El futuro incierto de la Fórmula 1

Carta de un joven aficionado a Bernie Ecclestone

La burbuja económica en la que vivía la Fórmula 1 ha estallado

Dos equipos han caído, pero la amenaza se extiende al resto de escuderías modestas

En la coyuntura actual es imprescindible valorar si es necesario redefinir el poder de la categoría reina

AmpliarBernie Ecclestone en Abu Dabi - LaF1Bernie Ecclestone en Abu Dabi

Estimado Sr Ecclestone,

He de confesar que el hecho de que el deporte que más me gusta esté en sus manos no me tranquiliza especialmente. Si en algún momento defendí su figura, los argumentos que me llevaron a situarme en el lado de la balanza que no pedía su retiro poco a poco se van difuminando.

"Mira su gestión económica en la F1 y hasta dónde la ha hecho crecer" argumentaba yo; "mira la gestión económica que está haciendo en la F1 y hacia dónde la lleva", me rebaten ahora. Y es cierto, las pocas credenciales que usted tenía se están perdiendo al mismo ritmo que su cordura, y el único reflejo de aquel buen estratega que se hizo en los 70 con casi el total control de los derechos comerciales es la montaña de dinero que acumula desde entonces.

"I’m too old fashioned", confesó usted en una entrevista hace tiempo. Y es cierto, está chapado a la antigua, demasiado a la antigua, y eso, en un deporte que dice ir a la vanguardia de los tiempos, no es compatible. Consiguió su supremacía en el final de una época en la que el sexo era seguro y las carreras peligrosas, pero el mundo y la propia competición han cambiado tanto desde entonces que intentar mantener el mismo sistema de antaño es como pegarse un tiro en el pie, y la F1 está perdiendo ya mucha sangre.

Caterham corrió en Abu Dabi milagrosamente, de Marussia no se han vuelto a tener noticias y los equipos de mitad de tabla ponen sus barbas a remojar mientras ven al de la guadaña merodear por sus fábricas, y no pueden más que quejarse amargamente de las largas que reciben cada vez que acuden a usted en busca de ayuda para su situación. Llegados a este punto, parece cobrar un poco de sentido su frase de "no queremos mendigos en el deporte", sobre todo cuando los mendigos tienen voz y voto dentro de las reuniones de equipos, o al menos eso se dice. No hay dinero, y como decía George Clooney en la propaganda, "no party", y si no aportas nada, mejor quédate en casa. Esa es su idea, aquí solo está la élite, y es muy loable, pero el problema viene cuando la élite no es capaz de llenar más de 14 cajones de salida.

Y entonces usted discurrió lo siguiente: hay que llenar la parrilla, pero ni queremos que las riquezas se repartan de forma más equitativa, ni tampoco seguir escuchando los lamentos de quienes piden ayuda, así que nos deshacemos de ellos y ponemos en su lugar monoplazas iguales que serán vendidos al mejor postor. Es decir, una monomarca dentro de la propia Fórmula 1. Me gustaría decirle que la idea es tan mala como suena, pues ni siquiera es algo parecido a las CRT que se usaron en Moto GP. Aquí no hay nuevas marcas que "meten cabeza" en la competición gracias a un coste más bajo, aquí hay un constructor de chasis y otro de motores que, juntos, crearán un coche que servirá de comparsa a los grandes, simplemente para que el público vea 22, 24 o 26 coches en pista. El público de las gradas, me refiero, porque los que estén detrás del televisor olerán los mismos "Super GP" que estos alguna opción de victoria, o puntos. Y que no se les ocurra hacer algo de sombra a los grandes, porque entonces los constructores se le echarán encima quejándose de que un monoplaza que ha costado mucho menos dinero que los suyos, les está quitando enteros e incluso podios.

¿Y cuál es la solución? ¿Ralentizarlos? Si los haces más lentos, desvirtúas la competición, enfadas a los propietarios por no darles la oportunidad de luchar y marcas aún más la diferencia entre los "dos mundos"  de la F1. Por hacer un símil con la Resistencia, creas una LMP1 y una LMP2, y aunque sea emocionante ver ambas categorías todo el mundo reza cada año por leer que una nueva marca va a intentar el asalto a Le Mans.

¿Y si introducimos un tercer coche por equipo? Entonces seríamos más injustos aún con las formaciones más pequeñas que consigan mantenerse. La medida acarrearía muchos costes –por lo que su argumento de reducción de gastos quedaría aún más por los suelos- y podría hacer que las carreras resultaran incluso más aburridas y monótonas.

No me malinterprete, no soy adivino y seguramente me he ido del tema, simplemente he querido hacer  elucubraciones, un ejercicio basado en la especulación, en las reflexiones y en el deformar la figura de esta F1 que –como me dijeron en una ocasión- es una vieja de 60 años, pero está tan buena como el primer día. No obstante, debería saber que los cánones de belleza de ahora no son los que existían décadas atrás. Bernie, usted se enamoró de una joven muchacha con la fertilidad como uno de sus principales atractivos, pero los años pasan y para que la esterilidad no se adueñe de ella hay que hacer algunos arreglos, y sé que no está dispuesto a que se cambie ni un ápice de la niña de sus ojos.

El amor es ciego y terco a razones, y lo que parece no querer admitir es que, por el bien de sus hijos –el dinero- la Señora F1 no le tiene que resultar atractiva a usted sino, y no me malinterprete, a gente como yo. A esos a los que mira con recelo y desdén a través de los cristales de su palacete. A esos tildados de "frikis"  que pasan las horas pensando en coches y escribiendo sobre ellos. A los imberbes aún no emancipados que en su vida han pisado un banco y que no necesitan un Rolex porque con el móvil tienen suficiente. A los críos que juegan con una caja de cartón a simular que son los Alonso, Vettel, Ricciardo o Hamilton del momento. A esos que, en un futuro, cuando los fans de 70 años a los que usted apela estén criando malvas, encenderán el televisor para ver los Grandes Premios, ingresarán capital en los bancos cuyos logos colorean los circuitos cada fin de semana y, con el dinero obtenido de su trabajo, llevarán a sus hijos a ver las carreras, creando nuevas generaciones de aficionados más leales que nunca, pues habrán visto desde pequeños el espectáculo más grande y bonito del mundo y habrán quedado prendados no por el champán que se sirve en el Paddock Club, sino por los adelantamientos, el sonido y el ambiente de la zona de pelouse o por la emoción radiada a través de los micrófonos, como es el ejemplo de un servidor, que se enganchó hace más de diez años a base de ver los cochecitos por la tele y quien, por cierto, ni tiene reloj, ni cuenta bancaria.

Como cantaban en un capítulo de «Los Simpsons», «niños,… niños,… futuro,… futuro». Y los niños de ahora están delante de una pantalla y las 24 horas del día son bombardeados con mensajes, fotos y noticias sobre fútbol, baloncesto, tenis, y algo de Fórmula 1 que, por supuesto, viene de la gente que quiere compartir su pasión, como los integrantes muchos medios digitales a quienes usted quisiera cortar las alas. No, señor Ecclestone, las redes sociales, internet y los medios digitales no son un sinsentido; el sinsentido es que usted no vea la enorme cantidad de promoción y publicidad que estos medios son capaces de generar a un coste prácticamente gratuito. Aunque entiendo perfectamente su postura, más medios es igual a más opiniones y puntos de vista, como los de este plumilla que, juntando un par de letras sobre una pantalla, cree que algún día tendrá la ocasión de decirle estas palabras.

Un saludo,
Firmado: el futuro –aunque usted se niegue a verlo-.

 

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
7 comentarios
Imagen de Kronum
MI carta habria sido mas corta Señor Bernei Vallase por favor
Imagen de Paula_Arv
Pues que les diré...Yo me comencé en este mundillo desde por allá de la temporada del 2012, antes de eso yo había escuchado algo de un tal Schumacher, "debe ser un buen piloto" (pensaba yo), y de vez en cuando podía oír algún "resumen" de lo que pasó ese fin de semana en la Fórmula 1: resumen de 15 segundos para decir que Hamilton ganó la carrera y que fue el hombre de la pole. Hasta ahí, ese era mi contacto con la Fórmula 1 en un país en el que los que ven Fórmula 1 son una minoría y los que la ven con pasión y amor siendo el deporte de sus amores son unos completos "bichos raros"..."Estos no ven fútbol...Se levantan a las 2 de la mañana a ver cochecitos dando vueltas y vueltas...Sí, sí, hacen mucho ruido y van muy rápido ...Deben ser una élite porque son contados...". Antes del 2012, lo mío no era la Fórmula 1, preguntadme para aquel entonces quién era Ayrton Senna y tendrían mi cara de poco entendimiento. Lo mío eran los coches de calle, trataba de aprender cada día más, moría y vivía por ellos y sólo ellos y el contacto que tenía con la competición automovilística era bastante corta y distante: cada tres meses mi papá y yo nos sentábamos desde temprano en el sillón, yo con 6 años y el por allá de los 40, a ver algo parecido a una competición (sí, con reglas y todo) pero más rústico...Involucraba lodo, Toyotas FJ Cruiser del 70, Range Rover del 80 y Jeep Wrangler, dos carriles y el que llegaba primero y sacará el coche de la laguna con el Winch ganaba...Era "el desafío 4x4"...Después de eso, en las tardes de Enero, le cambiábamos a Fox Sport para seguirle al Dakar, la competición de los mil amores de mi padre, y ahí comencé a conectarme con la competición que involucra caballos de fuerza y agallas...Y tenía algo especial para mí, yo preguntaba a mí padre de vez en cuando...Él me respondía con cierta sonrisa en su cara y seguíamos...De verdad que era algo especial,pero distante. Luego con el pasar de los años, vi el tráiler de cierta película...Se llamaba "Senna"...Y me llamó la atención: incluía coches rápidos, y a un hombre que puso alma y corazón en conducir esos coches súper rápidos...Era un buen plan y decidí verla...Amor a primera vista, era amor y pasión por la velocidad, me enamoré del "pedacito" de Fórmula 1 de los 80 y 90 y de ese héroe que pasó a ser mí ídolo...No suena tan profundo tomando en cuenta que fue hace poco...Pero de verdad, me enamoré de ese deporte. Terminada la película fui y busqué en la guía a ver si podía ver algún gran premio ese fin de semana...No...Tuve que esperar 1 mes para Australia para observar por primera vez la F1 actual...Mientras me dediqué a aprender y entender el deporte...Desde las leyendas hasta que es el DRS y el KERS...En dos meses ya era la fanática total de la F1 y esa primera carrera fue increíble, le entendí el hilo y se terminó la temporada, muchas madrugadas y qualis después y me enamoraba más y más...Luego por blogs y otros me comencé a enterar que el deporte estaba renqueando...No era ni la mitad de lo que alguna vez fue...Pero para mí era algo absurdo, si veía batallas entre un tal Fernando Alonso y un tal Sebastián Vettel...Los años siguientes pasaron y el hechizo del enamoramiento se me quitó hasta finales de este 2014, la F1 de verdad estaba sangrando y estaba perdiendo fans...Y yo sólo le rogaba con gritos al cielo..."¡Salven la F1!"...Y un deseo increíble de poder sentarme a conversar con el señor Ecclestone...Como si tuviera voz y voto ahí. Me hizo mal enamorarme de una temporada de oro para después volver a la realidad esperando que fuera así...Me duró hasta el 2014...La F1 está sangrando a raudales...Y yo no pienso dejarla. ¡Salven la F1!
Imagen de miamibarna2
Bernie se ríe de todo, dudo mucho que un mensaje como este le afecte, por desgracia seguiremos tragando con todos los tejemanejes de este usurero.
Imagen de Room
Totalmente de acuerdo con lui [#2 luis ramirez] No podría estar más de acuerdo contigo. Pero ya se sabe, no se le puede quitar a un niño su juguete favorito.
Imagen de patolas2
Este viejo decrepito que va a reflexionar,lo que tendrían es que meterlo en un geriátrico y que viera las carreras por tv,poner a alguien mas joven y que se preocupara por hacer una F1,mas atractiva,económica y con mas fabricantes y equipos
Imagen de luis ramirez
Richter.....Me temo que no la leerá pero si así fuere dudo que reaccione, en positivo. Este ser humano me recuerda a otro que dirige los designios de otro deporte multitudinario en ESPAÑA durante mas de 40 años y ahí lo tienes,impertérrito ante lo que acontece en su área.por ley de vida a ciertas edades las neuronas ya no se regeneran con normalidad. PD. Muy adecuada la carta.....saludos
Imagen de Richter
muy bien dicho, si yo cuando empece a esto de las carreras fue por su ambiente y sobre todo por ese sonido de aquellos v10, a los v12 los llegue a oir pero no recuerdo tendria 3 o 4 años cuando dejaron de "fabricarlos" para esta categoria. en fin ojala este señor la lea y reflexione sobre "su deporte".
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top