Articulos LaF1

El día que Jules Bianchi mereció coronarse campeón

Revivimos la última carrera de la Fórmula Renault 3.5 desde el box del Tech1

AmpliarJules Bianchi en la parrilla de Montmeló - LaF1Jules Bianchi en la parrilla de Montmeló

Hace casi tres años de aquella carrera en el entonces Circuit de Catalunya en la que participaba e iba a jugarse el título un tal Jules Bianchi y Robin Frijns, el holandés era debutante de la cometida categoría y ambos llegaban a la cita catalana con el título en juego y un margen de puntos estrecho. Así pues, todo estaba dispuesto para que el pupilo de Ferrari y el que llegó a ser piloto de pruebas de Caterham en la F1 se jugasen el todo por el todo en el exigente trazado de la ciudad condal.

Nos remitimos al fin de semana del 20 y el 21 de octubre de 2012. Viajamos pues tres años atrás en el tiempo, un pequeño salto que merece la pena realizar. Bianchi en aquel entonces militaba en las filas del Tech1 Racing mientras que Frinjs lo hacía para el prestigioso equipo Fortec Motorsports. El duelo estaba servido y un servidor pudo vivir la segunda carrera del fin de semana desde dentro del box del francés. Los nervios estaban bien presentes entre todos los miembros del equipo. El objetivo: acabar delante del holandés para ser campeones.

En la primera carrera, Frinjs se subió al tercer cajón del podio mientras que Bianchi tuvo que conformarse con una discreta séptima posición. La primera batalla se la había adjudicado el holandés que partía con ventaja, pero la guerra no había terminado ni estaba perdida, el objetivo era el mismo, acabar por delante y todo estaba dispuesto para el asalto final. La lucha de dos grandes talentos estaba a punto de culminarse, pero nadie iba a imaginar lo que estaba a punto de suceder.

Ya el domingo día 21 de octubre en el circuito, me encontraba en parrilla de salida al lado del bólido negro y rojo del piloto francés tutelado por Ferrari; llevaba el casco puesto, visera levantada y en sus ojos solo veía una cosa: Ganas de triunfar, focalizando la primera posición a escasos minutos para ver el semáforo en verde. Y es que de eso estaba hecho Jules, no le valía con superar a su rival en el Campeonato, quería saborear toda la gloria.

Minutos después recibimos la orden de retirarnos de la parrilla y junto con mi compañero de redacción Àlex Garcia enfilamos el camino hasta el box del Tech1 Racing. Nos colocamos detrás de las barreras que dispuso el equipo para la ocasión, prensa francesa por doquier, nervios de acero, pulsaciones y respiración acelerada a cada segundo y las miradas centradas en los televisores que colgaban del techo. Semáforo verde y pie al hierro.

Daba la sensación de que la presión iba superando a Frinjs a medida que se sucedían las vueltas, todo lo contrario a Jules que se encontraba más retrasado que el holandés pero que estaba en plena remontada con un ritmo superior al de los líderes. Dentro del box seguía habiendo tensión, por supuesto, pero también había una nueva sensación, no era otra que la confianza y al esperanza. Primera parada en box y todo sigue igual, con Jules recortando tiempo a su rival.

Poco a poco iba llegando el momento que todos los presentes estaban esperando. La jefa de prensa del equipo se acercó hasta donde estábamos los periodistas, con los puños apretados y aguantando la presión como buenamente pudo. Había llegado la hora de realizar el asalto a la posición de Robin Frinjs, tercer clasificado en aquel momento. Y así fue, lo intentó en la curva cuatro, el viraje Repsol siempre tan complicado ¡Y por fuera! Recuerdo perfectamente el vuelco que me dio el corazón, tenía la posición ganada, todo el morro del monoplaza del francés estaba por delante de la posición del holandés pero este no iba a darse por vencido. apuró la frenada tanto que bloqueó sus ruedas y ambos se fueron a la grava, pero solo el debutante pudo regresar.

El griterío se adueñó del box y los insultos, que surgían de la rabia de los integrantes del Tech1 fueron las únicas exclamaciones que resonaban en aquel pequeño espacio. Recuerdo que volaron carpetas y como todo el mundo empezó a recoger los bártulos a desgana y con la tristeza en sus rostros. Frinjs pues, era campeón pasase lo que pasase, no obstante, el equipo francés acudió a los comisarios y estos optaron por excluir de la carrera a Frinjs.

Fue un final de fiesta de una temporada impresionante e igualada pasada por agua. Se esperaba una gran rivalidad en pista, pero desde el respeto y la condición de debutante le pudo al piloto de Fortec y para más inri, obtuvo la gloria coronándose campeón de la Fórmula Renault 3.5 de aquel año 2012. Mi primera experiencia en un paddock y del más alto nivel. Siempre guardaré en mis retinas y en mi memoria todos y cada uno de los minutos que viví aquel 21 de octubre.

Meses después, Jules se subió al Force India y al Marussia -como piloto titular de la temporada 2013- en los test de pretemporada celebrados curiosamente en el circuito del que guardaba un sabor amargo pero que moralmente le coronó como campeón. Aquel solo debió ser el inicio hasta convertirse en piloto de Ferrari, equipo que le ha estado tutelando hasta día de hoy. Su joven promesa más preciada pero que por desgracias del destino no vamos a ver en una carrera de F1 vestido de rojo.

El accidente que sufrió en Suzuka hace nueve meses le dejó en coma en el hospital, primero en la localidad de Mie en Japón para posteriormente ser hospitalizado en el Hospital universitario de Niza donde finalmente ha fallecido. Lo cual me ha hecho recordar ese 21 de octubre, así como el Gran Premio de Mónaco de 2014 donde el francés pudo saborear una vez más, un pedacito de gloria al conseguir los dos primeros puntos de la historia de Marussia al completar una carrera casi perfecta, con penalización incluida. 

Jules pues, estaba llamado al éxito deportivo, pero nos vamos a quedar con las ganas de ver a este gran piloto y mejor persona con un equipo competitivo en la élite del automovilismo; la lógica nos diría que debía ser con Ferrari y seguramente así fuese pero, a título personal, no me hubiese importado en absoluto verlo triunfar con cualquier otro equipo. solo con verle en pista uno ya se deleitaba. Estés donde estés, descansa en paz Jules.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top