Freepractice4

Álex Palou: Optimismo ante las circunstancias

Todo es cuestión de que se acabe una mala suerte que, durante la primera mitad del campeonato, ha sido su sombre

AmpliarAlex Palou en Hungría - laF1Alex Palou en Hungría

Hace un año, el joven piloto español Álex Palou acababa de firmar una fántastica pole acompañada de un doble podio en la cita de Silverstone del EuroFórmula Open. Afrontaba el parón veraniego a 19 puntos del líder del campeonato, Sandy Stuvik.

Palou terminaría el campeonato a un solo punto del subcampeonato, y cerrando el año con una victoria en casa, en Montmeló. Pero ahí no acabaron las alegrías: en el circuito de Yas Marina, en Abu Dhabi, tuvo la oportunidad de debutar con un GP3 en los tests post-temporada (con los equipos ART y Trident). Sus resultados fueron 13º, 3º, 4º, 4º, 8º y 3º. Teniendo en cuenta que muchos de los pilotos con los que compartía pista ya habían disputado la temporada 2014 completa en GP3, los resultados eran cuando menos asombrosos. Además, se pudo sacar la espina de haber perdido el subcampeonato del EuroFórmula Open por un punto, ya que su rival, Artur Janosz, también estuvo presente en esos tests, pero muy lejos de Palou en todo momento, lo que en cierto modo demostró que si Palou no ganó el EuroFórmula Open fue, probablemente, porque el equipo RP Motorsport estaba algo por encima de la estructura de Campos.

Con estos precedentes, Palou se colocaba como uno de los aspirantes a brillar con más intensidad en la temporada 2015 de GP3, continuando su carrera de la mano de Campos. Los tests de pretemporada confirmaban su candidatura a algo más que buenos resultados ocasionales, liderando varias sesiones. Pero llegaba la hora de la verdad, cuando tenía que transformar todas las buenas sensaciones en los tests en resultados. Y el comienzo fue casi inmejorable: cuarta posición en su primera sesión de clasificación en la categoría, por delante de pilotos como Kirchhöfer (tercero en GP3 el año anterior).

Sin embargo, como era previsible, no todo iba a ir sobre ruedas (nunca mejor dicho…). En la primera carrera, un fallo debido a la inexperiencia con el embrague manual le dejaba mucho más atrás de su posición de parrilla. Remontar en GP3 no es fácil, y Palou acusó el esfuerzo inicial por recuperar posiciones en las últimas vueltas, cuando se quedó sin neumáticos. Terminó la carrera fuera de los puntos, pero era algo que podía entrar dentro de lo esperable en su debut. Sin embargo, la mala suerte no acabó ahí, ya que en la segunda carrera falló el embrague en la salida, quedándose Palou último en el primer paso por línea de meta. La cosecha en Montmeló eran cero puntos, pero al menos Álex ya tenía la certeza de que su ritmo era suficiente como para estar con los mejores. Solo le faltaba algo más de suerte.

En el Red Bull Ring, segunda cita del campeonato, el piloto de Campos clasificó tercero, perdiendo la pole solo en la última curva de su último intento, pero demostrando de nuevo mucho potencial. Sin embargo, en la primera carrera se repitieron los problemas en la salida, bajando Palou de nuevo hasta el fondo de la parrilla en los primeros metros, aunque consiguió realizar una gran remontada hasta la 14ª posición final. La segunda carrera duraría una curva para el piloto español, ya que un toque en la salida le dejaba fuera de carrera.

Silverstone era la oportunidad perfecta para quitarse de encima la mala suerte, y aunque cedió dos posiciones en la salida de la primera carrera (de tercero a quinto), parecía que esta vez nada iba a impedir que Palou consiguiera un buen puñado de puntos. Por desgracia, en la séptima vuelta un fallo en el sensor del cambio le dejaba fuera de carrera. En la carrera del domingo, Palou por fin pudo librarse de cualquier tipo de incidencia y realizar una brillante remontada, desde la 24ª posición (motivada por el abandono del sábado) hasta la 13ª. De nuevo se quedaba sin puntos, pero las sensaciones eran todavía mejores.

El pasado fin de semana, junto al Gran Premio de Fórmula 1, se disputó la cuarta cita de la GP3 2015. Palou se mostraba confiado en el Hungaroring: era imposible que le volviera a suceder algo en la carrera del sábado. Pero por increíble que parezca, por cuarta vez consecutiva Palou perdía todas las opciones de llegar al podio en la vuelta uno. Un toque con Ceccon en la chicane de las curvas 5-6 le pinchaba una rueda, viéndose relegado una vez más al fondo de la parrilla. Desde esa posición, y en un circuito en el que es tan difícil adelantar, era evidente que Palou saldría de Hungría sin puntos.

Llegado el parón de verano, se han completado ya ocho de las 16 carreras que conforman el calendario de la GP3. Y Palou, con la mitad de carreras de la temporada disputadas, sigue con un cero en su casillero. Esto es especialmente doloroso si se tiene en cuenta que Palou ha demostrado ser uno de los pilotos más rápidos circuito a circuito, y que la práctica totalidad de las circunstancias que le han privado de sumar más puntos han sido ajenas a su pilotaje.

Sin embargo, resulta admirable que alguien tan joven, y en sus circunstancias, afirme que "mantener la motivación no es muy difícil, porque las ganas que tengo de cerrar bien la temporada son infinitas". Palabras así dicen mucho del carácter de un piloto, especialmente teniendo en cuenta el cúmulo de desgracias en pista que ha sufrido Palou este año. Que nadie dude de que este piloto está perfectamente preparado para subirse al podio unas cuantas veces en lo que queda de año, y si todo va bien, incluso para llevarse alguna victoria. Todo es cuestión de que se acabe una mala suerte que, durante la primera mitad del campeonato, ha sido literalmente su sombra.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top