Una mirada al Paddock Club, la zona más exclusiva

El ala elitista de la Fórmula 1

AmpliarEl ala elitista de la Fórmula 1El ala elitista de la Fórmula 1

El Gran Circo de la F1 siempre ha ido acompañado del ambiente más lujoso y exclusivo. Un espectáculo que se vive en el asfalto pero cada vez más en el paddock y el pitlane con la presencia de celebrities y famosos. El Paddock Club es, sin duda, la zona VIP por excelencia y donde el lujo se aprecia en cada rincón. Su precio oscila entre los 3.000 y 6.000 euros dependiendo del Gran Premio y la situación del recinto es óptima: encima de los boxes y con unas vistas perfectas a la parrilla de salida. Compartir mesa con las celebrities tiene un precio muy alto.

El Paddock Club está compuesto por diferentes lounges de marcas y equipos, con una zona común llamada Chill Out Lounge. Todas las zonas están equipadas con pantallas gigantes y altavoces para no perder detalle de los entrenamientos y la carrera. La minoría privilegiada tiene al alcance todas las comodidades para pasar un día cinco estrellas. Masajes, copas de champagne Mumm ilimitadas, desayuno, comida, barra libre de todo lo que deseen, música en directo, Dj y, en ocasiones, estilista. El Paddock Club no es un lugar para perderse, hay numerosas azafatas que invaden pasillos y lounges del recinto solo para orientar y guiar los clientes.

paddock_club_logo.jpg

La decoración también juega un papel importante para crear esta atmosfera lujosa, no falta detalle en ningún rincón, des de flores en cada mesa y pasillo,hasta fotos antiguas firmadas por expilotos. Cada lounge tiene una agenda marcada, por si algún cliente se aburriera, con apariciones de los pilotos, paseos al pitlane con las azafatas, sorteos etc. Todo está organizado al minuto y con una estrategia de marketing detrás. Permanece abierto durante todo el día, sus clientes pueden llegar temprano por la mañana, ya que abre las puertas entre las 8 y las 9. Si quieren llegar con su coche, el servicio de parking está incluido sino disponen de servicio de taxi exclusivo y en ocasiones algunos llegan directamente en helicóptero. 

Sentarse en una mesa con Patrick Dempsey o Maradona, usar servilletas de Hermès para comer, tener siempre el vaso de vino lleno sin pedirlo o que te reciba un ejercito de azafatas y camareras al entrar son parte de la exclusividad de la fórmula Paddock Club. La cantidad de personal movilizado para montar esta infraestructura es impresionante, la empresa de catering moviliza equipos de jóvenes de diferentes países para que viajan a cada circuito para ofrecer el servicio más VIP. Un equipo de floristas, electricistas, montadores, instaladores de wifi, cocineros, supervisores viajan en cada GP sólo para hacer posible este exclusivo recinto. 

patrick_dempsey_f1.jpg

Los privilegiados que disponen de este pase además de poder pasearse por la zona más exclusiva de la F1 pueden disfrutar de las visitas de los pilotos, breves pero suficientes para inmortalizar el momento por parte de los "fans", si lo podemos llamar así. La gran mayoría de espectadores que se pasean por el Paddock Club apenas saben cómo se llaman los pilotos que compiten o que equipos están en la parrilla. Muchos de ellos son invitados por las marcas y están allí para hacer negocios y contactos. En numerosas ocasiones ni tan solo prestan atención a la carrera y asisten con una agenda de reuniones. La afición y pasión por las carreras, sin duda, no se vive allí sino en las gradas y la pelouse. Bernie Ecclestone dispone siempre de una mesa reservada con las mejores vistas, aunque sus apariciones son contadas, está todo preparado para que no le falte nada. El patrón de la F1 es el cliente más importante y prioritario y dispone de todos los privilegios.

El exclusivo recinto es una zona vetada para los periodistas. Los derechos de imagen están extremadamente controlados y los profesionales que trabajan allí los ceden a la marca Paddock Club, la cual difunde los contenidos que le interesan. Un espacio lujoso al alcance de pocos, exclusivo y con la discreción necesaria para que sus clientes puedan estar en una atmosfera de sueño, ya sea para hacer negocios o para vibrar viendo a sus ídolos rodar en el trazado.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top