Análisis Numérico

Carrera imprevisible en Spielberg: Análisis de carrera

Lewis Hamilton venció una carrera que se le había complicado en boxes

Por detrás, la lucha estuvo más abierta que nunca con McLaren despuntando

Las estrategias estuvieron marcadas por la salida del Safety Car

La situación en el campeonato se ajusta con 11 puntos de ventaja para Nico Rosberg

AmpliarSalida del Gran Premio de Austria - LaF1Salida del Gran Premio de Austria

Fin de semana movido el que se ha vivido en el Gran Premio de Austria. En todas las jornadas siempre hubo mucha incertidumbre, tanto a nivel meteorológico como a nivel de estrategias con los neumáticos, e incluso de fiabilidad con la polémica de los pianos del Red Bull Ring. El comienzo de la carrera estaba muy abierto, con una temperatura muy baja en pista y con Mercedes saliendo con ultra blandos con Ferrari y Red Bull partiendo con superblandos.

Estas fueron las condiciones en las que se desarrolló la carrera:

La siguiente imagen recoge la situación de los pilotos durante la carrera:

El gráfico demuestra que la de Austria fue una de las carreras más animadas de la temporada, con continuos cambios de posición durante la primera mitad de la carrera debido a que muchos pilotos salían fuera de posición. A continuación, se puede ver la ubicación de los pilotos al final de la carrera

En esta imagen se puede observar cómo Bottas, Wehrlein y Gutiérrez fueron doblados en los últimos momentos de la carrera, lo que facilitó que el alemán de Manor conservara la última posición de puntos al "ahorrarse" una vuelta, con Esteban Gutiérrez cada vez más cerca.

Este fue el ritmo por vuelta mostrado en la carrera por los diferentes pilotos

Y este fue el ritmo intermedio de cada tanda:

La superioridad de Mercedes quedó una vez más patente sobre el asfalto de Red Bull Ring. Aunque el ritmo de Nico Rosberg y de Lewis Hamilton no se puede comparar directamente con el de Max Verstappen y Kimi Räikkönen porque los primeros fueron a dos paradas y los segundos a una, hay datos concretos que son especialmente esclarecedores.

Uno de ellos es la comparación entre Hamilton y Räikkönen en el primer stint: el inglés promedió 1:11.614 en 18 vueltas con ultrablandos, mientras que el finés alcanzó un 1:11.735 en 19 vueltas con superblandos. Una décima más rápido el inglés a pesar de que se dedicó durante la mayoría del stint a gestionar la ventaja sobre los Ferrari y la degradación de sus neumáticos, que en las últimas vueltas del stint deberían haber sufrido más que los de Räikkönen. Pero no fue así. De hecho, en las últimas vueltas Räikkönen llegó a subir al 1:12, mientras que Hamilton se aproximaba a sus mejores registros del stint.

Pero Ferrari ni siquiera parece estar establecido en la segunda posición, aunque con Vettel fuera de carrera antes del ecuador de la misma es más difícil de determinar. Red Bull dio un claro salto hacia delante desde el viernes, y demostró un ritmo de carrera apenas ligeramente al de Ferrari, lo que permitió a Verstappen que la ‘track position’ le fuera suficiente para mantener a Räikkönen por detrás.

Lejos del ritmo de estos tres equipos se quedó Williams, que entre los problemas que obligaron a Felipe Massa a salir desde el pitlane y la mejorable estrategia de Valtteri Bottas apenas pudo demostrar su potencial. Pero en los momentos en los que sus pilotos tuvieron pista libre (Bottas después del SC) quedó claro que los de Grove eran la cuarta potencia de la parrilla, y gracias.

"Gracias" porque si el domingo hubo cuatro equipos que terminaron el gran premio satisfechos, estos debieron ser McLaren, Haas, Toro Rosso y Manor. Los primeros sorprendieron a propios y extraños demostrando por primera vez desde el comienzo de la era híbrida un ritmo competitivo en carrera (habían tenido algún destello, pero solo en clasificación).

El ritmo de Jenson Button en su tercera tanda no estaba muy lejano del de Red Bull, estaba a la altura de lo que podía conseguir Williams, y por delante del resto de equipos (si bien Romain Grosjean consiguió igualarle durante muchas vueltas). Por lo tanto, se podría decir que, durante algunas vueltas, el McLaren llegó a ser cuarta / quinta potencia de la parrilla, algo en lo que probablemente influyó tanto la bajada de las temperaturas, que beneficia a los equipos que no dependen del grip térmico para generar un buen agarre mecánico, como la bajada de las presiones mínimas delanteras por parte de Pirelli.

Muy cerca de McLaren se encontraron tres equipos. Primero, Haas, que tras varios grandes premios algo desdibujados volvieron a la senda del inicio de la temporada. En segundo lugar, Toro Rosso, que en las manos de Carlos Sainz demostraron tener un ritmo lo suficientemente competitivo como para estar con ambos coches en los puntos de no haber tenido problemas el sábado. Y en tercer lugar, Force India, que terminó claramente por debajo de las expectativas creadas, y durante gran parte de la carrera, lejos de ser la quinta fuerza que parecían el viernes y el sábado.

Manor confirmó las mejores expectativas y batió holgadamente a Renault y a Sauber, llegando a estar más cerca de la parte trasera de la zona media, que de la zona baja. Una zona baja en la que Renault batió a Sauber, a pesar de un gran primer stint de Felipe Nasr que llegó a hacer soñar con los puntos a los de Hinwil, aunque en las últimas vueltas esas expectativas se desvanecieron.

 

ESTRATEGIAS
Tampoco en este Gran Premio había ningún neumático estrictamente obligatorio para la carrera, si bien los equipos debían reservar un juego de blandas y uno de superblandas para cada uno de sus pilotos. La temperatura en pista fue más baja que el viernes y -especialmente- el sábado por la mañana, lo que hacía pensar en una menor degradación. Sin embargo, la alta abrasividad del nuevo asfaltado no solo iba a tener ventajas (mucho más grip), sino que también contribuyó críticamente a aumentar la degradación, haciendo muy difícil completar la carrera a una sola parada.

Estos eran los neumáticos que tenían los equipos para la carrera:

No hubo grandes sorpresas en los neumáticos con los que los diferentes equipos afrontaron la carrera. Aunque sí que hubo pequeñas diferencias que pudieron marcar estratégicamente la carrera de algunos pilotos. Se pueden destacar como puntos clave el hecho de que Hamilton tuviera un set más de blandos que Rosberg, o que ni Räikkönen ni los Red Bull tuvieran superblandos nuevos.

Este fue el comportamiento de los neumáticos:

Los 26,4 – 28,0 ºC de temperatura de la pista contribuyeron a alargar una vida de los neumáticos que se había visto seriamente mermada por el reasfaltado del circuito. De esta forma, hasta seis pilotos superaron las 40 vueltas con el neumático blando, y Hamilton alcanzó las 21 con el ultrablando. Datos que parecían imposibles el sábado por la mañana, pero que se hicieron realidad gracias al cambio de temperatura que ya anunciábamos en el numérico de la clasificación.

Estas fueron las estrategias que siguieron los equipos

A simple vista, el segundo infográfico de Pirelli nos deja claros dos hechos importantísimos para entender el desarrollo estratégico de la carrera: la imprevisibilidad provocó una gran variedad de estrategias y el neumático blando, como ya avanzó Hembery el sábado, fue el neumático principal de carrera.

Esta fue la evolución de la pista a lo largo de la carrera

Los tiempos caen al ritmo que cabría esperar debido al consumo de combustible, reduciéndose esa caída al final de la carrera debido a los neumáticos más degradados montados por la mayoría de pilotos. La evolución de la pista no tuvo una incidencia especialmente marcada en los tiempos, y su temperatura (entre 26,4 y 28,0 ºC) también se mantuvo relativamente constante durante toda la carrera, a pesar de las pequeñas gotas de agua que amenazaron constantemente con darle la vuelta a la carrera.

Paul Hembery, Director deportivo de Pirelli, señalaba lo siguiente tras la carrera: "Estamos investigando a fondo con Ferrari el incidente en el coche de Sebastian Vettel, para deducir una causa. La estrategia de neumáticos se demostró crucial en el Gran Premio de Austria, con una batalla cerrada hasta el final que duró hasta la última vuelta, usándose un cierto número de estrategias diferentes. Los equipos afrontaron el fin de semana con poca información sobre las ruedas debido a las condiciones mixtas en los libres y en la clasificación, consecuencia de lo cual la estrategia fue una cuestión de pensar de acuerdo con las circunstancias dadas y extraer la máxima ventaja de las circunstancias cambiantes de la carrera".

 

LAS CLAVES DE LA CARRERA
Las claves que marcaron la carrera del GP de Austria fueron:

  • La temperatura de la pista: como ya estaba previsto, la bajada de temperaturas podría influir decisivamente en el desgaste de los neumáticos, alterando en última estancia la estrategia y haciendo posible ir a una sola parada, debido al menor grip térmico.
  • El Safety Car: a mitad de la carrera, este elemento dio una enorme ventaja especialmente a Button y Grosjean, que aprovecharon el momento para realizar su última parada perdiendo apenas dos posiciones. Otros pilotos hicieron lo mismo, pero la posición en pista acabó perjudicándoles seriamente.
  • La imprevisibilidad: las condiciones mixtas durante el viernes y el sábado (que mencionaba el propio Hembery) hicieron que los equipos dispusieran de cara a la carrera de mucho menos información que la habitual, por lo que la vida real de los neumáticos era una auténtica incógnita. Además, las condiciones meteorológicas también mantuvieron a los equipos en vilo durante la carrera.

 

¿QUÉ PASÓ EN MERCEDES?

A pesar de que el SC alteró algunas estrategias, provocando que unos equipos se movieran de 1 a 2 paradas y otros cambiaran el compuesto elegido para el último stint, el tapón realizado por Nasr hizo que los cinco primeros pilotos apenas vieran modificada su estrategia. Nos vamos a detener en analizar la estrategia del ganador, Lewis Hamilton, ya que en esta ocasión resulta especialmente interesante.

Hamilton sale con neumáticos ultrablandos, ya que son con los que marcó su mejor tiempo en Q2. Alarga al máximo su parada para cubrirse de una posible estrategia a una parada de Ferrari, que ha salido con superblandos en ambos coches. Es decir: Hamilton para en la vuelta en la que los ingenieros de Mercedes calculan que, si es necesario, puede llegar a meta con un juego de blandas, y así cortocircuitar cualquier posibilidad de Ferrari de conseguir la victoria ahorrándose una parada.

¿Pero qué sucede? Que al alargar tanto esta parada inicial, Rosberg supera a Hamilton, ya que el alemán ha realizado la estrategia inversa: un "undercut" para asegurarse la segunda posición en caso de que los Ferrari fueran a dos paradas.

Una vez la amenaza de Ferrari desaparece, Mercedes decide que es demasiado arriesgado ir a una parada con Hamilton (con Rosberg lo descartan totalmente), de forma que cambian a una estrategia de dos paradas con el inglés. Sin embargo, al contrario de lo que cabría esperar, el primer piloto Mercedes en detenerse por segunda vez en boxes es Hamilton. ¿Por qué? Porque el equipo intenta devolverle la posición que le han "quitado" alargando tanto la primera parada frente a Rosberg.

Sin embargo, esto no sale bien, y Rosberg mantiene la primera posición. Hamilton monta blandos usados para asegurarse llegar a la meta (no tiene superblandos nuevos), mientras que Rosberg sí monta superblandos nuevos. Lo que pasó en la última vuelta, ya no forma parte del análisis estratégico…

 

LOS MEJORES REGISTROS
Fuera ya de estas posiciones, repasemos lo que nos dio la carrera en situación de vueltas rápidas

Poco que decir que no haya sido ya mencionado: dominio de los Mercedes tanto en vuelta rápida (Ricciardo no pudo batirles ni aun montando ultrablandos para las últimas 10 vueltas), como en los sectores. Con la excepción del último sector, en el que la diferente estrategia de neumáticos y la carga aerodinámica del Red Bull permitieron a Ricciardo evitar el pleno de Mercedes. Destacar una vez más cómo los pilotos de equipos motorizados por Mercedes arrasan en el primer sector, con Wehrlein colándose séptimo en este tramo a pesar de acabar la carrera en un largo stint con neumáticos blandos.

 

PARADAS EN BOXES
Esta fue la situación de los equipos en las paradas en boxes

Esta fase de la carrera estuvo marcada de una manera muy clara por el SC desplegado tras el accidente de Vettel en meta, que hizo que se tuviera que pasar en dos ocasiones por boxes. Llegó Austria, y Williams perdió su hegemonía en cuanto a ritmo de paradas. Los de Grove no fueron los más rápidos (de media) en boxes, superados no solo por Force India, sino también por Red Bull (que se llevó la mejor media del GP con Verstappen) como por Mercedes, cuyo falló en la primera parada de Hamilton no les impidió conseguir una gran media final.

Estas fueron las paradas más rápidas de la carrera

Aquí Williams sí que se mantiene por novena carrera consecutiva en cabeza, volviendo a quedarse cerca de bajar de los dos segundos e introduciendo tres de sus paradas entre las cinco mejores del GP.

 

SITUACIÓN DEL CAMPEONATO
Tras la carrera celebrada en Austria, de esta manera queda el campeonato:

El liderato del Mundial está definitivamente en peligro para Rosberg. Un podio en las últimas cinco carreras (la victoria en Bakú) es algo claramente insuficiente para el alemán, cuya distancia se ha quedado ya en tan solo 11 puntos. Este mismo fin de semana, con Hamilton jugando en casa, podrían ser ya cuatro -o menos- los puntos que los separen, por lo que probablemente estemos hablando de que el Mundial vuelve a empezar. Por detrás, los Ferrari se resisten a ceder la tercera posición ante Ricciardo, mientras Verstappen también se acerca a ellos.

Respecto al Mundial por equipos, destaca que Ferrari ha conseguido ya 8 podios esta temporada, a solo 3 de Mercedes, que se queda en 11 de 18 (cifras claramente insuficientes para un equipo abrumadoramente dominador). Sin embargo, el Título sigue sin correr ningún peligro para Mercedes, aunque sí lo hace la segunda posición para Ferrari, que con tantos abandonos pone en bandeja el subcampeonato a una Red Bull que, hoy por hoy, está muy cerca de tener el segundo monoplaza más rápido en la gran mayoría de los circuitos.

Tras una de las mejores carreras de la nueva "Era Híbrida", la Fórmula 1 viaja esta semana a Silverstone con las espadas en todo lo alto en Mercedes. El Mundial se puede decidir por pequeños detalles, y para Rosberg sería fundamental cortar la sangría de puntos hacia Hamilton con una victoria “en casa del enemigo”. Pase lo que pase, lo analizaremos a fondo.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Gonzalo.V
El error de Mercedes fue creer que hacer US-S era imposible, VES paró 6 vueltas antes que HAM y llegó hasta el final, por lo que creo que era posible hacer US-S. Así, Mercedes le devolvería a HAM la posición de ROS sin perder tiempo en otra parada.
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top