102 octanos

La mejor noche del año

La historia de 2014 se escribirá a partir de una clave: evolución

AmpliarLa mejor noche del añoLa mejor noche del año

Pesadilla para unos; ilusión y esperanza para otros. Esta madrugada comienza una nueva era para el deporte que más nos apasiona. Olvidad todas las lecciones aprendidas en los últimos 60 años, porque el trazado de Melbourne acogerá una realidad distinta. Rombos estrellados, un campeón contra las cuerdas, guerra civil en el bando rojo y estrellas de plata por todas partes. ¿Preparados? 

¿Alargarás la noche o te pondrás el despertador? Tus amigos te han hecho la bromita docenas de veces. Pero a ti te da igual. Porque llega el momento que llevabas esperando desde que cayó la bandera en Interlagos. La sequía de carreras es muy difícil. Suerte de la Nascar, el Dakar, el TUSC, el Andros o los V8 Supercars, porque de otro modo habría sido insoportable. 

Pero la realidad de 2014 no es comparable a la de las últimas décadas. En eras recientes, el rival a batir estaba muy claro. Alonso, Vettel o, años antes, Schumacher, Prost, Senna… Desde esta noche, la pelea medirá a hombres y máquinas. Como si de la película Terminator se tratase, la revolución ideada por la FIA ha logrado mucho más que darle la vuelta al dominio de Red Bull. 

Como si de la película Terminator se tratase, la revolución ideada por la FIA ha logrado mucho más que darle la vuelta al dominio de Red Bull

En la que se presume la temporada más atípica de la historia, pilotos y monoplazas se han aliado para  dejarnos ante el Gran Premio más imprevisible que, probablemente, jamás hayamos visto. De los días de pruebas en Jerez y Baréin sobresale una conclusión: el fallo mecánico espera a cualquier coche en cualquier lugar… y en cualquier momento. ¿Podríamos tener ganador sorpresa? Sí. ¿Podría puntuar un Marussia? También. todo, pues, es posible.

A estas grandes incógnitas se suma una casi tan importante como la fiabilidad: ¿qué chasis es mejor? Por ahora sabemos que la adopción de los motores Mercedes parece la opción menos proclive a sufrir averías, pero todavía no sabemos si el diseño del W05 está a la altura de su "unidad de potencia o bien cederá enteros a medida que Renault o Ferrari recuperen el nivel que se les supone (vamos, lo que ocurrió la temporada pasada). La ausencia de una sola jornada de pruebas en el Circuit de Catalunya habría sido clave para desvelar esta incógnita. Eso sí, de haberse realizado, con suerte podríamos adivinar algunos detalles muy poco antes de que la zaga del monoplaza en cuestión empezara a despedir densos penachos de humo…

Por lo demás, la historia de 2014 se escribirá a partir de una clave: evolución. El campeón, Sebastian Vettel, inicia la que se presume será la temporada más difícil de su carrera. Por primera vez, el alemán partirá en desventaja. Llegará el momento en que sus mayores críticos (y en España tenemos a unos cuantos) afilen sus cuchillos y empiecen a atacar con el manido argumento del argumento de lo fácil que es ganar con un monoplaza tan superior.  

Para Hamilton, en cambio, es el momento de reivindicar el fin de su travesía por el desierto. De aquel individuo que en 2008, recién proclamado campeón mundial, clamaba a los cuatro vientos que su objetivo personal era destrozar los récords de Senna y Schumacher queda bien poco. El Lewis de 2014 optará por quitarse los muchos complejos acumulados en los últimos seis años ganando más y hablando menos. Parecida tesitura la que deberá afrontar su compañero Nico Rosberg, que desde que comparte box con el inglés ha mostrado una cierta inferioridad con su coequipier.

Luego está McLaren, y su curiosa dicotomía presente-futuro que se expresa en una doble clave: Magnussen-Button y Mercedes-Honda. Ron Dennis ha tomado las riendas de un equipo que vaga a la deriva desde hace algunas temporadas, lo que complica un hipotético futuro retorno de Fernando Alonso. Sin sponsor de peso desde la salida de Vodafone, el trabajo que resta por delante es tan magno como el que le espera a los ingenieros de Honda durante los próximos 12 meses.    

No olvidemos tampoco el primer combate de la guerra civil en Ferrari. La Scuderia empieza a ver sentir cómo sus manos se ampollan de tanto aferrarse a los clavos ardiendo en tiempos recientes. El regreso de su último campeón -aunque ese título llegara de un modo un tanto accidental- es la nueva receta de Montezemolo (una más, y van…) para salvar los muebles con un título que caería como algo más que agua milagrosa.

Por último, los demás, las aspiraciones se debaten entre llevar o no el motor de moda. Alegría en Williams y Force India; mediana tranquilidad en Marussia, gracias a su Ferrari 059/3. Drama en Caterham, Toro Rosso y Lotus, además del ya citado Red Bull. Su dolor de cabeza se llama Renault, aunque mal harían quienes descartaran a estos equipos tan pronto. No olvidemos la era V8 reciente, que arrancó enarbolando las bondades de los propulsores Mercedes y Ferrari, y ya sabemos cómo ha terminado. 

Esta madrugada arranca una nueva era, y casi un nuevo deporte. La reinvención absoluta de lo que hasta ahora conocíamos como F1 podrá seguirse desde múltiples plataformas, así que toda la fortuna del mundo a los equipos que capitanean Antonio Lobato, Josep Lluís Merlos y Santi Faro. Os estudiaremos con detenimiento. 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top