Fallaron en los momentos clave

Análisis Numérico Temporada 2017: Ferrari muy cerca del título

Mercedes mantuvo la velocidad y la consistencia para sumar su cuarto título consecutivo

Force India consigue la mejor temporada de su trayectoria

Año horrible para McLaren, en la que ha sido su última temporada junto a Honda

AmpliarGráfico con la evolución de la temporada - SoyMotor.comGráfico con la evolución de la temporada

La temporada 2017 se presentaba como un nuevo ciclo para la práctica totalidad de los equipos de la parrilla, y es que con una cantidad muy elevada de cambios en todos los frentes había muchas oportunidades de cambiar la trayectoria para todos. Caracterizada como la temporada con más novedades reglamentarias en los últimos años, casi todos los aspectos del monoplaza sufrían alguna modificación, desde la aerodinámica a los motores, pasando por las dimensiones, neumáticos o diseños, todo era prácticamente nuevo y muy revolucionario, ya que el objetivo era volver a tener los monoplazas más rápidos del mundo y recuperar el carácter de la máxima categoría del deporte motor mundial.

Estos cambios podían tener el efecto de poner en apuros a Mercedes, claro dominador en los años anteriores gracias a su excelente monoplaza y a su unidad de potencia, el factor diferenciador en la entrada de la era V6 Turbo Híbrida, con Ferrari y Red Bull eregidos como serios rivales para el título, aunque estos cambios podían dar espacio también para que otros conjuntos acertaran con la clave del diseño y avanzaran mucho en la parrilla, o sucediera lo contrario, todo podía ser posible pero era la pista sería la que al final dictara sentencia.

Empecemos viendo lo que nos deparó las sesiones de calificación, el punto de partida para las carreras.

CLASIFICACIÓN
Este fue el rendimiento que han conseguido los equipos en las sesiones de clasificación:

 

Durante las pruebas invernales el buen rendimiento mostrado por Ferrari daba pie a pensar que podrían estar luchando con Mercedes por las primeras posiciones, mucho más cerca de lo que fue en el pasado, pero la credibilidad de ello llegaría partir de Melbourne, cuando los monoplazas compitieran en las mismas condiciones, ya que se podría repetir la situación de años anteriores en Ferrari, que había tenido muy buenos inviernos pero no arranques tan brillantes. Pero esta vez era totalmente real, Ferrari estaba muy arriba, y ello se dejó ver a lo largo de todo el año, pues la igualdad entre Mercedes y Ferrari fue muy grande, tanto a una vuelta como en carrera.

En su rendimiento sus pilotos estuvieron copando siempre las primeras posiciones, ya que todas las poles quedaron entre sus cuatro pilotos, aunque el Power Boost que tenía su unidad de potencia le seguía dando un extra. Bottas y Räikkönen fueron los más regulares, siendo capaces de acceder en todas las sesiones a la ronda final, pero el rendimiento mostrado por ambos hizo que Bottas fuera el mejor del año en este sentido, con cuatro Poles contra sólo una de Räikkönen, posiblemente la más importante del año, en Mónaco. Entre Vettel y Hamilton la igualdad fue muy grande, como demuestra su proximidad, aunque al final fue Hamilton el mejor del año en este sentido, con más de la mitad disputadas en su haber. Tras ellos se colocaron los pilotos de Red Bull, con Verstappen como mejor colocado, pero a una distancia bastante importante de los puestos de cabeza. La falta de potencia del motor Renault, especialmente en el momento decisivo, hizo que en muy pocas ocasiones estuvieran en disposición de luchar directamente contra ellos, teniendo que conformarse con la tercera línea de la parrilla, si bien su rendimiento, sólido durante toda la temporada, les hizo estar casi siempre en la ronda final.

Ya insertados dentro de la zona media nos encontramos a dos grupos. Por un lado, en la primera parte, estuvieron colocados los pilotos de Force India, Renault y Williams, claros favoritos para el acceso a la ronda final y para aprovechar los cuatro lugares dejados por los equipos de cabeza. Pérez y Ocon fueron los mejores durante casi todo el año, ya que estuvieron en una amplia cantidad de ocasiones en la ronda final, aprovechando la fortaleza de su motor y el buen paso por curva que mostraron en su monoplaza. Aunque no muy lejos de Renault y en concreto de Hülkenberg, un equipo que este año dio un paso adelante muy claro y desde los primeros compases del año ya estuvo colocado en la ronda final, un rendimiento mucho mejor que en el año anterior, aunque en algunos momentos su concepto del coche y su manejo en curvas cerradas no fue el mejor y les restó algo de velocidad y posiciones en pista. En todo caso ambos estuvieron por delante de Williams, un equipo que ha visto cómo en este año su ventaja competitiva basada en el motor ha dejado de tener la importancia que llegó a tener en el pasado, ya que uno de los hechos que ha caracterizado esta temporada eran las altas tasas críticas recogidas en las zonas viradas. Ello hizo que entre ambos monoplazas sólo en catorce ocasiones estuvieran en la fase final, casi siempre con Massa, debido a la falta de adaptación de Stroll y mostrando claramente la necesidad de un nuevo cambio de sentido en la concepción del monoplaza.

En un segundo grupo de la zona media encontramos en esta temporada a los pilotos de McLaren y Toro Rosso. Con trayectorias claramente opuestas, progresiva en el caso de los británicos y muy regresiva en el de los italianos, llegaron a estar luchando en muchas ocasiones con el paso a la ronda final, pero siendo la segunda fase de la sesión el momento en el que eran eliminados. En esta situación hay que aludir a la falta de potencia, evidente desde el mismo inicio de año por parte de Honda, que les dejaba casi a merced en tramos de más de 260kmh a McLaren, sin oportunidad de poder avanzar muchos lugares, además de contar con problemas de fiabilidad evidentes que en algunos momentos llegaban incluso a esta sesión. Por el caso de Toro Rosso la temporada comenzó de una manera bastante positiva, aunque posteriormente los problemas de nacimiento y la falta de desarrollo les restaron mucho rendimiento, hasta el punto de acabar el año sólo por delante de Sauber, en las posiciones de cola, con nuevos pilotos y con unas miras ya muy puestas en la temporada 2018.

Haas y Sauber fueron los equipos que se encontraron eliminados en la primera ronda en la mayor parte de ocasiones, especialmente en el caso de los suizos, que sólo fueron capaces de acceder a la segunda ronda en cinco ocasiones a lo largo de todo el año. Con marcados problemas en ambos casos, de potencia en Sauber y de entrada y paso por curva en Haas, la temporada fue quizás demasiado larga para ellos y al final fueron unos asiduos en la primera criba.

En la siguiente tabla se puede ver la diferencia de rendimiento entre compañeros:

Vettel, Alonso y Hülkenberg fueron los mejores de la temporada a una vuelta con respecto a sus compañeros, acabando en una gran cantidad de sesiones por delante. En el caso de Ferrari la falta de velocidad de Räikkönen hizo que comenzara la prueba en una posición algo retrasada y que sobre todo nunca pudiera estar en disposición de pelear con Vettel por ser el piloto preferente, algo muy parecido a lo ocurrido en McLaren y Renault. Es posiblemente la actuación de Palmer la más destacable, ya que en ninguna sesión fue capaz de superar a su compañero y el gap promedio, de siete décimas, acabó suponiendo su salida del equipo, problemas de fiabilidad y confianza mediante. Bottas tampoco tuvo una actuación muy sólida en estas jornadas, aunque al final fue capaz de hacerse con cuatro poles gracias a la buena actuación del Mercedes, algo parecido a Ricciardo con Verstappen, mostrando claramente que el holandés fue el mejor de Red Bull a una vuelta y que sólo los problemas recogidos en la jornada del domingo le impidieron conseguir un mejor resultado a final de temporada.

 

CARRERA
En el otro lado del fin de semana, las carreras, estos fueron los resultados:


La manera en la que se produjeron los resultados finales señala de una manera muy clara el desarrollo y posición de los equipos a lo largo del año, con Mercedes y Ferrari muy próximos en la cabeza, casi siempre ubicados en el top 5 de las carreras y con una elevada cantidad de podios para ellos. Hamilton al final de año se llevó el título por una distancia de casi cincuenta puntos sobre Vettel, mientras que la desigual lucha entre Bottas y Räikkönen dejó sin opciones a Ferrari en el campeonato de constructores, ya que normalmente, el piloto 1 luchará por el campeonato de pilotos y el piloto 2 por el de constructores. Red Bull no estuvo demasiado lejos de ellos, a sólo cinco puntos de Räikkönen con Ricciardo gracias a su buena temporada y su mayor presencia en los puntos, algo que no pudo repetir Verstappen por los problemas de fiabilidad que encontraron.

En la zona media también nos podemos encontrar algunos detalles realmente relevantes, caso de Force India, Renault y Williams, los equipos que se colocaron en la parte delantera de este grupo. Aunque sólo Stroll fuera capaz de estar en el podio en este grupo, aprovechando las oportunidades que se generaron en la carrera de Bakú, fueron las cinco presencias de Force India en el top 5 y su gran fiabilidad y regularidad lo que les dio la capacidad de poder estar tras los equipos grandes y sellar con relativa comodidad su posición en el mundial. Muy lejos de Williams, sus rivales hasta el año pasado, pero que dieron un paso atrás muy marcado esta temporada, haciendo que sólo en dos ocasiones pudieran acabar más allá de esta quinta posición, y confirmando su clara tendencia regresiva. La posición de Renault podría ser realmente interesante ya que Sainz pudo acabar por delante de Hülkenberg a pesar de haber completado sólo cuatro carreras con Renault, lo que tiene varias posibles lecturas, como señalar el más que pobre trabajo de Palmer, auspiciado por los continuos problemas y su falta de velocidad en pilotaje, la buena actuación de Carlos con el Toro Rosso, un coche que al final demostró no ser tan bueno como los resultados señalaban y sobre todo, la necesidad que tenía Renault de contar con el español, lo que posiblemente hará que en la próxima temporada esta posición se consolide y empiecen a luchar por cotas más altas.

Tras estos equipos llegan Haas y McLaren, dos equipos que en esta temporada han encontrado grandes problemas y que al final se han visto relegados muy lejos de sus objetivos, especialmente en el caso de los británicos, ya que sólo fueron capaces de sumar en ocho carreras, las mismas que Grosjean, y acabar muy lejos de los lugares en los que tenían marcado luchar. Situación parecida a Haas, un equipo que en este año no ha tenido la fortuna de su triunfal año inicial y que ha visto cómo se ha diluido algo su efecto, cediendo muchos lugares en la tabla. Cierran Toro Rosso, como se pudo ver al final de año, sin ningún tipo de rendimiento y más centrados en la próxima temporada con sus nuevos pilotos y Sauber, un coche con importantes problemas de potencia pero que les dio la oportunidad de sumar en dos carreras, mejorando los resultados de la pasada campaña.

 

En la distribución de victorias Mercedes, Ferrari y Red Bull fueron los únicos protagonistas de esta temporada, ya que todos los triunfos se quedaron en sus coches, todavía con Mercedes dominando pero con un marcado paso al frente de Ferrari. Destaca el hecho de que Räikkönen fuera el único que no consiguiera ningún triunfo de este grupo, a pesar de contar en teoría con el segundo coche de esta zona.

 

Con respecto a los podios el dominio de Mercedes, Ferrari y Red Bull fue también muy notorio, ya que entre ellos acumularon el 98%, dejando sólo espacio para la entrada de Stroll en Bakú y haciendo que Hamilton, Vettel y Bottas fueran protagonistas continuos durante todo el año, con el resto de lugares a Räikkönen y los dos pilotos de Red Bull.

A continuación se puede ver el rendimiento de los pilotos a lo largo de la temporada:


Una vez visto cómo se produjeron los resultados finales una de las cuestiones que podrían llegar a formularse sería hasta qué punto tuvieron efecto los dos abandonos de Vettel durante el año, en carreras decisivas como Singapur y Japón y cuál fue el verdadero rendimiento en carrera. Y la verdad es los datos, como siempre esclarecedores de la realidad, mostraron una situación realmente curiosa, ya que Vettel fue el mejor piloto en carrera, por delante de Hamilton en posiciones pero no en puntos por carrera. Esto tiene una simple explicación: la regularidad mostrada a lo largo del año, ya que si bien Vettel cuando vio la bandera a cuadros nunca lo hizo por detrás de la séptima posición Hamilton la llegó a ver en noveno lugar, lo que hizo que sus pobres carreras no tuvieran un impacto tan directo en los puntos y que por ello sacara más puntos por carrera que Vettel. En el supuesto de haber acabado ambos todas las carreras el título había seguido siendo para Hamilton, pero con Vettel mucho más cerca, a sólo once, señalando que el impacto de sus abandonos fue de 35p y remarcando la gran igualdad entre ambos.

Tras ellos destaca el buen nivel de Ricciardo, capaz de estar por delante de Verstappen y de Bottas, pero con un impacto en la fiabilidad muy elevado, ya que casi perdieron cien puntos a lo largo del año por no ser capaces de llevar su coche a meta. También destaca el pobre rendimiento de Räikkönen, quien llegó a ser el peor de este grupo a pesar de que sólo abandonó en tres carreras, algo que le dio la posición sobre los dos Red Bull. Siempre esto hablando en términos potenciales, lo que podría haber sido, luego la pista siempre dicta sentencia, claro está.

Dentro del grupo de la zona media las posiciones se volvieron a reproducir, destacando la gran igualdad entre los dos pilotos de Force India, quienes tuvieron un rendimiento casi idéntico y de Sainz, que ya llegaría tras ellos, pero a mucha menos distancia de la que acabó el campeonato, ya que sus ocho abandonos fueron un lastre demasiado grande en sus aspiraciones. Algo, que a su vez, muestra que si la adaptación se realiza de una buena manera en Renault podrían estar en disposición de luchar con Force India por la cuarta posición. Stroll cae bastante en este grupo, pero no en el campeonato, ya que podría haber estado mucho más cerca de Massa, a sólo un punto. Alonso es capaz de escalar dos posiciones, pero a pesar de la elevada cantidad de abandonos no supusieron grandes cambios, ya que de manera regular su posición está colocada fuera de puntos, otro de los detalles de la falta de prestaciones y fiabilidad de Honda en carrera. Cierran Toro Rosso y Sauber, muy próximos sobre todo al final de año, señalando la gran igualdad final y los problemas que se puede encontrar Toro Rosso en la próxima temporada, un año que salvo contados cambios será muy continuista.

Estas fueron las posiciones que ocuparon los pilotos de Mercedes, Ferrari, Red Bull y McLaren a lo largo de la temporada:

 




En las posiciones que fueron ocupando los pilotos de cabeza se puede mostrar de una manera bastante clara sus posiciones a lo largo del año, con el orden de Hamilton – Vettel – Bottas muy continuo, aunque Ricciardo y Räikkönen no anduvieron demasiado lejos de la tercera posición. Verstappen, por su parte, estuvo muchas más vueltas en el quinto lugar, aunque llegó a acumular más de cien vueltas al frente y ver dos veces la bandera a cuadros en primer lugar. En cuanto a la actuación de McLaren los problemas mostrados a lo largo del año se pueden observar con total claridad, pues nunca pudieron estar más allá de la quinta plaza y pasaron una gran cantidad de vueltas fuera de los puntos, algo opuesto a lo esperado en la pretemporada.

 

SANCIONES
En lo relativo a las sanciones, esta fue la situación a lo largo de la temporada:


Uno de los aspectos más destacados este año fue la elevada cantidad de sanciones producidas, en concreto las generadas por problemas mecánicos o relativas al propio equipo, siendo en muchos casos las más predominantes. En las actuaciones propias del pilotaje Kvyat fue el piloto que más veces recibió sanción, con dos Drive Through y una sanción de 10seg en boxes y Stop and Go en su cuenta. Pérez también fue otro piloto muy seguido por los comisarios,lo que hizo que a final de año acumulara siete sanciones, entre ellas dos reprimendas en las dos primeras carreras que le dejaron al borde de la sanción por acumulación. Vandoorne, Hülkenberg y Magnussen también fueron objeto de las decisiones, siendo el segundo el que más segundos perdió en carrera, y con ello posiciones, mientras que Ricciardo, Ocon, Stroll, Massa y Bottas escaparon durante todo el año a sus decisiones.

En equipos las sanciones provocadas por los equipos la situación es muy diferente, ya que los continuos problemas de fiabilidad en Honda causaron que sus pilotos fueran sancionados en veinte ocasiones, a lo largo de toda la temporada y que esto fuera un lastre demasiado grande en sus aspiraciones. Ricciardo también se vio involucrado en estas sanciones, ya que si bien sólo tuvo una reprimenda durante todo el año recibió siete sanciones a causa del equipo

En lo relativo a la distribución de las sanciones estos fueron los resultados:


Un año más la acumulación de puntos de licencia fue la solución más concurrida, llegando en ocasiones a combinarse con otras como la de cinco segundos, que fue muy habitual también, haciendo que junto a la sanción de 10seg en boxes provocaran que tanto los Drive Through como los Stop and Go quedaran en un discreto segundo plano y que ya no se usaran en tantas ocasiones.

 

VELOCIDAD PUNTA
Estos fueron los registros que se consiguieron en la trampa de velocidad en esta temporada, comparado con los años anteriores:


Los nuevos coches iban a suponer un profundo cambio ya que el aumento de la carga aerodinámica y la banda de rodadura iban a provocar un mayor drag, tanto mecánico como aerodinámico, lo que supondría un claro efecto en los registros de velocidad máxima. Pero a pesar de que se esperaba una caída notoria dicha reducción no terminó de producirse, ya en promedio sólo se perdió 2.6kmh, pasando en 2016 de unos registros de 333kmh a 330.4kmh en 2017. Pero sólo se cedió velocidad en ese año, ya que produjo una ganancia de 2,2kmh con 2015 y de 4.2kmh con respecto a 2014, quedando ya muy lejos los niveles de 310.9 que se dieron en 2013. Todo ello sólo habla de la capacidad de los ingenieros de mejorar lo ya mejorado y de seguir evolucionando continuamente y de conseguir que los coches fueran mucho más rápidos en curvas sin perder rendimiento en las rectas y de contribuir con ello, a hacer que fueran los mejores monoplazas de los últimos años.


NEUMÁTICOS
Otro de los cambios que iba a tener esta temporada era una modificación completa en las características de los neumáticos, dimensiones y propiedades, aumentando de una manera significativa su banda de rodadura, tanto delantera como trasera. El objetivo estaba claro, aumentar el agarre en paso por curva, ser capaces de poder entregar más par y potencia a los neumáticos motrices y que su absorción fuera mucho más elevada y, en resumidas cuentas, producir una bajada de tiempos significativa.

Esta fue la elección de neumáticos a lo largo de la temporada:


Con cinco neumáticos presentes durante todo el año, el neumático blando estuvo presente en todas las carreras, ya fuera opción dura, central o blanda, aunque los primeros compases el año provocaron que también lo fuera el súper blando, ya que sólo en España no estuvo disponible. La razón fueron las nuevas propiedades de los neumáticos, ya que repartían de una manera mucho más adecuada la temperatura, no provocaban problemas de desgaste excesivo ni acelerado, con una tasa de degradación que casi siempre estuvo en 0, y reduciendo de manera considerable la degradación térmica y mecánica. Ello tuvo como consecuencia que los neumáticos se comportaran como si fueran un grado más duro de lo que en realidad eran y que por ello, el neumático súper blando de 2017 tuviera las características del blando de 2016. Ante esta situación Pirelli tuvo que buscar reducir un grado sus elecciones y aumentar mucho más el uso del neumático ultra blando, lo que suponía que en los casos en los que no se escogía y se llevaba el medio estuviéramos en estrategias 2D desde la misma elección de neumáticos.

Estos fueron los resultados en lo referente a su uso y gestión:


Todo lo anterior tuvo como consecuencia directa el hecho de que todo el año se hiciera con tres opciones, el blando, súper blando y ultra blando, quedando los neumáticos medios, duros y los de lluvia en un más que discreto segundo plano al realizar entre ellos sólo un 5% de las vueltas en carrera. Esta fue la actuación de los equipos en las paradas en boxes:



Una consecuencia directa de lo observado anteriormente fue el hecho de que todas las carreras, salvo Singapur, Bélgica, España y Azerbaiyán, caracterizadas por los factores externos, como la lluvia en Marina Bay o los periodos de SC en Bakú, tuvieran una vía estratégica de carrera de sólo una parada, llevando las carreras a que fueran muy rítmicas, estáticas y que no hubiera apenas posibilidades, causando así mismo una reducción en el número de paradas. Esto hizo, a su vez, que hubiera un menor margen de error, y que fuera más que importante hacer bien y rápido todas las paradas. Una fase en la que Williams perdió su predominio, a favor de Mercedes y Ferrari, igualados también en esta fase, a una distancia inferior a la décima. Force India y Red Bull también tuvieron buenas actuaciones, haciendo que tanto McLaren como Haas, Renault y Sauber fueran los peores durante todo el año, con una pérdida que ascendía del segundo y que les supuso contratiempos importantes durante varias fases del año.


EVOLUCIÓN DEL CAMPEONATO
Así fue cómo se desarrolló el año en el campeonato de pilotos:

 

Vettel y Hamilton protagonizaron un duelo muy cerrado a lo largo de toda la temporada, en la que el comienzo de la temporada y de la segunda parte constituyeron elementos clave. Tras el buen inicio de Ferrari, que fue capaz de ganar en las primeras carreras del año, respondido por Hamilton y Bottas, la igualdad se mantenía carrera tras carrera, en algunos puntos de manera muy marcada, lo que vaticinaba un desenlace en la última carrera y que se llegara a Abu Dhabi con el campeonato abierto. Y eso era lo que habría ocurrido de no haberse producido la caída de Ferrari en el momento clave, pues tras varias carreras favorables a Mercedes, Ferrari tenía que dar un paso en Singapur, Sepang y Suzuka, tres carreras favorables a su monoplaza y decisivas para el final de año. Efectivamente lo dio, pero hacia atrás, consiguiendo sólo doce puntos y encadenando problemas de fiabilidad en cada una de ellas, lo que les dejó sin ninguna opción de nada, haciendo que Hamilton se proclamara campeón en México.

Por detrás de ellos Bottas estuvo siempre colocado a su estela, manteniendo la misma posición durante prácticamente todo el año, mientras que Räikkönen y Ricciardo estuvieron pugnando por el cuarto lugar, un detalle que, vistas las diferencias a una vuelta, habla claramente del nivel ofrecido por el finés y el australiano a lo largo de todo el año. Verstappen, con muchos problemas de fiabilidad en la mitad del año, con varios abandonos y problemas técnicos, perdió distancia e incluso se acercó a Pérez, aunque al final fue capaz de recuperar distancias gracias a su buen final de año. Con respecto a la zona media las primeras carreras de la temporada ofrecieron algo de variabilidad, debido a los pocos puntos en juego, pero una vez llegados a la quinta carrera de la temporada pocos cambios hubo, más allá de variaciones pequeñas.

En el campeonato de equipos esto fue lo que se produjo:

 

Ferrari y Mercedes mantuvieron una lucha muy cerrada durante las primeras carreras del año, antes de que los problemas y malas actuaciones en Räikkönen y las averías a final de año les colocaran de manera clara tras ellos. Red Bull y Force India estuvieron durante toda la temporada en unas posiciones similares, muy estables y sin rivales cerca, lo que habla a las claras del pobre rendimiento de Williams, que incluso llegó a estar por detrás de Toro Rosso hasta el podio de Stroll en Azerbaiyán. Renault, con un comienzo no muy positivo, comenzó progresivamente a escalar posiciones, acabando la temporada en sexto lugar, una posición ocupada por los italianos de Faenza. En la zona baja Haas estuvo luchando durante buena parte del año con Renault por la séptima plaza, perdiendo con la entrada de Sainz su lucha, lo que demuestra el buen paso adelante que supuso para los galos el cambio anticipado, mientras que el año de McLaren fue simplemente muy malo, siendo últimos hasta la carrera de Hungaroring, con cero puntos y muchos abandonos.


LA TEMPORADA DE LOS EQUIPOS
Esta fue la temporada que tuvieron los equipos:

  • Mercedes: el año 2017 se presentaba como una auténtica prueba de fuego para ellos. Los grandes años que habían tenido tras la entrada de los motores V6 Turbo se podrían poner en peligro con un nuevo reglamento, así que era el momento de ver si eran capaces de seguir al frente. Y lo hicieron, vaya si lo hicieron, con rivales mucho más cercanos que les obligaron a recuperar la táctica de piloto 1 – piloto 2, pero con actuaciones muy sólidas en casi todas las carreras, ganando carreras y sobre todo, siendo muy regulares, lo que al final de año le dio la oportunidad de volver a ser campeones. Saben que ya no están solos, y que tienen rivales muy cerca, pero será complicado apartarles de su posición.
  • Ferrari: sin duda alguna el paso adelante dado por el equipo italiano durante este invierno ha sido enorme. Pasaron de estar luchando con Red Bull por el segundo lugar a hacerlo con Mercedes por el campeonato, y a liderarlo durante muchas carreras. Sólo los momentos clave del año les apartaron de la lucha, pero su monoplaza, alejado de la filosofía de motor y mucho más centrado en el paso por curva les dio la oportunidad de estar muy muy cerca de Mercedes y de ganarles en varias ocasiones en igualdad de condiciones. Si son capaces de construir sobre esta base y Räikkónen es capaz de dar un paso más darán mucho de qué hablar en próximos años, pero el invierno puede ser largo y duro en Maranello.
  • Red Bull: no empezaron bien el año, no para lo que se esperaba de ellos. El reglamento jugaba a su favor, pues explotaba los puntos fuertes que habían tenido y que les habían convertido en campeones, pero los planes no salieron, desde el comienzo de año les faltó velocidad y paso por curva, con una tendencia algo elevada al sobreviraje que no hablaba demasiado bien del trabajo de su zona trasera, lo que unido a los problemas de potencia y la fiabilidad les dejaron en un tercer lugar claro. Los podios y victorias conseguidas limpiaron en parte sus problemas, pero sólo al final tuvieron capacidad para ser considerados rivales reales de Ferrari. Necesitarán corregir bien sus problemas y apoyo por parte de Renault si quieren volver a dominar.
  • Force India: la temporada 2017 fue el mejor año para el equipo con sede en Silverstone. Si el año anterior había sido todo un sueño ocupar la cuarta plaza con los pocos recursos que disponían este año lo volvieron a hacer, pero desde la tercera carrera de la temporada. Es posible que su coche no fuera el mejor de los que han hecho, demasiado sensible a la potencia y con un paso por curva no tan bueno en términos relativos, y que la lucha entre Pérez y Ocon no haya permitido alcanzar podios o incluso victorias en Canadá o Bakú, pero su constancia, estabilidad y la ausencia de rivales claros les volvió a colocar donde merecen. Tras estos dos buenos años llegará el momento de ver hasta donde son capaces de llegar, sobre todo con la subida de McLaren y Renault, pero ellos ya han hecho historia.
  • Williams: sin duda alguna el peor año en la era V6 Turbo Híbrida. Su trayectoria ha sido claramente regresiva en las últimas temporadas, perdiendo fuelle tras cada temporada debido a su incapacidad para evolucionar y la cada vez menor cantidad de tiempo ganado en rectas, su fuerte. Con Bottas fuera del equipo, Massa recuperado y Stroll debutando sus actuaciones fueron bastante pobres, nunca al nivel de Force India y con una falta de velocidad en curva alarmante, detalles que revelan que hasta aquí llegó su proyecto. Ahora falta por ver cuál es su futuro, si cambiar el diseño y su filosofía o esperar a nuevos reglamentos que les ofrezcan la posibilidad de brillar, pero en todo caso, 2018 no se presenta demasiado bien para ellos.

analisis-temporada-soymotor.jpg

  • Renault: tras su regreso el año pasado han ido avanzando más y más y más, como demuestra esta temporada. Lejos de los problemas de años anteriores, fueron capaces de crear un monoplaza rápido aunque algo rígido que les ha puesto más cerca de las posiciones de cabeza. Todavía con problemas en el motor, buscando ser más agresivos de la cuenta en esta temporada, pueden seguir creciendo, sobre todo con la llegada de Carlos Sainz y la entrada de nuevas piezas clave, por lo que se espera que su actuación sea mejor el próximo año, camino de la temporada 2019 y 2020, momento en el que fijan su regreso a las victorias.
  • Toro Rosso: claramente de más a menos. Comenzaron con un monoplaza que sin ser brillante era lo suficientemente rápido para conseguir grandes resultados, y luchar con Force India y Williams, aunque su menor evolución a lo largo del año y sus problemas para corregir los problemas hicieron que fueran perdiendo distancia, con sólo algunos destellos puntuales, como la actuación de Sainz en Singapur. La entrada de nuevos pilotos, nuevo motor y varios cambios en el personal técnico marcan que el próximo año sea de transición hacia nuevas cotas.
  • Haas: esta temporada ha demostrado lo complicado y dura que puede ser la Fórmula 1, ya que lejos de sus grandes actuaciones del pasado, estuvieron luchando demasiado con un monoplaza que no era todo lo bueno que debería haber sido en entrada y paso por curva, haciendo que sólo la potencia y la tracción les salvaran en algunos momentos. Con un apoyo cada vez menor de Ferrari tendrán complicado avanzar de sus posiciones, lo que les puede convertir en unos equipos de la zona baja en el próximo año.
  • McLaren: sin duda el peor año para la escudería británica, con demasiados problemas. Si bien el rendimiento del chasis en curva era de los mejores de la categoría, tanto en entrada como en paso, quizá algo menos en tracción, el lastre de Honda, tanto en fiabilidad como en prestaciones fue tan grande que nada pudieron hacer para salvar semejante pérdida de potencia, pues quedaban totalmente a merced. Sólo al final de año la clara mejoría del monoplaza y los menores problemas les hicieron avanzar algo, pero todavía sin acercarse lo debido. La salida de la marca nipona y la entrada de Renault deberán permitirles tener un año más limpio, sin tantos problemas, en los que tengan la oportunidad de ver hasta dónde son capaces de llegar.
  • Sauber: muy atrás, con un coche que no tenía demasiada potencia ni paso por curva estuvieron luchando por no ser los últimos de la parrilla. Esta situación les dio la oportunidad de buscar cosas diferentes en estrategia, pero habrá que ver si esta actitud tan proactiva se mantiene a medida que el coche sigue avanzando y escalando posiciones, ya que la entrada de Alfa Romeo en 2018 con motores Ferrari y Lecrerc en el monoplaza les puede dar más opciones de conseguir puntos con más regularidad.

Esto ha sido todo lo que ha dado de sí esta temporada 2017, Mercedes ha vuelto a imponerse, pero con un nivel de exigencia mucho mayor gracias al buen trabajo de Ferrari y de Red Bull. Un gran campeonato que nos coloca en una buena posición de cara a la temporada 2018, en la que la continuidad se seguirá manteniendo pero con algunos cambios que harán que no todo sea igual y que sigamos disfrutando de la máxima categoría del deporte de motor Mundial.

Si quieres leer más artículos como éste visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
5 comentarios
Imagen de AAA9
[#4 AAA9] .....y Mac Laren lo sabe y ha apostado FUERTE por Alonso, hacia el futuro , con vista que les lleve a la victoria del campeonato.
Imagen de AAA9
La única posibilidad de ganar a Mercedes es Alonso con su Mac Laren-Renault a partir de 2019......, cuando le acerquen al equipo alemán.
Imagen de Blacklabelbiko
Muy buen resumen, completísimo.
Imagen de AAA9
[#1 AAA9] Perdón por las obscenidades, no se que hacía.
Imagen de AAA9
Buen trabajo !!!!!!. Alguno que informa, por fin. Remato el comentario RESUMEN del amigo: "Vettel, la CAGÓ. Con ese coche y equipo, Alonso hubiera ganado el campeonato!
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top