FREEPRACTICE4

Condenados a la desaparición

Equipos que entraron en la Fórmula 1 debido a una norma que nunca se llegó a aplicar, o lo que es lo mismo, fueron engañados

AmpliarManor está 'condenada' a la desaparición - LaF1.esManor está 'condenada' a la desaparición

Con la llegada de la temporada 2010 de Fórmula 1, y tras unos meses de durísimas negociaciones entre FIA y FOTA (esta última incluso amenazó a la primera con formar un campeonato paralelo a la Fórmula 1), aumentaba el número de escuderías en la máxima categoría del automovilismo europeo por primera vez desde 2006, aunque lo hacía bajo circunstancias muy especiales.

Hispania Racing Team (HRT), Lotus Racing (más tarde Team Lotus, finalmente Caterham) y Virgin Racing (desde 2012 Marussia, actualmente Manor) eran los nuevos equipos. Una cuarta escudería, USF1 Team, se quedaría finalmente sin su plaza, a pesar de los esfuerzos de Peter Windsor por introducir una estructura estadounidense en la Fórmula 1. Stefan GP fue entonces el equipo que se postuló como cuarta novedad en la parrilla, pero no consiguió el beneplácito de la FIA. De esta forma, serían al final tres los equipos que conseguirían la plaza.

Todo sonaba muy bonito en el inicio de esa temporada 2010, ya que se había conseguido atraer a tres nuevos equipos a la Fórmula 1, con el objetivo de que se fueran consolidando poco a poco, de forma que, a 2-3 años vista, estos equipos se asentaran y contribuyeran a engrosar la zona media de la parrilla, lo que conllevaría un mayor espectáculo. Además, aumentaría la cantidad de pilotos, y por ende la variedad de nacionalidades de los mismos, lo que suponía atraer a nuevos patrocinadores, nuevos mercados, más espectadores… En definitiva, todo parecía maravilloso. O al menos, así se proclamaba desde ciertos sectores.

Sin embargo, estos equipos entraron en la Fórmula 1 bajo ciertas condiciones. Bueno, realmente, entraron debido exclusivamente a esas condiciones. Para comenzar, debían montar motores Cosworth, una medida que tenía mucha lógica en un inicio, ya que se pretendían estandarizar esos motores para toda la parrilla. Por eso, entrar la F1 con unos motores que posteriormente iban a tener que usar también el resto de equipos era incluso una ventaja para los equipos nuevos. Sin embargo, una vez la FOTA se había plantado y la FIA había dado marcha atrás con ese intento de estandarización, ¿tenía sentido seguir obligando a estos equipos a debutar con motores Cosworth, a sabiendas de que tarde o temprano tendrían que cambiar de proveedor?

De todas formas, el tema de los motores es prácticamente irrisorio si se compara con la 'medida estrella' que contenía el acuerdo FIA-FOTA, la medida que realmente convenció a estos tres nuevos equipos: el límite presupuestario.

El compromiso consistía en limitar los gastos de los equipos gradualmente, de forma que, temporada a temporada, este límite fuera bajando. Esto garantizaba a los equipos recién llegados tener opciones de progresar ya que, aunque no contaban con el mismo presupuesto que los grandes, sabían que en unos años (se hablaba de dos temporadas) estarían en condiciones de, al menos, competir con 'la clase media': el déficit de presupuesto desaparecía si este era limitado.

Pero este acuerdo ya nació de por sí con una clara incongruencia. Mosley, defensor por excelencia del límite presupuestario, no podía presentarse para ser reelegido presidente de la FIA. A cambio, su propuesta del límite presupuestario sería por fin llevada a cabo. Eso sí, él ya no podría estar ahí para asegurarse de que esto se cumplía…

Bajo estas circunstancias, como ya era incluso previsible, el límite presupuestario nunca llegó a ser aplicado. Y dado que esta medida era la que había convencido a los equipos denominados 'nuevos' a entrar a la Fórmula 1, las consecuencias derivadas de su no aplicación eran también evidentes: la aventura de HRT en la Fórmula 1 terminó en 2012, la de Caterham en 2014, y la de Manor es lógico pensar que no durará mucho más tiempo, aunque si lo hace, será a base de arrastrarse por el fondo de la parrilla.

No voy a negar que estos equipos podrían haber mejorado su gestión en algunos aspectos. Pero entraron en la Fórmula 1 debido a una norma que nunca se llegó a aplicar, o lo que es lo mismo, fueron engañados. Dudo mucho que hubieran entrado en la Fórmula 1 tan alegremente de haber sabido el rumbo que iba a tomar la FIA en relación a esta medida, más allá de los 'intentos' estéticos de Jean Todt.

¿Se exigirán algún día responsabilidades por este desastre? A día de hoy, es casi utópico pensarlo. Sin embargo, los aficionados siempre podemos poner nuestro granito de arena. ¿Cómo? No ridiculizando a equipos que, si bien no han conseguido salir del fondo de la parrilla, merecen el mismo respeto que el resto. Entraron en este deporte condenados a la desaparición. Y, aunque lentamente, esas condenas se están ejecutando.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de Gonzalo.V
Buen artículo. Una pena que se ridiculice a estos equipos. No tienen dinero para "comprar buenos pilotos" ni piezas. Y, para colmo, el trabajo de algunos pilotos de estos equipos no se valora al menos que te choques y te quedes en coma (caso de Bianchi (#ForzaJules)). Esto ya lo dije en el artículo tuyo "Abramos los ojos" cuando hacías ver que Bottas estaba sobrevalorado.
Imagen de Panchito
Excelente....!!
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top