prohibieron el corte de las carreteras por más de cinco horas, por lo que no tuvieron más remedio que reducir la prueba a las mismas siete vueltas que en 1913. Esta vez habría dos clasificaciones, una según el orden de llegada, y otra según el rendimiento del motor, en base a una más sencilla fórmula matemática, igualmente basada en el peso del vehículo, velocidad media, número de cilindros y su diámetro, y en la carrera del pistón. 

El día de la carrera, causaron baja tres participantes, Ghisser, Neugebauer y Jamoida, dejando en doce el número de corredores. De nuevo, la salida se daba con un intervalo de un minuto entre cada coche. Y ya desde el principio se vio con claridad que Schöll y su Benz eran inalcanzables. Unido a ello, pronto empezaron las bajas, la más llamativa la de Ivanov, que en la primera vuelta veía cómo una de las válvulas de escape de su motor le producía el abandono. También en esa vuelta se retirarían Wern y Grebenschikoff, éste último por rotura de un pistón, cuando el año anterior había vencido en la clasificación de regularidad. Tampoco Samsonova tuvo fortuna, dañando una llanta en la tercera vuelta, y viéndose obligada a abandonar.

El único que, hipotéticamente, podía plantar cara a Schöll era Slubsky con su Excelsior, pero a la ya de por sí difícil tarea, se unió un embrague que le tuvo más de veinte minutos en los boxes para su reparación. De modo que nadie podía hacer sombra al piloto alemán y su Benz, el cual, en un alarde de poderío, marcaría la vuelta rápida de la carrera en el cuarto giro, con un tiempo de 13:55:6 minutos, rebajando notablemente el record de Ivanov del año precedente. Ovsyannikov, que rodaba segundo, y Beria d’Argentine, tercero, desplegaban una conducción valiente, pero con unos coches menos potentes, la valentía no suplía las carencias.

 

Así, sin ser inquietado en ningún momento, Willy Schöll se alzaba con el triunfo:

1. Scholl (1:48.32,2)

2. Ovsyannikov (+10.29,6)

3. d’Argentine (+13.08,6)

4. Slubsky (+28.38,0)

5. Rashevsky (+40.59,8)

6. Boboshko (+1:10.24,8)

7. Sokolov (no clasificado, llegado a meta tras expirar el tiempo permitido)

RET Samsonova (3 v.)

RET Sadyker (2 v.)

RET Ivanov (1 v.)

RET Wern (1 v.)

RET Grebenschikoff (1 v.)

 

La carrera había sido un éxito relativo, y parecía asentarse con su segunda edición en el calendario. Sin embargo, unas semanas después, el asesinato del Archiduque austríaco Franz Ferdinand en Sarajevo provocaba el inicio de la Primera Guerra Mundial. Estando aún en pleno apogeo la contienda, en 1917 se desató la Revolución Rusa, cambiando completamente el modelo de Estado del país: nacía la URSS. Incluso San Petersburgo dejó de serlo, ya que en agosto de 1914 pasó a denominarse Petrogrado, y posteriormente Leningrado hasta que en 1991 recuperó su nombre. Las carreras de coches de alto rendimiento dejaron de ser una prioridad. Sin embargo, y casi milagrosamente, aún puede recorrerse el trazado del circuito, que transcurre muy cerca del aeropuerto de Pulkovo.

Tuvo que pasar un siglo hasta que Rusia celebró un nuevo Gran Premio, esta vez en Sochi. Los dos primeros los ganó un Benz, marca que en 1925 se fusionó con Daimler y comenzó a comercializar los Mercedes-Benz. Los de 2014 y 2015, los ganaron precisamente estos últimos. El Gran Premio de Rusia es patrimonio exclusivo de los coches alemanes, si nadie lo evita este año.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de telmex
Jose Migul, como siempre muy buen aporte, gracias por tu tiempo y trabajo saludos.
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top